Campaña nacional “Acoger es” busca familias de acogida en la Región de Aysén

El objetivo es devolver el derecho fundamental de vivir en familia a todos los niños, niñas y adolescentes que hoy se encuentran en situación de vulnerabilidad, encontrando espacios familiares que puedan entregarles el amor y cuidados necesarios.


Según cifras de Mejor Niñez, actualmente, en Chile son 10 mil 693 niños, las niñas y adolescentes que se encuentran bajo cuidados alternativos. Se trata de menores de edad que fueron alejados de sus familias de origen, debido a graves vulneraciones a sus derechos, y alrededor 5 mil 500 de ellos están siendo cuidados por familia extendida, es decir, tíos o abuelos, mientras 4 mil 16 aún se encuentran viviendo en residencias, a la espera de que los tribunales resuelvan su situación familiar. 

En el caso de la Región de Aysén son 27 niños, niñas y adolescentes ingresados en residencias, y existen tan sólo 3 familias de acogida externas, es decir, sin lazos sanguíneos.

Al acoger, se recibe el cuidado temporal de una niña, niño o adolescente a través de una medida de protección judicial. Ésta actúa mientras que la familia de origen trabaja en recuperar sus habilidades parentales para volver a recibir a sus hijos/as o, mientras los tribunales a cargo declaran al niño, niña o adolescente, susceptible de adopción.

Por ello, la campaña “Acoger es” está en constante búsqueda de nuevas familias de acogida y en la semana de las Familias de Acogida, lanzó su video testimonial titulado “Una nueva Familia”, que relata la historia de Francisco Muñoz. 

Francisco se convirtió recientemente en una familia de acogida recibiendo en su hogar a un pequeño de 6 años. Gracias a la primera ola de la campaña “Acoger es” descubrió, junto a su pareja, que los requisitos para acoger a un niño, niña o adolescente no son muy complejos, sólo es necesario asegurar su bienestar durante el período que viva junto a quienes lo acogen. 

“No hay que tener una situación económica extremadamente acomodada, no hay que tener grandes lujos ni comodidades en casa, basta querer, basta animarse, basta conversarlo en familia, que estén todos de acuerdo que quieren hacerlo”, relató Francisco en su conmovedor relato. 

Además, a diferencia de la adopción, que aún hoy tiene preferencias según la estructura familiar, el acogimiento no hace distinción. Es decir, cualquier persona con habilidades y capacidades para cuidar, amar y proteger, puede ser familia de acogida, abriendo la posibilidad familiar a aquellos/as que hoy lo necesitan. 

Francisco y su pareja son una familia homoparental y tardaron sólo 6 meses -que abarca el proceso de evaluación y preparación- en convertirse en padres de acogida, “es algo que te moviliza, te hace conocer y descubrir cosas, situaciones y herramientas que ni siquiera pensabas que tenías”, reconoció Francisco. 

Y tal como él, en la Patagonia Aysén es posible postular para ser familia de acogida, el listado está disponible aquí y para más información sobre las familias de acogida, recibir información de encuentros virtuales con otras familias y acompañamiento, las inscripciones están abiertas en este link.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.