“Que nada nos limite”

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es EVA-COLUMNA.jpg

  Por Eva Bahamonde T. @EVAGABRIELABT 
Asistente Social de profesión y oficio


Estamos a unos cuantos días de las elecciones presidenciales y, en esta recta final, nos encontramos en un contexto histórico en el cual paralelamente se está desarrollando el Proceso Constituyente el que para la mayoría de nuestros conciudadanos es una oportunidad de refundar nuestro país, por ello es de gran relevancia analizar las posturas y propuestas de ambos candidatos presidenciales.

   Para nosotras, las mujeres que por años hemos luchado por la reivindicación de nuestros derechos, al revisar las propuestas presidenciales de José Antonio Kast, nos hace recordar las palabras de la escritora feminista la francesa, Simone de Beauvoir, quien dijo: “No olvidéis jamás que bastará una crisis política, económica o religiosa para que los derechos de las mujeres vuelvan a ser cuestionados, estos derechos nunca se dan por adquiridos, debéis permanecer vigilantes toda nuestra vida”

   Es en este sentido, la posible eliminación del Ministerio de la Mujer y Equidad de Género, la completa omisión en el programa referente a las diversidades sexuales, la posibilidad de derogación de la Ley de Aborto en sus 3 causales, más que propuestas de gobierno parecen declaraciones de principios de un conservador y retrogrado sector político de la élite chilena que quiere seguir mandando sobre nuestros cuerpos, decisiones y libertad de vivir en democracia.

    En su apartado de fortalecer la familia mediante el Ministerio de Desarrollo Social y Familia, pretende volver a la mujer al espacio privado desconociendo las desigualdades y violencias que por años las mujeres hemos tenido que soportar, generación tras generación.

   Nosotras somos sujetas políticas activas más allá del rol de madre y cuidadora, no excluimos a las mujeres que desean no tener hijos, mucho menos a quienes viven la diversidad, el pensamiento tradicional y heteronormado de este candidato, invisibiliza lo que gracias a la pandemia se dejó ver, las grandes desigualdades de nuestra sociedad, la precariedad  laboral, las jefaturas de hogar de mujeres, por lo tanto, su estereotipada visión de género busca retroceder ante todos los derechos adquiridos que tanto nos ha costado obtener y por los cuales nos falta tanto por avanzar.

   Cuando propone derogar la Ley de Aborto en 3 causales, siendo ya una política pública que además tuvo que pasar hasta por el Tribunal Constitucional, fallando a favor por tratarse de una ley basada en el derecho a la salud pública, no entiende nada de nuestros derechos sexuales y reproductivos, sataniza la sexualidad y pretende influir con la objeción de conciencia. Kast dice que la mejor forma de cuidarse y evitar embarazos es mediante la abstinencia. Él es un riesgo que no debemos correr, nuestro país ha firmado tratados internacionales que fortalecen las políticas públicas sociales, basadas en el enfoque de derechos humanos, políticas de bienestar social que hoy están en peligro. El próximo domingo 19 de diciembre las y los chilenos tenemos una responsabilidad social y política con nuestro país, con nuestro presente y nuestro futuro, la decisión de fortalecer el Estado para el desarrollo del bienestar social, brindar seguridades mínimas para el proceso de instalar la nueva Constitución, es nuestro deber.

El sector político que representa José Antonio Kast es un retroceso a los avances realizados y que tanto nos ha costado obtener, es momento entonces, de revivir y defender con fuerza en las urnas uno de los principios fundamentales que Simone y la historia nos han legado: “Que nada nos limite. Que nada nos defina. Que nada nos sujete. Que la libertad sea nuestra propia sustancia”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *