Hogar de Cristo Coyhaique presentó denuncia por fuga y presunta desgracia de 3 menores

En una declaración de prensa, la institución privada de asistencia social se refirió a los hechos que ayer causaron conmoción entre quienes asistieron a 3 menores de edad que amenazaban con quitarse la vida.

Logo Hogar de Cristo

DECLARACIÓN PÚBLICA

Este martes 25 de junio, cerca de las 14:30 horas, 3 niñas, menores de 18 años, de la residencia 21 de mayo de nuestra Fundación Hogar de Cristo, se encerraron en un dormitorio de la casa con un balón de gas, provocando una situación de riesgo para ellas y su entorno.

Al percatarse del hecho, las monitoras a cargo del cuidado de las niñas intervinieron tratando de controlar la situación. Dado que no fructificó el llamado al diálogo y considerando el riesgo anteriormente señalado, se activaron los protocolos de seguridad, llamando al Plan Cuadrante de Carabineros, quienes a su vez dieron alerta a bomberos, procediendo a deshabitar el inmueble y evacuar las inmediaciones.

Alrededor de las 18:00 horas, los mediadores de carabineros, en conjunto con la psicóloga del Programa de Intervención Especializada de Sename, lograron que desistieran de su encierro para ser trasladadas al Hospital Regional, con el fin de realizar los chequeos correspondientes.

Camino al recinto de salud, las 3 niñas se arrancaron del vehículo que las transportaba, encontrándose actualmente inubicables. Al respecto, nuestra Fundación realizó una denuncia por fuga y presunta desgracia, con el objetivo de activar la búsqueda por parte de los organismos policiales correspondientes.

La residencia especializada 21 de Mayo, acoge a 20 niñas y adolescentes, mayores de 12 y menores de 18 años, que presentan altos índices de vulneración en sus derechos, con historias de vida de abandono físico y emocional, que en algunas ocasiones canalizan estas carencias en conductas que atentan directamente contra su integridad y también con el resto de sus compañeras.

Nuestro trabajo se enfoca en la re significación de sus historias de vida, sin embargo, éste es un proceso lento que requiere de constancia, para lograr que las niñas se reincorporen a sus espacios familiares y, en caso de no ser posible, encuentren un algún adulto significativo que les permita continuar con el apoyo en su proceso de vida.

 Publicado por Rocio Avendaño Seguel./ Fuente: Hogar de Cristo.
©2013 Todos los Derechos Reservados El Patagón Domingo Ltda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *