[VIDEO] Investigación periodística da cuenta de irregularidades en “Vuelos COVID” en Aysén

Traslados aeromédicos sin autorización ni certificaciones, vulnerando la normativa del Servicio de Salud y de la DGAC, son parte de los antecedentes que expone la periodista Claudia Molina Bustos y que asegura han dejado pacientes secuelados y afectado las arcas fiscales con cobros desmesurados.


Por Claudio Díaz P. @claudio_diazp 
Periodista

El miércoles pasado, la periodista de investigación Claudia Molina Bustos comenzó a publicar diversos “hilos” en su cuenta de Twitter, denunciando a Transportes Aéreos “San Rafael” (tars.cl), señalando que la empresa operó antes y durante la pandemia, “transgrediendo las normativas sanitarias y aeronáuticas”.

Claudia Molina Bustos, autora del libro “La verdad del Caso Spiniak: El sabor de la impunidad” (Ediciones Caballo de Mar, 2009), va más allá y asegura que estas irregularidades tuvieron “el beneplácito de funcionarios públicos de Coyhaique, Región de Aysén y poniendo en riesgo la vida de pacientes”.

Ha sido más de un año de investigación, solicitando –vía Ley de Transparencia- documentos oficiales del Ministerio de Salud que constatan, por ejemplo, que las aeronaves utilizadas en los traslados de pacientes dentro y fuera de la región, “no contaban con red de oxígeno central, ni con los habitáculos requeridos, ni con las respectivas, vulnerando así el Decreto Supremo Nº 550/2012, donde se refiere a que el ‘Oxigeno: Balones avión de oxígeno portátil y sus sistemas de regulación (debe incluir además una red centralizada de oxígeno)”.

La periodista pudo establecer que la empresa “San Rafael” realizó al menos 667 vuelos entre el 2020 y 2021, de los cuales 87 de ellos no registraron despegues o aterrizajes.

Precisa que antes, en 2019, la empresa propiedad de Fredy Meyer, ya había volado sin cumplir los estándares legales, siendo investigada y sancionada por la Dirección General Aeronáutica Civil (DGAC), bajo Resolución Exenta 1146, de fecha 27 de octubre del 2020, “al efectuar 104 vuelos de traslado de pasajeros sin contar con la debida autorización del DGAC y 4 vuelos ambulancias sin contar con la autorización del DGAC como tampoco de la Seremi de Salud de Aysén, poniendo -de esta manera- en grave riesgo la seguridad de las operaciones aéreas, como así también, la vida de pacientes a bordo”.

Extracto de documento emanado por la DGAC en investigación contra Transportes Aéreos San Rafael (Fuente: Twitter @ClaudiaMolinaB)

De hecho, a juicio de Molina, estas condiciones, habrían dañado incluso la “integridad física y psicológica de una paciente y su familia, por lo que hoy (la empresa aérea) enfrenta una querella que supera los $400 millones de pesos”, y la empresa “San Rafael” se encuentra en medio de un litigio junto al Servicio de Salud de Aysén por “Falta de Servicios” dejando a una paciente de 56 años postrada irreversiblemente.

En cuanto a recursos financieros cobrados, la profesional de las comunicaciones apunta a precios ofertados en licitación que fueron abultados, “llegando a cobrar $4.800.000, por vuelos de 2 horas, y el mismo monto por vuelos de menos de 2 horas”. Hoy, sin contrapeso de otras empresas de la zona”.

En la siguiente conversación con EPD Noticias, la investigadora relata cómo puso su atención en los vuelos COVID de Aysén, y los antecedentes que desde el propio ministerio de Salud ha recibido, para configurar las operaciones de vuelo que se realizaron en los últimos 2 años, durante la pandemia de Coronavirus.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.