COLUMNA EPD: » A 40 años del Golpe…»

Las recientes declaraciones del abogado Hermógenes Pérez de Arce, quien señaló, o más bien, advirtió que “en Chile cada 40 años se produce un gran caos, en que la gente que no respeta la legalidad se alza y produce un trastorno, concluyen que como van a cumplirse 40 años desde el ’73, «algunos quieren reeditar esa tradición chilena”.

 

Por Claudio Díaz Peña (*)
cdiaz@elpatagondomingo.cl / @claudio_diazp

 

 El 11 de septiembre de este año se cumplirán 40 años del golpe militar ocurrido en 1973.

Y a 3 meses de esa fecha, que aún plantea diferencias entre chilenos y chilenas, el tema vuelve a la palestra nacional, a partir de hechos políticos y situaciones periféricos pero que conducen a lo mismo.

Durante el pasado mes de mayo, el acercamiento y posterior acuerdo del comando de  la candidata presidencial Michelle Bachelet con el Partido Comunista, podría decirse que fue el punto de partida en que comenzaron las suspicacias no solo en los partidos de la derecha más conservadora del país, sino que al mismo tiempo al interior de la oposición, donde la Democracia Cristiana ha levantado las cejas, en señal de alerta, pero con cautela.

De hecho se ha dejado saber desde la DC que no hay que dar espacio a un «portazo» a esta opción de alianza que históricamente ha mantenido como antípoda, en el mundo binario, y de los opuestos a comunistas y democratacristianos.

Súmele a ello, el vergonzoso caso de exonerados falsos que se ha ido desmenuzando en las últimas semanas, vergonzoso no por la cantidad de casos cuestionados, sino porque se quebranta el espíritu de la ley que buscó reparar a quienes al ser víctimas de la represión de la dictadura perdieron sus fuentes de trabajo.

Y sin duda, la ley que se aprobó para este efecto en democracia, con apoyo de parlamentarios de izquierda y derecha, no puede ponerse en cuestionamiento por el hecho que Contraloría detectara irregularidades  en más de 3 mil casos. Pues se cuestiona más que la calidad de exonerados, el tipo de beneficio otorgado, y el propio contralor general Ramiro Mendoza ha señalado que se trata de desorden administrativo sin poder asegurar el «dolo», o mala fe para apropiarse de recursos de manera mal habida, como lo ha expresado la ministra del Trabajo Evelyn Matthei, en cuanto a que “este programa fue hecho para defraudar, era una máquina para defraudar al fisco”.

La declaración de Matthei, parece a la luz de los antecedentes más que una realidad, un salto al vacío, como tantos otros que le hemos conocido en distintas ocasiones como secretaria de Estado, parlamentaria o candidata. De hecho, debe saber la ministra que sólo en este gobierno de Piñera, se han calificados unos 3 mil casos de exonerados políticos.

Sémele también a lo anterior, las recientes declaraciones del abogado Hermógenes Pérez de Arce, quien señaló, o más bien, advirtió que “en Chile cada 40 años se produce un gran caos, en que la gente que no respeta la legalidad se alza y produce un trastorno, y que concluyen que como van a cumplirse 40 años desde el ’73, «algunos quieren reeditar esa tradición chilena”.

Pérez de Arce quien también tiene categoría de exonerado político, al arguir que perdió su pega en el Congreso en septiembre de 1973, aunque no recibe pensión por no tener «lagunas previsionales» que demostraran su pérdida laboral tras el golpe militar; señaló además que no descartaría nuevamente una «intervención militar» si se lleva a cabo el proyecto constitucional de una asamblea constituyente en un próximo gobierno de Bachelet.

Por eso a 40 años del golpe, el aprendizaje histórico parece en algunos casos parecen no estar a la altura de las circunstancias,  porque es tarea colectiva evitar esa frase de la canción que dice: “que se repite la historia, sólo cambia el actor…”

 

 

 

(*) Es Periodista y Director de Contenidos de EPD Comunicaciones Ltda.

©2013 Todos los Derechos Reservados El Patagón Domingo Ltda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *