Jueves 13 de octubre 2011: Columna de Jorge Díaz Guzmán

¿En qué confiamos?

Por Jorge Díaz Guzmán
jdiazguzman@elpatagondomingo.cl

La estrategia del gobierno para que la opinión pública se defina, entre quienes están con los desordenes que se derivan de las movilizaciones sociales o con las medidas que el gobierno toma para evitarlas, está generando una polarización de las posiciones que terminará obligando a los ciudadanos a tomar una posición partidista, respecto de como se enfrenta un problema, que más que político, a mi juicio tiene connotaciones éticas.

Luego que el sector más duro de la Alianza, que se expresó a través de las reacciones del alcalde Cristián Labbé, quien advirtió al Presidente, que su baja adhesión estaba vinculada a su mano blanda y que reiteró la dirección política de la UDI en su acto de aniversario, vino el endurecimiento de las posiciones desde el gobierno.  Primeo no evitando el quiebre de la mesa de dialogo con los estudiantes, luego con un conjunto de normas e indicaciones para endurecer las sanciones para quienes cometen desmanes o participan en tomas de colegios y universidades y junto con esas medidas, parlamentarios de la Alianza endurecieron el lenguaje en el Congreso.

En este escenario creado artificialmente está generando más problemas que beneficios al gobierno, por una parte no hay consenso en la estrategia en las propias filas del oficialismo y por otra está conflictuando las relaciones políticas, más allá de lo razonable, en torno a la discusión de la ley de presupuesto.

La discusión, el debate y la confrontación de ideas en una sociedad democrática es algo natural y enriquece a la sociedad en su conjunto, pero cuando ésta se basa en la intolerancia, respecto de cómo piensa el otro, el debate no tiene sentido y en la mayoría de las veces termina en que cada uno se refugie en sus propias trincheras.

La opinión pública requiere de señales claras de parte de quienes están en las instancias de poder y lo que exigen de ellas es, consecuencia y sentido ético en su actuar y cuando esto no es percibido adecuadamente por los ciudadanos, ésta lo sanciona. Así queda de manifiesto en la reciente encuesta de la Universidad Diego Portales (UDP), que mide la confianza que la gente tiene respecto de sus instituciones. Los resultados son más que elocuentes, entre las 12 instituciones medidas, es la clase política la queda al final de  lista con un 7 % de confianza ciudadana, el Congreso, donde hoy está centrada la discusión de los grandes temas que le interesan a los ciudadanos, refleja sólo un 11% de confianza, en tanto el gobierno no supera el 21 %. Así las cosas, la gente cuando requiere ser interpretada y no encuentra esa respuesta, opta por la movilización y la indignación callejera.

Por eso no llama la atención, que entre las instituciones mejor evaluadas por la opinión pública nacional, según la encuesta de la UDP esté la Radio, ese medio de comunicación es el más valorado por la ciudadanía con el 56 % de confianza, le sigue con un 47 % Carabineros y más abajo con un 24 % la Iglesia católica.

La ciudadanía deposita su confianza en quienes están más cerca de sus aspiraciones y se aleja de aquellos que no  van en esa dirección. Claramente, la gente percibe que nuestra clase gobernante, las grandes empresas y en general las estructuras de poder ya no representan a las grandes mayorías.

De lunes a viernes, de 14 a 15 horas, por www.radioventisqueros.cl/radio_online.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *