Efecto Aysén: Ministro Rodrigo Álvarez renunció a cartera de Energía

El «negociador plenipotenciario» que anunció La Moneda para enfrentar en febrero el conflicto en Aysén, estuvo poco más de 2 semanas en la zona y le costó el cargo tras una «salida apurada» desde Coyhaique el pasado 15 de febrero en medio de toma de rutas y bloqueos.

 

Esta mañana, el vocero de Gobierno, Andrés Chadwick, confirmó que el Presidente Sebastián Piñera aceptó la renuncia del ministro de Energía, Rodrigo Álvarez.

El secretario de Estado habría decidido dejar su cargo en el gabinete luego de ser excluido de la negociación final que se resolvió en sendas reuniones en La Moneda, entre los dirigentes ayseninos y el equipo de Gobierno encabezado por el Ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, en su calidad de vicepresidente.

«Quisiéramos comunicar al país que en el día de hoy el Presidente de la República ha aceptado la renuncia presentada a su cargo por parte del ministro de Energía, Rodrigo Álvarez. En su reemplazo y en calidad de ministro subrogante ha sido designado al actual subsecretario de la misma cartera, Sergio del Campo», afirmó Chadwick.

Chadwick, agregó que el Presidente Piñera agradeció la labor de Rodrigo Álvarez y que como ministro subrogante asumirá el actual subsecretario de la cartera, Sergio del Campo.

Piñera, desde Seúl, se había negado a pronunciarse sobre la renuncia de su cuarto ministro de Energía, tras sus antecesores en el cargo, desde marzo de 2010: Ricardo Rainieri, Laurence Golborne, y Fernando Echeverría, este último quien permaneció sólo 2 días en propiedad de la cartera, y que debió asumir su salida ante “un eventual conflicto de intereses”.

Tras el anunció desde La Moneda, Chadwick evitó comentar las razones del alejamiento de Álvarez, aunque admitió que las motivaciones están contenidas en una carta que el secretario de Estado envió personalmente al Presidente Piñera.

¿EFECTO DOMINÓ?

El pasado martes 28 de febrero, Rodrigo Álvarez arribó como el empoderado ministro desde Santiago, directamente para negociar con los 24 dirigentes del Movimiento Social por Aysén «Tu problema es mi problema». Sin embargo conforme pasaban los días y se intentaba avanzar en las decisiones de propuesta que debía brindar el gobierno, los dirigentes ayseninos notaron el «amarre» que tenía Álvarez para dar respuestas concretas al petitorio patagón.

«Está de manos atadas, debe llamar a santiago para consultar todo», comentaban los principales dirigentes del Movimiento Social.

En una compleja jugada de reunirse con organizaciones paralelas al Movimiento Social, Álvarez se retiró de Coyhaique el jueves 15 de marzo, en medio del recrudecimiento del conflicto en Puerto Aysén con tomas de rutas y del puente Presidente Ibáñez. Una semana después se enteraría que lo que nunca pudo sellar en el acuerdo cara a cara con Iván Fuentes -rebaja de combustibles en un 20% para Aysén y la instalación de Zona Franca en la región- fue rápidamente zanjado por el ministro Hinzpeter y los dirigentes sociales en La Moneda, y todo eso sin invitarlo «a la foto».

Ahora la atención está en la intendenta de Aysén, Pilar Cuevas, quien este lunes fue llamada al despacho del ministro del Interior, y con quien precisamente debía reunirse hoy a primera hora.

La situación es compleja para la autoridad regional, que también fue rápidamente apartada de la primera línea de negociación, luego que el gobierno la designará inicialmente como la «interlocutora válida y natural» para enfrentar las demandas del Movimiento Aysenino, situación que en sólo horas no pasó de ser sólo un anuncio, ya que es sabido que aunque participó de las reuniones que encabezó Rodrigo Álvarez en Puerto Aysén y Coyhaique, no intervenía en el diálogo, pese a que era emplazada recurrentemente por dirigentes sobre su deficiente gestión y falta de compromiso con los distintos sectores sociales.

Ayer, en Coyhaique, en el inicio de la inscripción del Bono Leña, Pilar Cuevas fue tajante al evidenciar su estado ante la consulta de cómo proyectaba avanzar con la implementación de las medidas acordadas por el gobierno con el Movimiento Social, si éste no la reconocía como interlocutora de La Moneda.

«Siempre hay alguien que tiene que llevarse la parte amarga de estas cosas, yo estoy dispuesta, y mi único interés es que la región avance y será la historia la que juzgue. La verdad es que hemos trabajado mucho con el equipo regional para sacar adelante estas 70 medidas en beneficio de la gente de Aysén y hemos estado disponible siempre para dialogar, nos conocemos todos hace muchos años y espero que cambie la visión dentro de lo posible”, comentó Cuevas.

Enseguida, decidió apuntar al nivel central en torno a la toma de decisiones de lo que implicó el conflicto en la zona, casi como una forma de desmarcarse de lo que estuvo en sus manos abordar.

«Somos un equipo de trabajo, yo acepto las condiciones que ha puesto La Moneda, nosotros no hemos hecho nada que no haya sido dispuesto en La Moneda, todas las negociaciones fueron dirigidas desde Santiago y, por lo tanto, estamos muy tranquilos por haber hecho exactamente lo que nos pidió el ministro Hinzpeter y los ministros en la capital”. 

Tanto el senador Antonio Horvath, como el propio dirigente y vocero del Movimiento Social, Misael Ruiz, -ambos militantes de Renovación Nacional, el mismo partido de la intendenta regional- han señalado que no es conveniente que el gobierno la mantenga en el cargo, y a nivel político la sensación ambiente en la zona es que no quedan muchas horas para que se materialice la salida de la primera autoridad en Aysén.

Publicado por Claudio Díaz Peña./ Fuente: EPD Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *