SAG detecta plaga cuarentenaria de la madera de los pinos en Aysén

El hallazgo ocurrió en la provincia de Chile Chico, durante la revisión permanente que el SAG realiza a las trampas forestales para la temprana detección de plagas cuarentenarias.


Detectar oportunamente el ingreso de plagas cuarentenarias al territorio nacional y regional, tal como ocurrió en este caso, es el objetivo del programa de vigilancia y control Oficial de plagas agrícolas y forestales que está a cargo de la Unidad de Protección Agrícola y Forestal del SAG.

Así, durante las labores de vigilancia forestal realizadas el día 6 de enero, personal del SAG de la oficina de Chile Chico, detectó capturas de hembras adultas a través de trampas de embudos y además árboles Pinus sp., sospechosos de de estar infectados por Sirex noctilio (Avispa de la madera de los pinos).

Las muestras de los árboles fueron sometidas a análisis en el laboratorio Lo Aguirre del SAG, y los resultados confirmaron la presencia de la plaga cuarentenaria en la Región, por lo la que ésta comenzará a ser controlada de inmediato por el servicio.

“Durante el año 2011 aumentamos la vigilancia y monitoreo en la detección de posibles plagas forestales, razón por la que destinamos mayores recursos para esta labor, puesto que estamos colocando énfasis en el trabajo preventivo, tal como ocurrió en este caso, donde logramos detectar de manera temprana su presencia», indicó Ramón Henríquez Raglianti, directo regional del SAG.

Agregó que «hoy, y tal y como lo indica el procedimiento del SAG para este tipo de casos, procederemos a decretar una resolución regional que declare el área donde se detectó la plaga bajo cuarentena por presencia de Sirex noctilio, incluyendo un radio de 20 kilómetros alrededor del foco, para luego inocular árboles de pino debilitados artificialmente (parcelas cebo), con el nematodo Deladenus siricidicola que esteriliza las hembras de Sirex noctilio”.


A lo anterior, Mirta Carrillo, encargada de la Unidad de Protección Agrícola y Forestal del SAG Aysén, añadió que “se evaluará la liberación de Megarhyssa nortoni, parasitoide de larvas de Sirex noctilio, puesto que éste, junto  con el anterior (Deladenus siricidicola), son específicos para controlar esta plaga y no representan ningún peligro para la población y el medio ambiente”.

Además señaló  que “el Sirex noctilio se ha extendido a varios países a nivel mundial, y se ha visto favorecido por la abundancia de árboles huésped, producto de la monoespecificidad de plantaciones extensivas, ausencia de enemigos naturales (parasitoides) y a condiciones climáticas adecuadas, causando daños considerables especialmente en plantaciones de pino radiata y a otras especies de los géneros Pinus, entre ellos, pinos contorta, pinos ponderosa y pino silvestre, Larix, Picea y Abies, todos presentes en la Región”.


Esta plaga provoca la muerte de los árboles que ataca, ocasionando pérdidas significativas, que implican la disminución de la productividad y la restricción del mercado de exportación de madera verde.

Actualmente, esta plaga se encuentra desde la región del Bíobío a la provincia de Palena, región de los Lagos y desde enero de 2012 se encuentra presente en Aysén.

SANIDAD FORESTAL

La vigilancia fitosanitaria del recurso forestal de Chile está a cargo del SAG  (división protección agrícola y forestal/subdepto. vigilancia y control oficial forestal) para proteger, mantener o mejorar la condición de  plantaciones comerciales, cortinas cortavientos, bosques de protección, arbolado urbano y árboles aislados.

Esta labor se realiza  través de diferentes técnicas: prospecciones forestales, instalación de parcelas cebo y trampas de embudo, se suma a esto, la labor realizada en los controles fronterizos a través de la intercepción de productos infestados y/o contaminados.

Una vez que se produce la detección de una plaga cuarentenaria, el SAG declara el control oficial de esta mediante una resolución publicada en el diario oficial, señalando las medidas fitosanitarias obligatorias que se deben aplicar para lograr la contención y/o supresión, tal como ha ocurrido en las regiones octava, novena y décima.

Publicado por Bárbara Antiman M. / Fuente: SAG Aysén

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *