Un problema enfermante


Por Roberto León G.
Profesor de Inglés / Traductor


En marzo del presente año fuimos testigos por los medios audiovisuales, de prensa y de las redes sociales, que el Coronavirus llegó a Chile, y tal parece que llegó para quedarse. ¿Qué fue lo que causó? Simple: Una cuarentena que hasta ahora parece ser interminable. En otras palabras, no salir salvo cuando sea necesario y cero posibilidad de ir a gimnasios, casinos o bares, por ser lugares en los cuales se reúnen varias personas por riesgo de contagios. Dígame, ¿cómo ha estado pasando su cuarentena?

Concuerdo con ustedes, nos afecta sicológicamente lo de no poder juntarnos con amigos, pareja o familiares, abrazarse con el amigo o amiga en la calle, pero ¿qué ha pasado en el intertanto? La respuesta es que la tecnología volvió al rescate una vez más: La aplicación ZOOM apareció. Con esto se creó el modo de tele-trabajo en casa. ¿A quién no le ha gustado la idea de convertir su casa en su propia oficina? Todo bajo la comodidad de uno, ropa cómoda y en su propio ambiente. ¿Dije tele-trabajo? Eso es sólo una de las “juntas” virtuales, porque también tenemos “juntas” con amigos y familia, al más puro estilo de Los Supersónicos. 

Extrañamos el contacto físico obviamente. Se está volviendo una costumbre casi asiática, lo de no tocarse ni besarse, solo hacer una leve reverencia o un choque de codos.

En el tiempo libre, es indiscutible, queremos tener nuestro tiempo personal. Algunos, me incluyo, vemos series por Netflix u contenidos online por el computador, otros leen libros, juegan con su consola o hablando en sentido “retro”, un juego de cartas o de mesa en familia. Lo de los juegos de mesa me recuerda a como uno antes se divertía, un tiempo en que la Internet no era tan universal y ni existían las redes sociales. 

Afortunadamente estamos en proceso de ir desconfinando nuestro país, ya con el plan “paso a paso” se puede ir a locales o restoranes con un máximo de 25% de comensales con mascarilla incluida. Por mi parte, lo admito, ahora que el fútbol está volviendo, siento que nos servirá de método antiestrés, al gritar los goles o insultar a los jugadores contrarios. Ahora con lo de la Liga de Campeones de Europa en su recta final, la ansiedad aumenta. 

Para acabar, no nos desanimemos a pesar de estos 4 meses de confinamiento, busquemos formas de combatir el aburrimiento: Lea un libro, mire sus series favoritas, ríase de cualquier cosa, lo que usted quiera. Este es un período que quedará marcado en la historia de la humanidad como un tiempo nefasto, pero también de aprendizaje, el cual con perseverancia y coraje venceremos. ¡Nuestra existencia como raza humana tiene potencial y vocación de futuro, sí se puede!.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *