ENTREVISTA a Luis Riveros, ex rector de la Universidad de Chile

«Hoy se requiere una democracia muy distinta a la que se aspiró y se reconstruyó en 1990, la transición terminó»

Por Jorge Díaz Guzmán
jdiazguzman@elpatagondomingo.cl  / @JdiazguzmanCom

En medio del debate, sobre la calidad de la política y las demandas sobre una educación de calidad y gratuita, EPD Noticias conversó en exclusiva con el Gran Maestro de la Gran Logia de Chile y ex rector de la Universidad de Chile, Luis Riveros Cornejo, uno de los firmantes del documento “De Cara al Futuro”, que además fue suscrito por otras 31 personas del mundo político e intelectual de nuestro país.

¿De qué manera se suma al documento “De cara al futuro”, en la perspectiva de cómo mejorar la calidad de la política?

-Yo creo, efectivamente, que nuestro país vive de una política pequeña, una política concentrada en los debates puntuales, en las acusaciones cruzadas en las afirmaciones superfluas que tratan de buscar titulares, pero que no atienden los problemas reales de la ciudadanía. Ustedes muy bien lo saben en la undécima región, cuán abandonadas están las regiones del país por la falta de política de largo plazo, de esa mirada que hoy en día en política se tiene de manera bastante escasa.

Vea lo que ha ocurrido con nuestra educación, en un deterioro permanente que no ha sido atendido por políticas apropiadas porque, claro, son políticas que tienen efectos de largo plazo y a los políticos en general no les interesa. Yo firmé ese documento porque creo, que hay que hacer un llamado para que la política vuelva a ser un centro de atención hacia los problemas fundamentales y de largo plazo del país. Recuperar la seriedad y recuperar el compromiso.

«Esta acusación de lucro a la Universidad de Chile a mí me suena un poco divertida, pero son las reglas que se le han puesto a la Universidad que para poder financiarse tiene que generarse sus propios ingresos»

«MENOS DEBATE SUPERFLUO»

El documento, de 16 páginas, hace un análisis del rol de la Concertación en los últimos 20 años, también aborda una autocrítica, plantea desafíos y  una invitación, en el sentido que advierte que estamos ad portas de importantes eventos electorales y es decisivo definir el rumbo que adopte el país. ¿A su juicio a  quienes apunta específicamente este documento y cuál es su sentido final?

– Yo creo que apunta esencialmente a reordenar la Concertación. La Concertación fue un proyecto político. Yo creo que de alguna manera este proyecto ha sido ya superado, que es otro instante el que se vive, que la Concertación entonces tiene que definir, cuáles son los caminos que va a recorrer, qué va a enfrentar y qué va a propiciar hacia el futuro, en las distintas materias que corresponden, en la política pública. Esa es la cuestión final, la Concertación debe ser  menos de debate superfluo en cuestiones concentradas en los dimes y diretes, y mucho más en la trascendencia de propuestas de políticas que atiendan las necesidades del ciudadano medio del país.

En ese sentido, usted habla de «reordenar la Concertación» como parte fundamental de este documento del cual usted es firmante, no obstante el planteamiento ha sido criticado entre otros, por el presidente del Partido Por la Democracia (PPD). ¿Es la idea también es remecer, generar debate, generar alguna intensidad de las dirigencias políticas respecto de lo que se  está viviendo y que sea con mayor autocrática?

– A mi me preocuparía que estuviesen de acuerdo con el documento algunos de los presidente de los partidos de la Concertación, que están justamente en el debate electoral, en el debate puntual, en el debate de las cosas que a la ciudadanía poco le interesan.

Pero ellos no están en el debate de recuperar un proyecto para el país, que tenga una mirada para los próximos 30 años, ese no es el proyecto de ellos y el llamado es que la Concertación, sus bases y la gente que la apoya como una alternativa real y viable para Chile tengan la necesidad de enfrentar liderazgos nuevos que tengan esa mirada que el país es hoy día lo que necesita.

Revisa aquí el documento «De Cara al Futuro»

EQUIDAD Y EDUCACIÓN GRATUITA

Otro de los debates que está en todas partes de la sociedad chilena es el lucro en la educación superior, incluso también a la Universidad de Chile se le ha acusado de haber lucrado, según palabras del rector de la U. Alberto Huirtado. ¿Cuál es su visión después de haber estado a la cabeza de esta casa de estudios superior del país, cual es la «cirugía mayor» que hay que hacer en la educación superior en Chile?

– Creo que esa es una afirmación bastante… no la voy a clasificar de mal intencionada, porque yo conozco muy bien a Fernando Montes, el rector de la Universidad Alberto Hurtado y sacerdote jesuita que es un muy buen hombre, una persona de una extraordinaria dotes personales e intelectuales, sin embargo, aquí erró el blanco, porque el hecho de que una institución tenga que generar ganancia para poder financiarse, eso no es naturalmente lucro, esa es la regla con la cual tienen que financiarse la Universidad de Chile.

Figúrese usted que la Universidad de Chile, de sus presupuesto, tiene que generar aproximadamente el 86% sobre la base del pago de los estudiantes, sobre la  base de la venta de servicios, de programas de postgrado que -por ejemplo- la investigación, etc. De manera que si a ese 86% que se genera, le estamos llamando «lucro», quiere decir que no está claro si quiera como funciona actualmente la Universidad de Chile, que no es el escenario más propicio.

Obviamente, todo el país sabe que la Universidad de Chile ha estado aspirando hace muchos años a un financiamiento estatal mayor y distinto, pero no ha existido ese compromiso en nuestra visión. Pero aquí hay que separar eso de las ganancias que, yo diría, se hacen,  para poder repartir utilidades a los dueños de la institución, cualquiera que ella sea, institución privada normalmente. En una institución estatal no hay reparto de utilidades, por lo tanto esta acusación de lucro a la Universidad de Chile a mí me suena un poco divertida, pero son las reglas que se le han puesto a la Universidad que para poder financiarse tiene que generarse sus propios ingresos.

«Es muy válido lo que está ocurriendo desde el punto de vista ciudadano, yo soy de los convencidos de que terminó la transición y que hoy en día se demanda una democracia muy distinta de aquella democracia tradicional representativa a l a la que aspiramos y que se construyó o se reconstruyó a partir de 1990»

 ¿Es posible en Chile, como sostienen los estudiantes que están en las movilizaciones de la educación superior, establecer un mecanismo de educación superior gratuita para todos en nuestro país?

– No. Yo creo que eso no es deseable, porque la educación gratuita debe serlo para aquellos que no pueden efectivamente pagar por su educación y están, naturalmente, dentro de quienes tienen las capacidades para poder desenvolverse en la educación superior.

En el pasado fue gratuita, porque cuando yo estudié, por ejemplo, éramos 8 ó 10 por ciento de los jóvenes los que estábamos en la Universidad. Pero hoy día, cuando en la universidad ya hay un 40% de los jóvenes, naturalmente, que uno se pregunta, cómo se podría financiar, eso en primer lugar. Y, en segundo lugar, por qué debería ser justo financiarle a estudiantes que vienen de familias de altos ingresos que son los que ingresan preferencialmente a las universidades mejor posicionadas del país.

Yo creo que ese debate debe partir del criterio de equidad. El criterio de equidad dice que hay que ayudar financiar, integralmente a los estudiantes más pobres, a aquellos que no tienen de otra manera como ingresar a la universidad y cómo pagarla.

«CHILE NO SE AFECTARÁ CON LA CRISIS DE EUROPA»

A propósito de su condición, también de magíster en ciencias de la economía, ¿qué opina de lo que está sucediendo en el momento económico de Chile, dónde cree que vamos a llegar con las movilizaciones, cree que es válido lo que está ocurriendo desde el punto de vista ciudadano.

– Bueno, primero yo creo que es muy válido lo que está ocurriendo desde el punto de vista ciudadano, yo soy de los convencidos de que  terminó la transición y que hoy en día se demanda una democracia muy distinta de aquella democracia tradicional representativa a l a la que aspiramos y que se construyó o se reconstruyó a partir de 1990.

Hoy día la gente quiere participación, la gente quiere también opinar para poder decidir y a mi me parece que hay que abrir esos caminos, y por eso yo soy de los convencidos de que hay que revisar la Constitución Política, hacer una nueva Constitución Política a través de una asamblea constituyente, de manera que ésa sea la forma en que logremos una institucionalidad, con mirada al futuro no con mirada hacia al pasado.

En segundo lugar, yo creo  de que la ciudadanía, claro, tiene preocupación por el problema económico, no hay que olvidar que Chile es uno de los países que tiene un comportamiento económico más saludable en los últimos años, y es de esperar que eso continúe a pesar de los «resfríos y  pulmonías» que están abundando en distintas economías del mundo, particularmente las economías europeas.

Piense usted que España era un país exitoso, inversionista en el exterior, un país lleno de recursos que se veía muy próspero, España hoy en día es un país que tiene que recibir ayuda del resto de los países europeos para poder abordar un tema de deudas que es bastante difícil y que lo hace insostenible, o sea eso está afectando a la economía mundial, el problema de Europa, el problema de Italia, el problema de Grecia, España, el problema de Islandia y también el problema de Estados Unidos que es un país que está sufriendo una severa restricción fiscal.

En la última reunión internacional, los países que pusieron recursos adicionales al Fondo Monetario Internacional, fueron China, Corea, Brasil, o sea  los países que antaño eran  los «tercermundistas» son los que hoy día están financiando el fondo monetario y el aporte de Estados Unidos fue cero, y el aporte de Europa, naturalmente, que a estas alturas es negativo, porque necesitan recursos, de manera que la cosa se viene bastante pesada desde el punto de vista del comportamiento de la economía global. Creo que eso va a afectar a Chile, sin embargo, no va a llevar a Chile a una etapa de crisis económica o de una caída del producto, sí de una desaceleración que ya se está sintiendo de alguna manera.

Todos esperamos que esta crisis sea corta pronunciada, pero corta y en consecuencia eso tiene el beneficio para la economía chilena de que va a significar una situación de salida relativamente rápida.

Finalmente, respecto de cómo las regiones, y la de Aysén en particular, han levantado su voz ante esta falta de atención, como ha dicho Iván Fuentes, «de este gobierno de manos cortas» que no llega a  los extremos del país ¿es posible que este documento que fue firmado por líderes de opinión, intelectuales de nuestro país, también sea discutido con alguno de los 32 firmantes en las regiones, para discutirlo y considerar aportes de los actores locales y regionales en esta mirada a futuro que ustedes están planteando? 

– Pero por cierto, y yo soy quien propicia eso, yo por lo menos en mi condición de Gran Maestro de la Gran Logia de Chile, he recorrido las logias del todo el país, tengo pendiente justamente un visita a Coyhaique y a Aysén, pero he planteado lo que yo creo son las 7 prioridades para el desarrollo de los próximos 20 años en el país, y una de esas prioridades -para mí importante- es el tema de la regionalización, pero no esta regionalización que ha sido un buen titular en los últimos 30 años, sino una regionalización real en que le demos a las regiones la posibilidad de decidir sus proyectos y le entreguemos los recursos para que las regiones los administren sin convertir a nuestro país en un país federal, en un país evidentemente más descentralizado. Yo estoy convencido de que ese es el camino para el desarrollo del país, porque ese ha sido la gran frustración del país durante toda su historia republicana.

Publicado por Jorge Díaz Guzmán./ Fuente: EPD Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *