[AUDIO] Familia de Oscarito aún no sabe qué llevó a la muerte de su hijo en el Servicio de Salud Aysén

A 2 años del hecho, padres no han tenido acceso al sumario interno.

Este jueves 17 de octubre, la familia Real Fernández, cumplirá 2 años desde que perdió a Oscarito, su pequeño hijo de 2 meses y 22 días, tras ingresar al Hospital Regional de Coyhaique, debido a un cuadro respiratorio agudo y diagnosticársele un metaneumovirus.

Martina y Óscar, los padres del menor fallecido en la UCI del centro hospitalario, mantienen la incertidumbre de qué ocurrió realmente entre el 14 y 17 de octubre de 2017, periodo en que Oscarito fue ingresado por última vez al Servicio de Salud Aysén (SSA), pese a que las informaciones conocidas por la prensa y descritas por quienes atendieron al menor, establecieron en su momento que no había un protocolo adecuado para atender la emergencia, y que hubo demoras vitales del equipo médico para resolver la internación en la UCI, así como la derivación oportuna a un centro de mayor complejidad, fuera de la Región de Aysén.

 “Han transcurrido 2 años de esta tremendo dolor para nuestra familia, y aunque hemos solicitado por todas las vías conocer el sumario interno del Servicio de Salud Aysén (SSA), hasta hoy no se nos ha brindado ninguna información, y es lógico que como familia tengamos el derecho a saber qué ocurrió realmente con nuestro hijo, quiénes tomaron o dejaron de tomar las decisiones que llevaron a su muerte, y transparentar a la comunidad cuáles son los errores que deben evitarse con el único fin de resguardar la vida de cualquier niño que se atienda en este Hospital o cualquier otro”, dijo Martina Fernández, madre de Oscarito.


RESPONSABILIDADES Y NEGLIGENCIA MÉDICA

La familia de Oscarito Real Fernández mantiene su atención sobre el resultado de la investigación sumaria que, sin duda, tiene como foco directo principal a los médicos pediatras que atendieron a su hijo.

El menor, de poco más de 2 meses , tras varias consultas previas en urgencia por un cuadro respiratorio agudo, ingresó hasta el Hospital de Coyhaique lugar donde se produjo el deterioro vital de sus condiciones, y aunque fue ingresado inmediatamente a la UTI pediátrica, habrían sido la falta de procedimientos correctos de atención al lactante, la demora en transferirlo a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) y luego a un centro especialista fuera de la región, lo que produjo su deceso la mañana del martes 17 de octubre de 2017.

Posteriormente, el SSA anunció medidas para reforzar el equipo de la UTI Pediátrica y determinar si efectivamente los funcionarios y personal del hospital eran responsables de irregularidades en la atención del paciente. Sin embargo, y aunque la familia ha sostenido reuniones con diversas autoridades de Salud, a todo nivel, no han logrado tener acceso al informe final del sumario, el cual hace meses estaría cerrado.



“Tras 24 meses, es fundamental que junto con conocer detalladamente los hechos que terminaron con la vida de Oscarito, sepamos quiénes tuvieron responsabilidades y en qué nivel, porque cuando muere un niño por negligencia médica en un hospital es una gravísima situación, y todos tenemos derecho a saber que no volverá a ocurrir algo así y que los profesionales que allí se desempeñan se merezcan la confianza de los pacientes y sus familias”, concluyó el padre de Oscarito, Óscar Real Leal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *