[OPINIÓN] La «danza» en la que la mayoría no bailamos…


 

Por Claudio Díaz P. @claudio_diazp 
Periodista

 

Los números de la macroeconomía en Chile suelen ser es-tra-tos-féricos …es decir, están al nivel de la estratósfera, más allá de lo que vemos y respiramos…

 

…las corporaciones transnacionales encargadas de nuestra salud, nuestra jubilación y protección social, así como quienes financian casi todas las situaciones de nuestro cotidianidad viven en la “danza de millones” con ganancias estructurales garantizadas…»

 

Vistazo rápido: Durante el 2018, el negocio de la salud rentó para las Isapres ganancias de $173 millones “al día”. Totalizando estas aseguradoras, el año pasado, más de $63 mil millones en utilidades.

Por su parte, las AFP, como sistema, ganaron durante 2018 la no despreciable suma de $303 mil millones. Eso es una ganancia diaria de más de $830 millones.

Pero la banca chilena se lleva todos los récords. Este año, solo entre enero y marzo, alcanzó más de $600 mil millones en utilidades, el doble de lo que ganaron las AFP durante todo el año pasado, ¡¡¡en solo 3 meses!!! Así, los 10 principales bancos que operan en Chile se embolsaron, diariamente, $6 mil 700 millones …entonces, podríamos decir que los bancos se ganan el pozo máximo acumulado del Kino, día tras día…

Desde una mirada ciudadana, esa realidad no se condice con las cifras del desempleo que ya bordea el 7% nacional y mientras -de acuerdo a datos oficiales- 3 de cada 4 trabajadores remunerados en Chile (74,3%) ostenta en promedio un salario igual o inferior a $500 mil y la mayoría (el 54,3%) gana menos de $350.000.

Obviamente la situación es más dramática, con quienes están actualmente jubilando:

Cifras de la Superintendencia de Pensiones indican que en el mes de febrero de este año, se pagaron 80 mil 882 pensiones de vejez y de edad, a personas que cotizaron durante 30 y 35 años, en definitiva, toda una vida laboral: La mitad de estos jubilados obtuvieron una pensión inferior a $300 mil (monto que incluye el Aporte Previsional Solidario).

En el caso de las actuales “jubiladas”, o sea, mujeres que cotizaron entre 30 y 35 años, es aún peor. La mitad de ellas, obtiene pensiones inferiores a $280 mil, monto que tampoco alcanza a ser siquiera el salario mínimo oficial vigente hoy en Chile, de $301 mil.

Raya para la suma: las corporaciones transnacionales encargadas de nuestra salud, nuestra jubilación y protección social, así como quienes financian casi todas las situaciones de nuestro cotidianidad viven en la “danza de millones” con ganancias estructurales garantizadas, mientras los sueldos y las pensiones “sobreviven” en la precariedad histórica permanente sistémica.

¿Qué hacen para cambiar esa realidad, las actuales reformas, las nuevas leyes y los futuros tratados?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *