Observadores de DDHH entregaron nuevas denuncias sobre excesos policiales en Aysén

El Vicariato Apostólico de Aysén, Serpaj Región de Aysén, y la Agrupación de DDHH de Coyhaique solicitaron a parlamentarios apoyar las investigaciones en curso.

 


Nuevas denuncias sobre excesos policiales realizaron organizaciones de DDHH, donde se detallan violencia excesiva durante las detenciones y al interior de carros policiales, vejaciones a una mujer y el uso de posibles pruebas falsas para incriminar a detenidos. Es por ello que las organizaciones solicitaron de manera pública a parlamentarios que se hagan partícipe y apoyen toda instancia que permita investigar y sancionar estos hechos.

Son varios testimonios los que se han recopilado. Durante la semana pasada se pudo conocer la versión de 2 jóvenes mujeres que fueron detenidas y se les obligo a bajarse sus pantalones, subirse la blusa y soltarse el sostén delante de carabineros y otros detenidos, lo cual fue confirmado por las otras personas que estuvieron al interior de la 1a. Comisaría de Coyhaique, durante la noche del miércoles. Estos relatos también los conocería el capellán de carabineros, Lorenzo Torres.


CASOS E IRREGULARIDADES

Las agrupaciones de DDHH dieron detalles del caso ocurrido la noche del arribo de Fuerzas Especiales a la capital regional, donde Mauricio Muñoz Aravena, hijo de un dirigente de Sename, fue unos de los detenidos en las cercanías del Hospital Regional.

Fue golpeado desde el momento de su detención donde quedó con el ojo ensangrentado, donde él logró visualizar un número de casco de policía agresor, 15-08, quién más tarde lo ahorcaría con su palo de servicio. En el carro policial, 2 carabineros lo atacaron, uno con punta pies en el estómago mientras el otro lo reducía, con las manos atrás nuevamente fue golpeado provocándole una rotura de labio superior y un profundo sangramiento. Producto de las lesiones, tuvo que esperar cerca de 3 horas esposado en una banca en el servicio de urgencia para que lo atendiera el oftalmólogo, quien le recetó medicamentos sin que se le permitiera retirar, ya que carabineros lo llevó nuevamente ala comisaría. Este joven que fue dejado en libertad a las 16:00 horas, sin pasar por control de detención, aseguró ver a muchos efectivos policiales que llegaban al cuartel encapuchados trayendo información, fotografías de personas y videos.

También describieron el caso de O. C. C., quien mientras volvía a su casa con una herida en su brazo por un perdigón, fue detenido en calle Lautaro por una camioneta celeste donde bajaron 4 carabineros de civil, lo tiraron al suelo recibiendo golpes de pies en su cabeza, luego se sumaron carabineros con uniformados quienes lo golpearon en la cabeza y sus rodillas. Lo subieron a una patrulla tirándole el pelo, dentro de la cual habían botellas de alcohol. También asegura, que en su mochila le ingresaron objetos que se encontraban de los uniformados con la finalidad de inculparlo.

Para las organizaciones, los casos de los últimos días, son parte de una represión sin precedentes en la región, donde hay varias personas que han perdido la vista producto de la acción policial, como en el caso de Adolfo Soldan, quien se encuentra hospitalizado con fractura de clavícula, por lo que tanto Observadores de DDHH como la Comisión de DDHH de Coyhaique, solicitaron de manera pública que los parlamentarios de zona apoyen toda investigación posible que permita llegar a la verdad de lo sucedido y sancionar a los culpables.

 

 

Publicado por Claudio Díaz Peña./ Fuente:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *