Miércoles 16 de noviembre 2011: Columna de Claudio Díaz Peña

El (des)crédito del dinero

Por Claudio Díaz Peña
cdiaz@elpatagondomingo.cl

En las primeras horas de este miércoles, el Presidente Sebastián Piñera destacaba en su cuenta de Twitter los beneficios y la importancia del Sernac Financiero, aprobado ayer como ley, y que establece nuevos derechos para los clientes de instituciones financieras.

En pocas palabras, se ‘ordena el naipe’ y la ‘cancha’, para que cada persona al relacionarse con los bancos tenga el derecho garantizado a disponer de toda la información relevante de los servicios financieros contratados. El objetivo final es evitar abusos contra los clientes, por ello aumentan las multas a las instituciones financieras, que pueden llegar hasta $30 millones.

El nuevo Sernac Financiero favorece así a todos los chilenos, especialmente, a la clase media y a las Pymes, ha dicho el Presidente.

Evidentemente, se trata de un avance, porque como lo hemos dicho en más de una ocasión, la lógica del capitalismo ya no funciona a destajo.

Me refiero al funcionamiento del dinero como valor supremo del sistema, inventado hace 5 siglos para enfrentar los problemas que la Edad Media no resolvía el feudalismo. Pero las cosas han cambiado. Ya no funciona tomar decisiones exclusivamente por el beneficio monetario a corto plazo, en la era de la globalización y las comunicaciones, donde una mayoría mundial está abogando crecientemente por una economía más humana, más solidaria, capaz de contribuir a desarrollar la dignidad de los pueblos…

Nadie discute que el crédito como herramienta en la sociedad es necesario para el funcionamiento de la economía. Pero el crédito debe ser responsable.

En los episodios más escandalosos en que empresas en Chile y en el mundo han agazapado el dinero de la gente, incluye además el alcance de la espuria vinculación entre el sistema financiero y el poder político.

No olvidemos cómo las últimas crisis monetarias globales detonaron debido al abuso financiero. Los banqueros y especuladores, de alguna manera, se pisaron la cola, y en cada crisis volvían a apostar a recapitalizar sus activos, sus propios bolsillos, estrujando los bolsillos y la economía domestica de la gente. Esto, sin importar de privar a un país de dinero para más obras sociales o de perjudicar a la educación pública o de privatizar bienes nacionales a costa de una estabilidad de los mercados. Dejando claro que lo importante para el mundo financiero es cobrar y cobrar, a como dé lugar.

Por ello es relevante que en julio de 2012 el Sernac Financiero se ponga en marcha ¿Es perfectible? Si. Sin embargo, con el Sernac Financiero se inicia un gran paso hacia una sociedad en que exista una verdadera cultura de protección de los derechos de los consumidores, así avanzamos en justicia social, económica y democrática.

Como ha dicho el Presidente Sebastián Piñera “no solamente requerimos empresas eficientes, sino que requerimos empresas que cumplan con su responsabilidad social, que respeten a sus consumidores, que respeten a sus trabajadores, que protejan el medioambiente, que paguen oportunamente sus impuestos y que se integren con las comunidades que los acogen”.

Ahora debemos confiar en que el espíritu de la ley se aplique a la realidad, y no se trate de publicidad engañosa para mantener -con respirador artificial- la confianza de los consumidores en un sistema capitalista, que cada día va perdiendo más credibilidad…

De lunes a viernes, de 14 a 15 horas, por www.radioventisqueros.cl/radio_online.html

Eti

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *