Estas son las celebraciones más insólitas en Año Nuevo

Pese a una crisis global económica en ciernes, nadie parece estar dispuesto a dejar de celebrar el Año Nuevo con fiestas, comidas especiales y extravagancias.

Así es. Nadie quiere perderse por ningún motivo la celebración del Año Nuevo, eso significa fiestas, comidas especiales y las celebraciones más insólitas, según el origen de sus culturas y países de origen.


En el Brasil y en Australia, por ejemplo, las personas acuden a las playas para cumplir con una suerte de rito de purificación de índole pagano, y se meten en las aguas, pidiendo alcanzar fortuna en el nuevo año que se inicia.


En Rusia: La Navidad como fiesta cristiana no se celebra de forma oficial, en cambio “La fiesta de fin de año” es el acontecimiento más esperado del año para los rusos durante el día 1 y 2 del año se celebran fiestas y se hacen regalos entre amigos y familiares. El regalo es una costumbre muy arraigada en Rusia.

En Rumania: Las muchachas casaderas que aún no tiene pareja, se dirigen hacia un pozo, encienden una vela y miran hacia abajo. Se dice el reflejo de la vela dibujará en las aguas profundas del pozo la cara de su futuro esposo.la tradición de fin de año que tiene lugar en Rumania.

En Italia: en la «Noche Vieja» de Italia las lentejas son las protagonistas para atraer abundancia en el año nuevo. Regalar lencería roja y arrojar trastos viejos por las ventanas como símbolo de un pasado finito son también costumbres del fin de año en itálico.

En Escocia: Herederos de un aguerrido linaje, los escoceses tienen furibundas manías hasta para celebrar. En año nuevo, su afición preferida es el Hogmanay, una fiesta brava que opaca a la delicada Navidad. El procedimiento es sencillo: se busca barril de madera, se le prende fuego y se lo pone a rodar por las calles. Según dicen, es para permitir el paso del nuevo año. Además, luego de la medianoche, los habitantes de Escocia esperan ansiosos a la primera persona que ingrese al hogar. ¿Para qué?. Resulta que los rasgos de el individuo determinan el curso de los días futuros. Un moreno pintón y bien plantado es símbolo de buenos augurios. Pero una mujer pálida traerá mala suerte durante todo el año entrante.

En EEUU: Nueva York es el verdadero centro del espectáculo para recibir el Año Nuevo, cuando cerca de un millón de personas se congreguen en el famoso Times Square para ver cómo baja la famosa bola de cristal  que marca el inicio del nuevo tiempo.

Políticos, personajes de la cultura universal y artistas participan de un show que es seguido por millones de personas a través de una transmisión televisiva en vivo.

En la mesa de los estadounidenses no podrá faltar el tradicional pavo relleno, las frutas secas y las tortas típicas de fin de año.

En Brasil: Un espectáculo aparte lo ofrece la playa de Copabana dnde millones de cariocas y turistas de todo el mundo se reúnen a presenciar lo que resulta un espectáculo magnífico.

Tan singular evento es siempre acompañado por más de una decena de cruceros y cerca de 200 yates y barcos, que suelen posicionarse frente a la playa iluminando el horizonte en la noche del 31. Mientras las luces de los barcos iluminan la playa, hombre y mujeres vestidos de blanco arrojan ofrendas de flores a las aguas.

“Las filhas do santo” sacerdotisas africanas encienden velas y lanzan al mar pequeños barquitos llenos de flores y regalos para que las olas se lo lleven, si es así se considera un buen presagio.

En Argentina: Entre grupos de jóvenes y amigos compiten por crear el mejor muñeco con trapos, papel de periódico, armazón de hierro y madera. Crean el mejor muñeco, el más grande y vistoso para luego quemarlo. Es como un rito de purificación para celebrar el año que se agota, y se quema con todo lo malo.Esta tradición se ha ido haciendo cada día más popular en Argentina, se acompaña con fuegos artificiales , tracas y cohetes expresión de la alegría por el nuevo año.

En México: Además del tradicional abrazo de las 12:00, la gente realiza ritos que van desde comer uvas, colocarse ropa interior roja o amarilla, salir de la casa a la calle varias veces con maletas, hasta barrer la casa justo a las 12 campanadas y prenderle fuego a la escoba, para que así se vayan las malas vibras. Todo con el propósito de atraer cosas buenas y mejores para el año que está por venir.

No es raro encontrar en la mesa de una familia mexicana, dentro del menú del 31 de diciembre, lentejas y un arreglo de espigas al centro.

¿Y tú, qué harás esta noche de 31 de diciembre?


Fuente: EPD Noticias / Agencias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *