#Destacado#EPDNoticiasClaveDomingoNacional

Lobby Salmonero y Maisa Rojas: La compleja situación que afecta a la ministra de Medioambiente


Por Claudio Díaz Peña
Periodista

Seis ministros de Gobierno, entre ellos la ministra de Medio Ambiente y al menos una decena de parlamentarios, incluyendo 4 presidentes de partidos políticos, sostuvieron una serie de reuniones en la casa del lobbista Pablo Zalaquett Said (UDI), lo que se mantuvo en absoluta reserva del ojo público, hasta que trascendió la concomitancia entre las altas autoridades oficialistas y empresarios de distintos sectores económicos del país, fuera de la oficina y sin registro en la plataforma de InfoLobby.

Fue el sitio de investigación periodística Ciper Chile, el que reveló que los ministros de Interior, Trabajo, Agricultura, Relaciones Exteriores, Economía y Medio Ambiente, tuvieron “cenas” con diversos personeros de industrias de alto nivel del país en la casa del ex alcalde UDI y ex candidato a senador, Pablo Zalaquett.

Una de las primeras declaraciones de Maisa Rojas, al respecto fue reconocer una reunión, e incluso, hace unos días dijo que no sabía que Zalaquett era lobbista, lo que sorprendió a la opinión pública, a varios congresistas y al Gobierno.

Pablo Zalaquett Said, ex alcalde de la Florida y de Santiago, lobbista en PZ Comunicaciones

Tras la filtración de una serie de reuniones de los principales ministros del Presidente Boric, a fines de diciembre pasado, el Gobierno intentó primero justificar las conversaciones, apelando a las buenas intenciones, señalando la vocera Camila Vallejo que “no todo dialogo es lobby”. No obstante, con el correr de los días, el propio Gabriel Boric, debió enfrentar el “fuego amigo” y asumir que la situación era más compleja de lo que se quería acotar a la esfera pública desde palacio.

Así, fue casi inmediata la escalada de la crisis hasta La Moneda, debiendo el Presidente llamar a los secretarios de Estado involucrados para pedirles, expresamente, que evaluaran el registrar las citas por la Ley del Lobby.

Y es que el lobby se entiende -sin eufemismos- como una estrategia que, precisamente, ocupan los grupos de interés con el objetivo de influir en el proceso de toma de decisiones de quienes tienen ese poder. En definitiva, es la búsqueda de persuadir o disuadir para lograr que se legisle a su favor, o bien, acotar efectos considerados nocivos, respecto de iniciativas de ley que se impulsan en el Congreso o en la política pública.

Por eso, durante los primeros días de enero, la Contraloría General de la República ya había oficiado a los 6 ministerios respecto de las citas en casa de Zalaquett, lo que en el caso de la ministra Maisa Rojas fue respondido recién la semana pasada, una demora innecesaria que incomodó al Gobierno, sumándose ello a la molestia oficialista por el inexperto manejo comunicacional que evaluó la Secretaría de Comunicaciones de La Moneda.

LAS REUNIONES DE MAISA

Tras la instrucción de Boric a sus ministros a revisar si sus reuniones en la casa del lobbista UDI, merecían o no estar transparentadas en la plataforma Ley del Lobby, la mayoría de ellos optó por corregir su actuar anterior y registró dichos encuentros a pesar de estar fuera de plazo.

En medio del escándalo, la ministra del Medio Ambiente debió hacer lo propio e inscribió una “audiencia” en casa de Zalaquett, la cual fue con altos ejecutivos de la minera de los Luksic, de la generadora de los Matte.

Pero también la transparencia del registro dio cuenta que Maisa se reunió con representantes de las salmoneras Blumar y MultiX. Adicionalmente, reconoció un encuentro con la directora de CMPC y los gerentes generales de Besalco y de Exxacon.

Es decir, la titular de Medio Ambiente de Chile, sostuvo un férreo lobby con mineras, papeleras, generadoras eléctricas, salmoneras e inmobiliarias. Cabe entonces preguntarse, legítimamente, qué nivel de ‘bajada política’ podría haber instruido a la fecha, hacia la Región de Aysén, la ministra Rojas a en su ministerio, sobre la pesca y particularmente sobre la salmonicultura, al sostener sigilosas reuniones con empresas con asiento en la zona.

De otro modo, tampoco se entendería la necesidad de concertarse con altos empresarios para fines de intercambiar visiones, información o escenarios, si ello no redunda en impulsar o comunicar posteriormente directrices que conozca su personal de confianza en el territorio, en este caso el seremi de Medioambiente de Aysén, Yoal Díaz Reyes. En apariencia, las solapadas tratativas de Rojas y los salmoneros, tampoco era de conocimiento presidencial.

El seremi Yoal Díaz junto a la ministra Rojas en su primera visita a la zona en septiembre del año pasado, un mes antes de sus primeras reuniones furtivas con empresarios de Blumar y MultiX.

En concreto, se trata de la reunión del 19 de octubre del 2023, donde la ministra Rojas se sentó a conversar en privado con empresarios “de alto calibre”; estos son; Iván Arriagada, presidente ejecutivo de Antofagasta Minerals, del Grupo Luksic; Hernán Rodríguez, presidente de Colbún, generadora eléctrica del Grupo Matte; Ximena Corbo, directora de CMPC, la forestal de los Matte; Ricardo Ariztía Tagle, heredero de la empresa familiar; Paulo Bezanilla, gerente general de la constructora Besalco; Nicole Solé, gerente general de la inmobiliaria Exxacon, José Ramón Gutiérrez, presidente ejecutivo de la salmonera Multi X; y Rodrigo Sarquis, dueño de Blumar, empresa dedicada a la pesca y a la acuicultura, entre otros.

  El convite, realizado por el exalcalde y excandidato a senador procesado en los casos de financiamiento ilegal de la política, Pablo Zalaquett, tuvo lugar unas semanas antes que el Gobierno presentara la nueva Ley de Pesca. De acuerdo al ministro Grau, ese tema no fue parte de la conversación.

Con esta última información en mano, varios congresistas enfilaron los principales dardos de renuncia a la ministra de Medioambiente, y ante su presencia en el Congreso, la tensión contra Maisa se tradujo el miércoles recién pasado, en que los integrantes de la Comisión de Medio Ambiente suspendieron la sesión, en señal de molestia por no haber revelado antes la secretaria de Estado que acudió a más de una cita con Zalaquett. En total 3 reuniones ha reconocido hasta ahora.

    La instancia era para tramitar el proyecto de Ley Orgánica proveniente del mismo Ejecutivo, y la críticas se tornó transversal, pues el diputado oficialista Daniel Melo (PS) fue quien solicitó paralizar la sesión, argumentando que no se puede hacer que no pasó nada, mientras otros parlamentarios apuntaron a que Rojas no contó toda la verdad.

   “Yo no tengo ningún argumento para invitar a los colegas de oposición a que puedan confiar que tenemos una legislación transparente”, dijo la oficialista Marisela Santibáñez (PC).

  El análisis al momento es que existe una evidente “falta de experiencia en la gestión de los asuntos públicos”, generando tal desconfianza parlamentaria al punto que Maisa Rojas, junto al ministro Grau, fueron convocados a la Comisión de Medio Ambiente de la Cámara de Diputadas y Diputados para aclarar la circunstancia de esa reunión.

   Trascendió, asimismo, en este contexto, que la ministra de Interior, Carolina Tohá, habría hecho un llamado de atención a la titular de Medio Ambiente por su errático manejo en el caso Zalaquett.

La salmonera Blumar, informó a principios de año un florecimiento de algas nocivas (FAN) o “bloom de algas”, de la especie Pseudochattonella, que afectó su centro de engorde ‘Victoria’ y, en menor escala, al centro vecino ‘Chivato 1’, ambos ubicados en la Agrupación de Concesiones (ACS) N° 22b, en aguas de la Región de Aysén.

LOBBY DEL CONGRESO

Zalaquett, reconoció a DF que a través de su agencia lobista PZ Comunicaciones, que concertó reuniones en su casa de Lo Barnechea, concluyendo que “5 o 6 empresas” habían tenido representantes en las cenas, las cuales lo habían contratado para elaborar informes, charlas o ambas juntas.

Pero en los últimos días, también se ha conocido que junto a los ministros de Gobierno, parlamentarios de distintos sectores políticos también sostuvieron encuentros similares organizados por Pablo Zalaquett, aunque la mayoría evitó detallar los convites.

Así, 6 senadores y 4 diputados han reconocido haber participado en reuniones en la casa del lobbista UDI. Entre ellos, 4 son presidentes de partido, y casi ninguno recuerda los nombres de los empresarios que participaron en las citas.

   Solo el diputado y presidente de la DC, Alberto Undurraga, precisó que se reunió con el presidente de AFP Cuprum y con un vicepresidente de la Sofofa.     

   Por su parte, los senadores Juan Antonio Coloma (UDI), Ximena Rincón (Demócratas), Matías Walker (Demócratas), Jaime Quintana (PPD), Rodrigo Galilea (RN) y Paulina Vodanovic (PS) no han transparentado ningún nombre, al igual que los diputados Francisco Undurraga (Evópoli), Guillermo Ramírez (UDI) y Juan Santana (PS), pues aducen no recordar nada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *