Luis Infanti entregó carta en La Moneda denominada «Que el Obispo se dedique a rezar»

En la misiva de 4 páginas -fechada el martes pasado- el jefe eclesíastico del Vicariato Apostólico de Aysén contextualiza las movilizaciones del movimiento patagón en Aysén y replica a autoridades de gobierno sobe su rol social en la zona.

 

 

Una aguda visión que interpela directamente a La Moneda contiene la Carta a la Iglesia de Aysén «Que el Obispo se dedique a rezar», escrita por el obispo de Aysén, Luis Infanti de la Mora.

El prelado entregó el documento esta mañana en el Palacio La Moneda en Santiago, y para ello fue recibido por el ministro secretario general de la Presidencia, Cristián Larroulet, episodio que ocurre tras la negativa del gobierno a que Infanti de la Mora mediara en el conflicto de Aysén y autoridades regionales como nacionales le instarán «a rezar», en una clara señal de apartarlo de un supuesto activismo detrás del Movimiento Social por Aysén.

Es así como en su carta, el obispo de Aysén refiere directamente a las expresiones del  vocero de gobierno, Andrés Chadwick, y de la intendenta de Aysén Pilar Cuevas, que expresaron públicamente que “el rol del pastor de la iglesia es dedicarse a rezar”.

Luis Infanti aprovecha este emplazamiento para reflexionar sobre ¿qué es rezar?, y donde al mismo tiempo señala que orar es escuchar.

 “Aysén, tu problema es mi problema” es un clamor de oración, fruto de corazones sensibles a la voz del Señor que nos habla en el hermano que sufre. De igual manera, cuando sufre o es violentada la naturaleza, obra de Dios, cuando  la maltratamos, la depredamos, la acaparamos marginando a otros, la destruimos (ecocidio), ofendemos gravemente al Creador y a nosotros mismos. Por nuestra fe ¿podremos quedar indiferentes frente al hermano que sufre, frente al deterioro ecológico, frente a las privatizaciones y a la mercantilización de elementos esenciales para la vida (tierra, aguas, aire, alimentos, bienes comunes) aumentando la pobreza y la indigna marginación de tantos hermanos?», expresa en su epístola.

El pastor del Vicariato Apostólico de Aysén concluye además que «orar es responder con amor», y de esta manera explica que «por eso doy gracias a Dios que hizo surgir este Movimiento “Aysén, tu problema es mi problema”, que después de largo discernimiento fue aunando conciencias y voluntades para pedir y exigir justicia, equidad y dignidad para nuestro pueblo, SIEMPRE con actitudes de diálogo y de paz».

En la parte final de la carta, Luis Infanti de la Mora dlamenta la postura confrontacional del gobierno sobre las demandas de Aysén.

«Desgraciadamente este clamor de la Patagonia fue “atendido” por algunas autoridades con hechos y momentos de violencia e incluso con amenazas de detención de algunos líderes, situaciones que exacerbaron aún más los ánimos.  ¡Extraña manera de tratar a personas tan valientes, serviciales, generosas, proféticas, solidarias, pacíficas, orantes!», puntualiza.

 

 


Publicado por Claudio Díaz Peña. / Fuente: Vicariato Apostólico de Aysén

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *