Martes 4 de octubre 2011: Columna de Jorge Díaz Guzmán

El paso de factor a actor

Por Jorge Díaz Guzmán
jdiazguzman@elpatagondomingo.cl

El fantasma de una recesión mundial comienza a tomar cuerpo, tanto es así, que el propio Presidente Piñera dio la señal a los mercados y a los agentes económicos, cambiando el foco del presupuesto enviado por él al Congreso Nacional. Llama la atención,  la facilidad con que el Ejecutivo cambia las prioridades de su propia agenda, dejando a los actores políticos y a sus partidarios, fuera de juego y no capitalizando, como debiera ser, sus propios anuncios.

El Presidente Piñera, el mismo día que hizo el anuncio del presupuesto, calificado como histórico por el primer mandatario -por la cantidad de recursos destinados a Educación-, hace el anuncio de un proyecto de Ley para penalizar a quienes participan en desmanes callejeros, tomas de establecimientos educacionales y mayores sanciones para los encapuchados, más allá de las consideraciones jurídicas que esas iniciativas tienen, el Presidente cambia nuevamente el foco del debate y su presupuesto queda en segunda línea. Además genera un debate con los diputados y senadores de todas las bancadas, en torno medidas donde no hay consenso, justo cuando requiere cohesión parlamentaria en torno a la Ley de presupuesto.

Ayer en medio de la polémica entre el Ministro de Hacienda, y el de Economía, que tienen posturas contrapuestas en materia tributaria y respecto del Impuesto Específico a los Combustibles, el Presidente  genera pánico en los agentes económicos nacionales, señalando que el país no está blindado para enfrentar una eventual crisis económica global. Anuncio, que por lo demás, se contradice con los diagnósticos de otros economistas de la centro derecha.

El complejo escenario político que enfrenta el gobierno, ahora se cruza con el oscuro panorama económico que, reconoce el Presidente Piñera y califica de incierto, el presidente del Banco Central, al compararlo con un auto sin luz al interior de un túnel.

¿En que se basa este pesimismo de nuestras autoridades nacionales para anunciarnos que la economía del país se verá afectada por una crisis internacional? ¿Cuáles serán las consecuencias reales en la vida de los ciudadanos comunes y corrientes? Sólo en las señales de la crisis europea y estadounidense, pero sin diagnósticos claros y concretos, por eso, la gente común, los consumidores al no tener claridad del panorama financiero, lo que hace es inhibir su gasto, el consumo y el endeudamiento. Los inversionistas, por su parte, cuando perciben volatilidad  o derechamente fragilidad en el sistema financiero, lo que buscan,  es un refugio seguro para sus capitales y eso genera diversas consecuencias, las más, negativas en las relaciones económicas de un país pequeño como el nuestro.

En todo este panorama de complejas ecuaciones macroeconómicas, se evidencia que los pronósticos carecen de certezas, porque a mi juicio, los ciudadanos, la gente común se ha transformado en una variable impredecible, ya no es un factor en los guarismo financieros como antaño,  sino que ahora es un actor, es decir, puede modificar escenarios, así lo están demostrando en la Eurozona y en los EEUU.

Por ahora, las primeras consecuencias políticas es que los ciudadanos, exige un mayor rol del Estado que del mercado y para ello, en cada coyuntura electoral, están optando por sistemas más cercanos a esa visión política, así se ve en Francia, Dinamarca y Noruega… En nuestro continente, hasta ahora Colombia y Chile son la excepción…

De lunes a viernes, de 14 a 15 horas, por www.radioventisqueros.cl/radio_online.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *