[OPINIÓN] ¡¡Honorabilísimo, Ilustrísimo, Excelentísimo!!


La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es JCN-OPINION-COL.jpg



Por Jorge Calderón N. @jcalderon_cl 
Sociólogo


El título es excelso, más que glorioso y magnificente, y alude a los adjetivos con grado superlativo, que dan cuenta del tratamiento que se concede a instituciones y personas a las que según el protocolo oficial en Chile, les corresponde dada la investidura del cargo, a quienes lo ostentan.

De esta manera es habitual, y obligatorio, referirse así a Presidentes de la República, Ministros de Corte, Senadores y Diputados, entre otras altas autoridades, agregando que según la Real Academia Española, estos adjetivos están asociados a un «tratamiento de respeto en razón de su cargo y dignidad».

Esta forma de relacionarse con la autoridad, viene siendo parte del denominado orden social, asociado también a la jerarquía.

Y es que cuando escuchamos “hay que respetar la dignidad del cargo”, debemos entender que la afirmación trae consigo al menos 2 dimensiones:

La primera, probablemente la más demandada, se relaciona directamente con el respeto al cargo que se desempeña y cómo ese respeto se exige a la ciudadanía.

La segunda dimensión, trata del respeto a sí mismo que debe tener la autoridad con el cargo ostentado, y se vincula con la probidad, la conducta intachable y la honestidad de quienes ejercen la «cosa pública».

Y es esta segunda dimensión, la que ha traído consecuencias insospechadas en un país que se jactaba de tener instituciones ‘a toda prueba’, y es que a los asaltos ‘a mano armada’ en las arcas fiscales, por diversos personeros, hoy también se suman hechos que ponen en duda a la autoridad.

“Excelentísimos” que ponen ‘en duda’ la veracidad de acusaciones de delitos cuando se trata de un pariente.

“Ilustrísimos”, que están pasando a sentarse en el banquillo de los acusados.

Y “honorables”, con prontuario conocido, cuyo entorno se vincula al envío de correos maliciosos.  

“Hay que respetar la dignidad del cargo”, partiendo por casa…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *