Iglesia Evangélica de Aysén celebró aniversario a la espera de construcción de nuevo templo

27 años de acción social

Pastor Hugo Guerrero destacó la integración que las actuales autoridades han tenido con el pueblo evangélico e hizo votos para que pronto se concrete la construcción de un nuevo templo religioso.  intendenta Pilar Cuevas apoyó la iniciativa que el Gobierno Regional debiera financiar a través de un proyecto FRIL.

En una emotiva actividad religiosa, y acompañados por pastores de Santiago, más las principales autoridades políticas de la región, la Congregación Cristiana Evangélica de Aysén conmemoró sus 27 años de vida.  Esta obra religiosa responde al espíritu social del carabinero y pastor, José Medina, fallecido el año 2010, y quien orientó su misión a la atención de niños y jóvenes en situación de vulnerabilidad.

Desde junio de 1985, y siempre al alero de esta iglesia evangélica, la creación del Grupo Scout, el surgimiento del Club Deportivo Social y Cultural Vigías de Aysén, la realización de campamentos de invierno y verano, con salidas, paseos y celebraciones de días emblemáticos para la familia, sumado a la formación de valores en preadolescentes y jóvenes, han ido consolidando la presencia de esta congregación en la comunidad.

La intendenta Pilar Cuevas Mardones, destacó la conmemoración religiosa, “Tiene un enorme significado para mí, porque esta obra cumple los mismos años que yo llevo en la región.  Además, porque la vida de los fundadores de la iglesia se asemeja a muchas de las historias de nuestros pioneros: gente que llegó, enfrentó muchas dificultades, se quedó y logró dejar un legado importante como es una iglesia.  Y más aún cuando su fundador era un cabo de carabineros, una institución que se enlaza con la historia de Aysén”.

A la presencia de la intendente de la región, la gobernadora de Aysén y la Seremi de Gobierno se sumaron los principales pastores capitalinos de la congregación.  Todos ellos participaron de la conmemoración de los 27 años que contó con una visita ilustre.  Se trata de Rosa Araya, esposa del carabinero José Medina y también una de las fundadoras de la iglesia, quien regresó a la zona después de 22 años de ausencia.

Junto a sus hijos Pablo, Rosa y José, de 13, 12 y 6 años respectivamente, la Pastora Rosita y su marido dieron vida a mediados de la década de los 80 a una obra social que suma fieles y acciones como la colocación de césped y la limpieza de distintos barrios y calles de la ciudad de Aysén.

Autoridades

Partieron con una escuelita dominical para niños en Calle Melinka, de la Población Gabriela Mistral, y luego ya se convirtieron en una iglesia familiar que funcionaba al interior del domicilio particular Medina – Araya.  Más tarde, la leñera de un patio en la esquina Barrosa de Backer con Avenida Eusebio Ibar se convirtió en la primera infraestructura de la iglesia que, a esas alturas, echaba raíces fecundas.

Rosa Araya fue homenajeada durante la actividad y recordó con emociones encontradas lo que fue su vida en Aysén.

“Estoy con pena y alegría.  Yo llegué con mi esposo y mi familia a la zona.  Y en este regreso, 22 años después, él ya no está conmigo y eso me causa algo de tristeza.  El tiempo que yo viví aquí fue muy especial.  Fue un tiempo de familia muy feliz el que viví aquí.  Ahora encontré todo cambiado, con más comercio, por ejemplo, y hay muchas cosas que no habían en ese tiempo”, resaltó la pastora.

 Publicado por Rocio Avendaño Seguel./ Fuente: Intendencia Región de Aysén. 
©2013 Todos los Derechos Reservados El Patagón Domingo Ltda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *