Difunden en Coyhaique Ley «Tolerancia Cero» que endurece penas al conducir bajo efectos del alcohol

El viernes 9 de marzo pasado se promulgó la ley denominada “Tolerancia Cero” que modifica la ley de Tránsito 18.290 y que contempla el endurecimiento de las penas para la conducción bajo la influencia del alcohol o estado de ebriedad y la reducción del nivel de alcohol en la sangre permitido para el manejo de vehículos.

De acuerdo a Dominique Brautigam Lagomarsino, coordinadora regional de senda Aysén, “el objetivo de este cambio es reducir las muertes y accidentes de tránsito asociados a la conducción con alcohol que tantas vidas y familias ha destruido en nuestra región y el país”.

Afirmó que la idea de este proyecto no es castigar, sino crear conciencia.

“Como Gobierno queremos conductores responsables, que sepan que si han bebido alcohol no pueden manejar, aunque haya sido una copa, un vaso. Gracias a esta ley, ya nunca más un conductor en estado de ebriedad, que haya provocado la muerte en una persona, podrá volver a manejar”, explicó.

Por su parte el seremi del Transporte, Alejandro Escobar Neumann, indicó que “para que esta ley sea efectiva, habrá un reforzamiento de la fiscalización, junto a Carabineros, quienes contarán con mejores equipos para controlar y fiscalizar, a través del uso de alcotest evidenciales que remplazarán la prueba sanguínea, alcoholemia, lo que hará más rápido el proceso, permitiendo incrementar la cantidad de controles”.

PRINCIPALES CONTENIDOS

La iniciativa legal baja la norma actual que rige para el estado de ebriedad de 1 gramo por litro de sangre a 0,8 y la de bajo la influencia del alcohol de 0,5  a 0,3. También considera el incremento de las sanciones relativas a  la suspensión de la licencia de conducir, dependiendo de la infracción que se cometa y las consecuencias que ésta tenga, siendo mucho más rígida que en la anterior legislación.

A modo de ejemplo, si una persona es sorprendida manejando en estado de ebriedad por primera vez, sin ocasionar daños ni lesiones, verá suspendida su licencia de conducir por 2 años; mientras que hasta ahora, dicha suspensión era de 6 a 12 meses.

En la misma línea, las sanciones aumentan drásticamente si una persona es sorprendida manejando en estado de ebriedad por tercera vez, aunque no haya causado daños ni lesiones. En este caso, verá cancelada de manera permanente su licencia.

Igualmente, cuando una persona en estado de ebriedad causa lesiones gravísimas o la muerte de una persona, por primera vez, quedará inhabilitada para manejar un vehículo de por vida.

Publicado por Bárbara Antiman M. / Fuente: Senda Aysén

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *