Fenats Aysén reclama a las autoridades falta de protección a funcionarios en peak del COVID-19

Acusaron, además, que funcionarios trabajan con miedo, estrés absoluto, sin recambio, agotamiento físico y mental, malas relaciones, acoso laboral y hasta amedrentamiento.


En una declaración pública, y a pocas horas de iniciarse la Cuarentena sanitaria en Coyhaique, la Federación de Funcionarios de la Salud de la Región de Aysén, Asociación Base Hospital Regional Coyhaique, Base Servicio Salud Aysén (SSA) y Base Hospital Puerto  Aysén, manifestaron su preocupación por la contingencia y exigieron a las autoridades políticas y de  salud, extremar las medidas de protección para los funcionarios (as) de la Red  Asistencial. 

En los últimos días, precisaron, se tomó conocimiento de casos positivos COVID-19 en funcionarios del área de medicina, salud ocupacional y bodega del Hospital de Alta Complejidad, además de personal de la Subdirección Administrativa del  Servicio, del Cesfam Víctor Domingo Silva en la sección de farmacia, por lo que solicitaron “nuevamente, de manera urgente que todos (as) los funcionarios del recinto  hospitalario deben contar con el equipo necesario de sanidad requerido, esto es  guantes, mascarillas, alcohol gel en su totalidad, sin que por ellos las unidades criticas  requieran de otros suplementos más técnicos según sea su funcionalidad”. 


4 MESES DE AUTORIDADES CON “OÍDOS SORDOS”

La declaración lamenta “que las autoridades hayan hecho oídos sordos a nuestras solicitudes hace más de 4 meses”, respecto a proveer los insumos necesarios de protección, lo que vinculan a los casos afectados, “por no tomar las medidas por parte de los directivos y esperamos que resguarde el protocolo de cuarentena respectiva”.

Feris Díaz, dirigente Fenats Aysén y de Confenats.

La declaración firmada por Roland Cárcamo Catalán, presidente regional Fenats Aysén; Feris Díaz Quiroz, dirigente nacional Confenats; y Juan Fuentes Barría, presidente base del Servicio Salud Aysén; apunta a de manera crítica a Leopoldo Oyaneder, director de Atención Primaria en el SSA, y  al subdirector médico del Servicio de Salud, “ante las múltiples insistencias de su proceder, el no ‘dar su brazo a torcer’ en el manejo actual de nuestra  comunidad hospitalaria”.

Los dirigentes agregan que “la tozudez presente hoy a la fecha, tiene como impacto en el  desmedro a todos los funcionarios, el miedo, estrés absoluto, no recambio de  funcionarios, agotamiento físico y mental, malas relaciones, acoso laboral,  amedrentamiento. Nos encontramos en un punto sin retorno”, por lo cual solicitaron que aquellos que ‘no den el ancho’ en sus funciones pongan a disposición sus cargos, pues le hacen “un daño tremendo a nuestra ciudadanía y nuestra comunidad hospitalaria”. 

Advirtieron a este respecto que de no cambiar el curso de la gestión actual, “dará inicio a entrega de material confidencial del manejo actual a las autoridades jurídicas Contraloría como las fiscalías  por comprometer la salud regional”. 

SECRETISMO EN DINEROS Y HOSPITAL “EN QUIEBRA”

Finalmente, desde la Fenats Aysén se insistió que “desde agosto que el hospital (de Coyhaique) está tratando de hacer ‘malabares’ con los proveedores para poder comprar productos y servicios que corresponde al subtítulo 22, éste comprende los gastos por adquisiciones de bienes de consumo y servicios no personales necesarios para el cumplimiento de las funciones y actividades de los organismos del sector público”.

“Este subtítulo es la piedra angular del funcionamiento de un hospital”, sin embargo, según los dirigentes indigna que las mismas autoridades que deben manejar un presupuesto no cuenten con al menos la documentación oficial mínima, “esto por el secretismo que existe en los dineros de salud”.

 Agregaron que es “impresentable” que de los $3 mil millones que recibió el SSA, a través de transferencia de remesas, lo único que el Hospital ha percibido son $40 millones, pero al subtitulo N° 29.

“Hoy el hospital, todos los gastos para COVID que al menos en Subtítulo 21, de gasto de personal, eran de mil 100 millones de pesos, nada ha sido percibido, han trabajado hasta hoy con presupuesto corriente, es por ello que al día de hoy ya NO tiene dinero y disponibilidad presupuestaria”.

Aseguraron que esta situación es crítica, al no poder comprar bienes y servicios, desde una simple gasa o suero para los pacientes pediátricos, niños o adultos mayores, hasta pagar sueldos de aquellas personas que han hecho frente a la pandemia, ya sean titulares, contratas y honorarios COVID.

   “Es impresentable que el director subrogante, Julio Vargas, indique en videoconferencia con todo el equipo presupuestario que él desvió dineros del Hospital para entregárselos a Atención Primaria. En todas sus partes se está ante eventuales medidas disciplinarias y jurídicas de apropiación indebida, ya que todos los establecimientos autogestionados en red deben administrar sus propios recursos y no así el Servicio de Salud, disponer de estos recursos según sea el caso, una crítica y una irresponsabilidad superior. El director y el equipo directivo es responsable de la quiebra del Hospital de Coyhaique de alta complejidad, en estos momentos con el peak de contagios COVID-19 en nuestra región”, concluyeron.

Revisa la Declaración Pública de Fenats Aysén

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *