#Destacado#EPDNoticiasCienciaNacional

Estudio reveló las marcas de agua embotellada con mayor concentración de microplástico en Chile


Un estudio realizado en la Región Metropolitana reveló que importantes marcas de agua embotellada que se comercializan en el país presentaron alta concentración de microplásticos, lo que está directamente relacionado a factores como el envasado y sistemas de producción.

Los resultados indicaron que una persona podría estar consumiendo entre 160 y 270 partículas de plástico por cada kilogramo de su peso corporal durante un año.

El encargado de la investigación fue el Departamento de Química de la Facultad de Ciencias de la U. de Chile y el estudio fue publicado en la revista de divulgación científica Environmental Pollution.

El estudio puso a prueba 12 marcas de agua embotellada que se distribuyen en la Región Metropolitana, tanto nacionales como extranjeras, mediante microscopía de fluorescencia y tinción con Rojo de Nilo, estimando la concentración de microplásticos en distintos tamaños: sobre 50 micrones, 20-50 micrones y 5-20 micrones. El análisis de muestras se desarrolló durante el año 2022.

LAS TOP TEN DEL MICROPLÁSTICO

De los productos elaborados a nivel nacional, Pura Agua fue el producto que presentó mayores índices de microplásticos en su contenido, con 633 partículas estimadas promedio por litro, seguido por Pure Life con un índice de 475 y Benedictino con 450. Estás 3 marcas corresponden a aguas purificadas (filtrada o procesada).  Aquí el ránking de las 10 marcas que lideran concentración de microplásticos.

Pura Agua, con 633 partículas por litro

Pure Life,  475 partículas por litro

Benedictino,  450 partículas por litro

Puyehue Bio con 392 partículas por litro

Andes Mountain con un índice de 359 partículas por litro

Puyehue con 342 partículas por litro

Cachantún con 333 partículas por litro

Vital, con 242 partículas estimadas promedio por litro

Entre las aguas embotelladas importadas, Fiji fue la marcas que registró mayor presencia de microplásticos, con 508 partículas estimadas promedio por litro, seguida de Acqua Panna, con un índice promedio de 492. Por contrapartida, Evian, con 250 partículas estimadas promedio por litro y la española Solan de Cabras, que promedió un índice de 217, se ubicaron como las marcas con menor cantidad de microplásticos.

¿CÓMO AFECTA A LA SALUD ?

De acuerdo al Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma), una de las consecuencias más perjudiciales y duraderas de la crisis de la contaminación por plásticos son los microplásticos, una amenaza creciente para la salud de las personas y del planeta.

Define estos elementos como pequeñísimas partículas de plástico están presentes en artículos de uso cotidiano, como cigarrillos, ropa y cosméticos. Las investigaciones demuestran que el uso continuado de algunos de estos productos aumenta la acumulación de microplásticos en el medio ambiente.

Agrega que los microplásticos, que pueden tener hasta 5 milímetros de diámetro, desembocan en los océanos a causa de la descomposición de los desechos plásticos marinos, la escorrentía de las cañerías, las fugas de las fábricas, entre otras fuentes.

Cuando son ingeridos por la vida marina, como aves, peces, mamíferos y plantas, los microplásticos provocan efectos tanto tóxicos como mecánicos, lo que da lugar a problemas como la reducción de la ingesta de alimentos, la asfixia, los cambios de comportamiento y la alteración genética.

Para el organismo internacional, además, de invadir en la cadena alimentaria humana a través de los mariscos, las personas pueden inhalar microplásticos del aire, ingerirlos del agua y absorberlos a través de productos para la piel. Se han encontrado microplásticos en diversos órganos humanos, e incluso en la placenta de los recién nacidos.

Respecto de la actual investigación realizada en Chile, se entregó detalle sobre una Ingesta Diaria Estimada (IDE) de estos componentes, y en línea con ello, el profesor Carlos Manzano, uno de los autores de la publicación, explicó que en base a los resultados del estudio y considerando un consumo promedio de al menos 38 litros de agua embotellada al año en nuestro país, una persona podría estar consumiendo entre 160 y 270 partículas de plástico por cada kilogramo de su peso corporal durante un año.

Pese a lo anterior, el experto precisó que “esto no significa que haya una amenaza directa sobre la salud, sino que es un punto que se debería explorar mejor”.

Una importante consideración a tener en cuenta, aunque hasta el momento no se ha probado que estos elementos tengan una función metabólica en el cuerpo humano, es que estos residuos pueden producir interferencias con los procesos normales del organismo.

Para la académica de la Facultad de Medicinade U. Andes, Dra. Patricia Matus, los microplásticos no tendrían función metabólica u homeostática dentro del cuerpo humano. Sin embargo, “lo que sí puede provocar su presencia, es interferencia con los procesos normales”, explicó.

Aunque la afectación que podría tener el consumo de alimentos con microplásticos es un tema relativamente nuevo, la Dra. Matus agregó que “se está investigando mucho sobre esto, por ejemplo, qué ocurre en niños, quienes tienen mecanismos de barrera más inmaduros que el adulto”, comenta.

Finalmente, para la docente, este problema debe ser abordado también, desde el punto de vista ecológico, “además se debe controlar de forma muy sería el exceso de plástico que hay en el entorno, ya que el plástico no entra a las cadenas ecológicas y, por tanto, se va depositando fragmentado, y forma estos microplásticos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *