Familia de agricultores locales apuestan por la producción de hortalizas

José María Pinuer, y su esposa Jessica Valkenhol se dedican a la producción de lechugas y cilantro, además de la elaboración de mermeladas, conservas y encurtidos.

 

 

Doña Pabla es el nombre de la empresa familiar formada hace 3 años por José María Pinuer, y su esposa Jessica Valkenhol, donde juntos apuestan a la producción en gran escala de lechugas y cilantro, sumado a, en menor escala,  papas, arvejas, habas, además de la elaboración de mermeladas, conservas y encurtidos.

 

“Contamos con 14 invernaderos, los que nos dan una producción aproximada de 16 mil lechugas y 3 mil cilantros, lo que es muy rentable para nuestro negocio, ya que por ejemplo cada mata de lechuga la vendemos a $500 entregándolas en algunos mercados establecidos, por lo que este rubro es el principal sustento para nuestra familia”, indicó José María Pinuer, Productor Hortícola.

 

Además este rubro, manifestó Pinuer,  nos permite contar con la cadena productiva completa, ya que nosotros sembramos, luego cosechamos y vendemos, sin tener en ninguna de las etapas intervención de terceros, por lo cual el negocio depende exclusivamente de nuestro trabajo.

 

Para el seremi de Agricultura, Horacio Velásquez, la diversificación de rubros en un predio es buena. “La diversificación de los rubros en un mismo predio es lo óptimo, ya que permite tener diferentes ingresos y disminuir el riesgo o perdida al verse afectada alguna producción en el campo, de esta manera cuidamos la economía familiar campesina”, puntualizó.

 

Seremi de Agricultura junto con agricultora local

Los Pinuer Valkenhol, antes se dedicaban solamente a la ganadería, pero en la horticultura vieron un nuevo nicho de negocio, que era más rentable y con menos pérdidas, por lo que decidieron darle un giro a su trabajo.

 

En la actualidad, la empresa “Doña Pabla” cuenta con 14 invernaderos, una sala de lavado, y resolución sanitaria para sus verduras y mermeladas, además de un correcto etiquetado para todos sus productos, y se encuentra en trámite, con la Universidad Austral de Chile, la obtención de Sello Verde de Calidad Aysén.

 

VALOR AGREGADO A SUS PRODUCTOS

 

De igual manera, estos agricultores trabajan en la elaboración de mermeladas y conservas de grosella, frambuesa, frutilla, ruibarbo, entre otras, sumado a encurtidos, de manera de que cuenten con un producto de calidad y con un valor agregado mayor, además de cerrar el ciclo productivo al vender ellos mismos la producción elaborada.

 

“Partimos con la elaboración de productos ya que vimos que son muy cotizados, y los consumidores/as pagan muy bien el producto final, no así por el fruto. Además, trabajamos con insumos que dan en nuestro predio, por lo que no genera un gasto adicional”, indicó Jessica Valkenhol.

 

Igualmente, esta empresa familiar está trabajando con un nuevo nicho de negocio, ya que cuentan 5 mil plantas de frutillas, fruto que se cosecha en meses diferentes que los producidos en la zona central, por lo que esperan tenga una buena aceptación por parte del mercado.

 Publicado por Rocio Avendaño Seguel./ Fuente: Seremi de Agricultura
©2014 Todos los Derechos Reservados El Patagón Domingo Ltda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *