Párvulos de jardín infantil Kau Kalem de Coyhaique aprendieron a reciclar y reutilizar desechos

El establecimiento instaló nuevos basureros ecológicos donde los niños y niñas botan los remanentes según su clasificación.

 

Verde, amarillo y azul son los colores de los nuevos basureros ecológicos, instalados en el jardín infantil, Kau Kalem de Coyhaique, los cuales tienen el propósito de enseñar a los párvulos la importancia del reciclaje y reutilización de la basura que desechan durante su jornada educativa.

Esta iniciativa se enmarca en el desarrollo del Proyecto  Educativo Institucional y, sobre todo,  es una nueva acción del jardín  que trabaja para conseguir la Certificación Ambiental de establecimientos educacionales (Sncae), del Ministerio del Medio Ambiente, que les permitirá acreditarse como promotores del medio ambiente.

Al reciclar los desechos tales como, botellas plásticas, cartones, revistas, entre otros, el establecimiento reutiliza estos materiales para nuevas actividades educativas, de esta forma los niños y niñas aprenden a cuidar el medio ambiente y al mismo tiempo se produce un ahorro, evitando la compra de nuevos materiales.

La directora del Kau Kalem, María Inés Vera,  explicó que este año toda la comunidad educativa se ha comprometido con este objetivo, “para concientizar desde la cuna los buenos hábitos ambientales, sobre todo en nuestra región, rodeada de bella naturaleza”.

OTROS PROYECTOS

Pero esta no es la única acción que el establecimiento esta realizando para alcanzar su certificación ambiental, también los párvulos del nivel medio menor trabajan un proyecto llamado Forjadores Ambientales, donde el grupo, preocupado de respetar la naturaleza, se preocupa de mantener limpio todos sus espacios.

Además, semanalmente los niños y niñas junto a sus familias, exponen sobre las diversas plantas medicinales y los tipos de árboles que existen, también se trabaja con el recurso del agua, se enseña acerca de sus importantes funciones y cómo cuidarla.

Pero esto no sólo queda en la teoría, ya que el establecimiento cuenta con su propio invernadero, donde los niños preparan la tierra y siembran diversas semillas vegetales y plantas medicinales. Este año en primavera el nivel medio mayor iniciará su trabajo en dicho recinto.

En todas estas actividades se incorpora a las familias y toda comunidad educativa, para lograr que la educación ambiental llegue tanto a los niños como a sus familias.

Finalmente, la calidad del aire también es un factor importante para el jardín infantil Kau Kalem, ya que desde el año pasado cuentan con un fichero, ubicado a la entrada del establecimiento, que semanalmente informa la calidad del aire y los cuidados  que las familias deben tener para la protección de sus hijos.

 Publicado por Rocio Avendaño Seguel./ Fuente: Junji Región de Aysén
©2013 Todos los Derechos Reservados El Patagón Domingo Ltda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *