Martes 11 de octubre 2011: Columna de Jorge Díaz Guzmán

Una Presupuesto sin eufemismos

Por Jorge Díaz Guzmán
jdiazguzman@elpatagondomingo.cl

Este martes se dio a conocer en la Cámara de Diputados el proyecto de Ley que da el marco del presupuesto de la nación para el año 2012. Esta vez la propuesta que hace el Ejecutivo al Congreso Nacional está atravesada por al menos 3 variables. La primera, el conflicto estudiantil, la segunda, la propuesta hecha nada menos que por el  Fondo Monetario Internacional, que sugiere aumentar los tributos para responder a las demandas sociales de la ciudadanía y la tercera es el clima político existente, donde las posiciones se polarizan, luego que el gobierno bajara su adhesión política, bajo en nivel de su línea de flotación. Todo esto en el marco de una eventual crisis económica global.

Para el Ejecutivo, el proceso de discusión del presupuesto será muy complejo,  además porque deberá enfrentar, incluso a senadores y diputados oficialistas, que miran más su reelección, que la lealtad al gobierno de la Alianza, y porque debe sortear al Senado, donde en la actualidad no tiene mayoría.

El conflicto estudiantil, abre a su vez otro frente, ya que mientras los estudiantes reclaman cambios estructurales en la institucionalidad, que regula la educación en Chile, el gobierno ofrece más recursos, por tanto una mesa paralela en la sede de Valparaíso, discutirá medidas políticas en medio de la discusión del presupuesto, lo que pareciera ser un nuevo error del equipo político de La Moneda. Tendrá a todos los actores, vinculando de manera directa las demandas estudiantiles con el presupuesto y este a su vez, con las propuestas de ley que envió el Ministro de educación, para mejorar la institucionalidad.

La discusión del presupuesto de la nación, necesariamente tendrá que explicar de dónde salen las platas para cada una de las partidas, eso en un panorama mundial incierto, donde los mercados y por tanto el crecimiento no aseguran un comportamiento predecible y de manera natural se incorpora el debate propuesto por el FMI, que propone una reforma tributaria, que el propio Ministro de Hacienda rechazó de plano, con el argumento que el organismo internacional puede recomendar lo que quiera, pero que Chile es un país soberano y por tanto no tiene porqué tomar en cuenta esa sugerencia. Lo curioso es que cuando el FMI, sugería bajar los impuestos, cuando sugería privatizar las empresas estatales, ahí sí el argumento del FMI era valedero. Lo que ocurre es, que hoy, con la experiencia de Estados Unidos y Europa, donde por la vía del endeudamiento financiaron el bienestar social y luego al no poder servir la deuda, generaron una crisis mundial, se recomienda que cada país haga un ajuste en su recaudación fiscal antes de implementar un beneficio social.

La última variable compleja, que deberá enfrentar el ejecutivo, para sacar adelante el presupuesto será el endurecimiento del discurso por parte del gobierno, estrategia que implementó para lograr recuperar el núcleo duro de la base de apoyo. Los proyectos de ley que endurecen las sanciones a quienes participan en las protestas y a los  que agraden a carabineros y en paralelo  la crítica al poder judicial, ha agudizado las relaciones políticas entre los parlamentarios oficialistas y de oposición, que también necesita marcar la diferencia con el gobierno, por su bajo nivel de aprobación ciudadana. En definitiva, lo que queda en evidencia que una vez más el equipo político del Gobierno, no dibuja los escenarios, sino más bien se encuentra con ellos, y casi siempre éstos le son adversos.

De lunes a viernes, de 14 a 15 horas, por www.radioventisqueros.cl/radio_online.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *