Core Gustavo Villarroel: “La administración de terrenos fiscales debe ser competencia del Gobernador Regional de Aysén”

El representante de Coyhaique advirtió que adolece de la participación ciudadana y se trata de un lugar donde el recurso hídrico es estratégico.


“Los antecedentes conocidos esta semana nos plantean una oportunidad de fortalecer al próximo Gobernador Regional de Aysén para que también esté entre sus competencias la administración de terrenos fiscales y no se resuelven de manera centralista en un ministerio en Santiago”, planteó el Consejero Regional por Coyhaique, Gustavo Villarroel Pinilla, tras el alto impacto que provocó en la comunidad de Aysén el trámite de la postulación en Bienes Nacionales de Fundación La Tapera, ligada a la familia Luksic, que pretende una concesión onerosa de más de 10 mil hectáreas en la comuna de Tortel, en cercanías del ventisquero Jorge Montt.

La solicitud que fue puesta en tabla en la sesión del Consejo Regional de Aysén (CORE) para el viernes recién pasado, postulaba un expediente de 10 mil hectáreas en una zona muy privilegiada de la naturaleza, “sin embargo –dijo Villarroel- adolece de etapas importantes como la participación ciudadana”, y donde la observación en el CORE es meramente consultiva y por tanto no vinculante.

“Son proyectos de alto impacto y más allá de las bondades que planteen deben ser consultados a la comunidad y con las autoridades locales, alcalde y concejo municipal, y no solo en Tortel, sino que incluyendo otras zonas. Aquí se cometió un error, al no hacerlo”, aseveró el Core de Coyhaique.

“Esto resulta una oportunidad para el Gobernador Regional, porque si bien tendrá ciertas competencias de traspaso desde el nivel central, estos antecedentes dan cuenta que se debe revisar y buscar figuras de competencia de la nueva autoridad sobre la administración de terrenos fiscales y cómo se analizan postulaciones de grandes proyectos como éstos”.

EFECTO EN POBLADORES Y ACTUALIZACIÓN DE LA LEY

Por la experiencia de desempeñarse durante varios años en la Seremi de Bienes Nacionales de Aysén, Gustavo Villarroel aprecia, además, otros efectos que deben ser tomados en cuenta cuando se plantean concesiones de una gran cantidad de superficie, en términos de asegurar adecuadamente los deslindes.

Lo anterior apunta a evitar que perjudiquen a pobladores aledaños, algunos de ellos quienes incluso aún no han podido regularizar sus títulos de dominio, y que pese a ello pueden correr el riesgo de quedar aislados o encerrados, sin acceso a caminos que los conecten con el resto del territorio, como muchas veces ha ocurrido al adjudicar miles de hectáreas fiscales a otros privados.

Asimismo, si en la Estrategia Regional de Desarrollo el turismo es uno de los ejes más relevantes, “entonces, también hay que tener una mirada de apoyo para la gente de Aysén, con las mismas facilidades que se dan a estas fundaciones que llegan a la zona, estoy pensando en nuestros emprendedores locales, organizaciones e instituciones ayseninas que tienen proyectos similares de protección, conservación, y cuidado de la naturaleza, y que a lo menos haya igualdad de condiciones e incluso privilegiar los aportes locales que también realizan estas solicitudes a Bienes Nacionales en Aysén”.

Finalmente, el consejero Gustavo Villarroel apuntó a que “estamos a tiempo de mejorar y corregir estas situaciones, y una dimensión importante es la que toca además a los legisladores sobre los instrumentos de Bienes Nacionales como la Ley 19.039 y que me parece tiene que ser revisada para incorporar la protección de estos lugares estratégicos y que son verdaderos santuarios de la naturaleza, antes que el centralismo las entregue a fundaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *