Opinión

Privacidad y Protección de datos


Por Nicolás Salineros
Jefe de Comunicaciones vivo Smartphone Chile


En un mundo cada día más conectado a través de dispositivos móviles que facilitan labores de la comunidad en ámbitos laborales, económicos y personales, entre muchos otros, la protección de los datos personales es un aspecto de gran relevancia, especialmente en un contexto en el que la información se erige cada vez como un activo de creciente valor.

El Día Internacional de la Protección de Datos Personales, o Privacidad de la Información, conmemora una fecha que nos llama a reflexionar sobre el estado de avance en la materia y nos invita a visualizar desafíos relevantes de cara a desafíos pendientes.

Este esfuerzo, que persigue crear conciencia y empoderar a personas y empresas para el respeto a la privacidad, la protección de los datos y la mejora de la confianza, encuentra al país en una discusión abierta sobre la materia.

El Congreso mantiene una discusión abierta respecto de la definición de “dato personal” en aquellos casos en que la identificación de la persona requiera de un esfuerzo desproporcionado. Por otro lado, busca un marco de acuerdo en incorporar en la definición de “dato personal sensible” la información sobre la situación socioeconómica de una persona.

En lo legislativo, el Senado discute el proyecto que regula la protección y el tratamiento de los datos personales y crea la Agencia de Protección de Datos Personales, con el objetivo principal de perfeccionar las normas relativas al tratamiento de los datos personales de las personas naturales, de manera que éste se realice con el consentimiento del titular de dichos datos o, en los casos que lo autorice la ley, asegurar estándares de calidad, información, transparencia y seguridad.

La creación de una Agencia de Protección de Datos Personales, organismo público encargado de velar por la protección de los datos personales, es una herramienta que va en la dirección correcta, Se trata de un marco legal que permitirá que diferentes entidades generen protocolos o políticas que definan el flujo de comunicación con la autoridad, siempre pensando en la necesidad del resguardo y protección de la información de la población.

Un aspecto relevante que no debe dejarse de lado es la necesidad de no desincentivar la economía de datos o la libre circulación de información. Por el contrario, esto debe regularse y afianzarse en un marco legal que establezca medidas específicas y verificables de protección para las personas.

La población tiene derecho a la autodeterminación informativa respecto de sus datos y buscar los espacios necesarios para la privacidad de sus datos. La industria, a través de operadores de telecomunicaciones, requiere un ámbito de acción que permita el ejercicio sano de control sobre la información de datos, resguardando los derechos básicos que un mercado tan dinámico como el chileno requiere resguardar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *