Pesca Artesanal e Industrial exigen un tratamiento especial para la Región Aysén


Bajo un entendimiento común de la actividad, representantes de la pesca regional pidieron a las autoridades gestionar el resguardo de los recursos con un tratamiento especial para el maritorio aysenino.

El viernes recién pasado, un encuentro tuvo lugar en Puerto Aysén, en el marco de las conversaciones que sostiene el sector pesquero artesanal y los industriales, por la modificación de la ley de pesca actualmente en discusión en el Congreso.

En la oportunidad, una nutrida delegación de dirigentes de la pesca artesanal acordada entre la Seremía de Economía y la entidad “Aysén Mar Sustentable”, presidida por el dirigente Rubén Patricio Tureo, planteó sus inquietudes al Gobierno en torno al actual proyecto de ley, -enfatizando que no lo respaldan- y haciendo presente la necesidad de incluir indicaciones que resguarden la pesca artesanal en Aysén, como un territorio especial en el nuevo cuerpo legal que regulará el sector en Chile.

Para uno de los asistentes a la reunión, el Gerente de Sustentabilidad y Relaciones con la Comunidad de Pesquera Friosur, Carlos Díaz Varela, “algo que quedó muy claro en la reunión es que Aysén tiene condiciones especiales que hacen necesario normativas especiales”.

En línea con lo anterior, el dirigente Rubén Patricio Tureo señaló que “lo medular que se debe conseguir es que sea sólo una voz la que defienda los intereses de Aysén y en ella el gobierno, los parlamentarios, la industria y los pescadores artesanales son fundamentales, ello debe traspasar las fronteras de la región y los pescadores artesanales seguirán en alianza con los de la Región de Magallanes».

Agregó que «los beneficios de los productos del mar deben llegar a la gente de ambas regiones, por eso nos oponemos a que se nos quiten las cuotas, que nos hemos ganado trabajando y seamos nosotros quienes decidamos cómo y a quién transferirlas cuando sea necesario, sea a otros pescadores o a las plantas locales que son el mejor poder comprador, que además aportan a la economía local, con la misma fuerza queremos que el gobierno le ponga coto a la pesca ilegal”.

Carlos Díaz puntualizó que “como pesquera Friosur, también nuestra actividad es diferente al resto de las pesqueras del país, por ejemplo, solo usamos pesca de arrastre de media agua, es decir, no tocamos el fondo marino. Nuestra pesca es muy selectiva, logrando pescar casi exclusivamente la especie y tamaño que buscamos”.

El diputado Miguel Ángel Calisto, el único parlamentario que asistió, sintonizó con las demandas planteadas de industriales y artesanales; señalando que la posible eliminación del arrastre y del traspaso de cuotas –propuestas en la nueva ley- “son tremendamente preocupantes”.

Explicó que “si mañana en Aysén se eliminan ambas, tendremos un tremendo nivel de cesantía, un grave problema social, es una verdadera bomba para el 30% del PIB regional, hay que recordar que la industria con los pescadores artesanales, mueven la región en un tercio de la economía. Por tanto, no es algo de menor impacto, estamos hablando de un problema grave que afecta a nuestra región”.

Calisto dijo que se debe empezar a resguardar los recursos de Aysén, por lo que ya presentó la redacción de un proyecto de regionalización de los recursos y una indicación a la futura normativa, para que “si se elimina la pesca de arrastre y el traspaso de cuotas en todo Chile, quede con excepción de Aysén y Magallanes que serían las más afectadas por esta medida”.

Tureo valoró la presencia del diputado Calisto (los demás parlamentarios enviaron asesores), pero hizo un llamado al resto de los diputados y senadores regionales: “si no quieren reunirse con nosotros en Aysén, iremos al Congreso a plantear nuestras indicaciones al proyecto”.

FISCALIZAR LA PESCA ILEGAL

Finalmente, otro aspecto que quedó claro en la reunión, es la necesidad de fiscalización de la pesca ilegal que está agotando los recursos de la región, detalló Carlos Díaz de Friosur.

“Según datos oficiales (la pesca ilegal) supera en 3 veces la pesca legal, y en la pesca legal sumamos la artesanal y la industrial. Esta pesca ilegal se hace con cientos de ‘embarcaciones artesanales’, que vienen de otras regiones y que de artesanales tienen bien poco”.

Díaz señaló que 3 de estas embarcaciones pescan lo mismo que un barco de Friosur, “nosotros operamos con 2 barcos en la región y ellos vienen con cientos de embarcaciones

La reunión concluyó con el acuerdo en que el Seremi de Economía convocará a una nueva instancia de diálogo para intentar lograr una propuesta común del sector pesquero regional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *