#EPDNoticiasOpinión

Miércoles 9 de noviembre 2011: Columna de Jorge Díaz Guzmán

Escenarios y vínculos

Por Jorge Díaz Guzmán
jdiazguzman@elpatagondomingo.cl

Los escenarios políticos y sociales, se definen como  la descripción de una situación, a partir de la cual, se pueden prever secuencia de sucesos y consecuencias que pueden afectar a diversos actores de uno o más grupos sociales. Este pareciera ser el dilema que enfrenta la política chilena. Sin duda que el cuestionamiento social, que se hace de la actividad política, está vinculado al escenario que se pretende construir y ahora al escenario que construyen otros actores, con los cuales la clase política, no tiene vínculos orgánicos y por tanto no puede influir en ellos.

Esta pérdida de control social, que afecta a  la clase política, la tiene sin una brújula que le permita vislumbrar con cierta certeza alguna situación futura. Es por eso que las encuestas son un instrumento mucho más relevante que en otros tiempos. Esta herramienta que surge más bien del ámbito comercial, para explorar mercados y conductas de consumo, hoy son el referente de nuestra clase política y en función de ella reacciona, actúa y toma decisiones.

Por estos días el incremento de los indicadores de la delincuencia en Chile, tiene en un debate no muy ortodoxo entre el Poder Ejecutivo y Judicial, entre las policías y el Ministerio Público, todos quienes tienen algo que decir al respecto. El Gobierno intenta justificar con los más variados argumentos el fenómeno delictual, el más original, es el que los estudiantes movilizados, demandan un mayor contingente para controlar sus manifestaciones, lo que impediría  una mayor cobertura en el control de la delincuencia y el más atrevido es el que los jueces y fiscales no están haciendo bien la pega.

Más allá de quien tiene la culpa, lo que demanda la ciudadanía es un mayor control por parte de quien debe  garantizar la seguridad de los  ciudadanos, y en el ojo de la critica, sin duda, quien debe pagar los costos es el gobierno en su conjunto y el Ministro del Interior en particular.

Luego de casi 20 meses de gestión de la actual administración, el escenario sin duda  no es el mejor para la coalición gobernante.  La crisis educacional; la dificultad para llegar a acuerdo en torno a la Ley de Presupuesto para el próximo año; los conflictos al interior de Renovación Nacional y la UDI, producidos en parte debido a los procesos eleccionarios internos que ambos enfrentan; y, la baja popularidad en las encuestas, muestran un escenario nada propicio para terminar 2011 y por lo mismo hace que los equipos de gestión se vean cuestionados, no sólo por la ciudadanía, sino que también por los propios actores que pretenden modificar los escenarios negativos a la vista.

El caso más evidente de este verdadero síndrome de nuestra clase dirigente, es el que afecta al ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, fue presentado como el sucesor del actual mandatario, sin embargo, a casi 2 años, no sólo es cuestionado como jefe de gabinete, sino que también perdió las posibilidades  de convertirse en una carta electoral futura.

De lunes a viernes, de 14 a 15 horas, por www.radioventisqueros.cl/radio_online.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *