Lunes 27 de octubre 2011: Columna de Jorge Díaz Guzmán

Sin cordura democrática, sin impronta republicana

Por Jorge Díaz Guzmán
jdiazguzman@elpatagondomingo.cl

“Hay que estar a las alturas de las circunstancias”, es la frase que se está usando por estos días en nuestra clase política, que no obstante tener la historia del quiebre institucional, pisándoles los talones, suelen tener conductas propias de adolescentes rebeldes.

Cuando el Presidente de la República dice que “en 20 días se ha hecho más que en 20 años”, cuando otros señalan que en «La Moneda están los golpistas”, cuando un ministro de Justicia le dice a los jueces que no están cumpliendo con lo que el gobierno quiere y por lo tanto no los ascenderá en su carrera judicial, o cuando el ministro de Educación señala que el presidente del Senado no está a las alturas de la circunstancias, porque no llamó a las fuerzas especiales de Carabineros para desalojar una dependencia del ex Congreso; y cuando días anteriores, pedían la censura de la Cámara porque sí llamaron a Carabineros, pareciera que nadie está a las alturas de la circunstancias.

Nuestra clase dirigente, está asumiendo una política de trincheras, usando cada uno de los poderes del Estado para denostar al que piensa distinto, sin establecer un debate respecto del porque no comparte los principios de su  adversario político. El Ejecutivo emplaza al poder Legislativo y Judicial, y lo propio hacen quienes se sienten emplazados.

Los ciudadanos, que están en medio del fuego cruzado que las instituciones del Estado se lanzan, quedan sin conducción y al margen del debate e implementan el propio, basado en la crítica y en sanción social a todos quienes ejercen el poder.

En los últimos meses la aprobación del Ejecutivo, representado en el Presidente de la República, bajó del 52% que obtuvo en las elecciones, al 28 %. Es decir, el 50 % de sus adherentes no aprueba como está asumiendo las demandas ciudadanas. El Congreso de la República tiene un 11% de reconocimiento público, más del 80 % de los ciudadanos desaprueba su trabajo legislativo. Los partidos políticos no cuentan con la confianza de los electores y sólo tienen un 7% de adhesión; el Poder Judicial tiene un 82% de reprobación, respecto de cómo administran justicia; Carabineros por su parte, una de las instituciones mejor evaluadas hasta hace 2 años, tiene menos del 50 % de aprobación de los ciudadanos e instituciones como la Iglesia Católica, baja más de un 40 % su liderazgo moral.

La pregunta que cabe, es ¿a que se debe este deterioro de la confianza ciudadana en las instituciones que rigen la vida social del país? ¿Cómo toda una estructura de poder cae en la sospecha ciudadana, en la desconfianza y en el rechazo, en función de lo que la gente espera de ellas? Y ¿hasta dónde este escenario es posible de mantener y cómo se sale de este estado de desconfianza?

Son preguntas, que deberían hacerse y responder nuestros dirigentes. No es posible que tengamos diputados acusados de maltrato a carabineros en el mismísimo Congreso y que en paralelo se esté discutiendo la censura de  la mesas de las 2 Cámaras, mientras el presidente de la Corte Suprema acusa al gobierno de «intimidación» y que  diputados de la UDI señalen que los jueces son “cómplices de querer quebrar la institucionalidad” y no pase nada, que quien gobierna el país, mire para el lado, que los dirigentes políticos sean parte del problema  y no se escuchen voces,  que llamen a la cordura democrática y republicana, esa que tanto costó recuperar.

De lunes a viernes, de 14 a 15 horas, por www.radioventisqueros.cl/radio_online.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *