Miércoles 14 de septiembre 2011: Columna de Jorge Díaz G.

Cambiemos el fusible….

Por Jorge Díaz Guzmán
jdiazguzman@elpatagondomingo.cl

Los ciudadanos, cada vez, adquieren mayor protagonismo en el debate de las imperfecciones que tiene el actual modelo económico y político de nuestro país. Las manifestaciones callejeras que  han surgido con el movimiento estudiantil, respecto de la política ambiental, la distribución del ingreso y los cuestionamientos a la calidad de nuestra democracia, son temas que están en el debate público, sin embargo, se percibe que la discusión no tiene «correlato orgánico» con los partidos de prácticamente todo el espectro político nacional.

El gobierno, atravesado por la coyuntura, que siempre «copa» la agenda mediática, no logra socializar la propia, no alcanza  a inducir el debate en torno a su «hoja de ruta» y se ve obligado a desviar sus esfuerzos en responder en función de la contingencia del día o la semana. Por su parte, los partidos que sustentan la actual administración, no logran unificar su discurso, ni sintonizar con las propuestas que surgen desde La Moneda, al revés, la mayoría de las veces, el fusible disidente salta desde los partidos de la Alianza, las diferencias respecto de los temas económicos, valóricos y políticos se evidencian cada vez que el Presidente se ‘sale del libreto’ trazado en la campaña, y que llevó a Sebastián Piñera a ocupar el sillón de O’Higgins.

La ciudadanía no hace distingos en su interpelación hacia las  estructuras de poder, entonces las élites se refugian en sus propios argumentos, sin establecer un dialogo con los ciudadanos. Una muestra de esta «asintonía», es la conducta de los integrantes del Congreso, los que intentan recoger las demandas ciudadanas sin tener las atribuciones para generar instrumentos legislativos que la gente reclama. Nuestros parlamentarios no pueden autogenerar iniciativas en materias donde se requieren recursos del Estado y por lo tanto se quedan en el discurso y la retórica.

La oposición política y parlamentaria, tampoco logran generar los lazos con la base social, sus intentos, la mayoría de las veces, provoca rechazo y «cuando van por lana salen trasquilados». Este divorcio, que se viene evidenciando desde hace un tiempo entre las fuerzas políticas y la ciudadanía, se explicaría por el sentimiento de ilegitimidad que se percibe, por el cuestionamiento que hoy se hace al sistema de generación de los cargos de elección popular. Al final del día, pareciera que todos los actores sociales y políticos, están de acuerdo en que se requiere una mejora sustantiva de la institucionalidad política, sin duda, terminó un ciclo importante de nuestra democracia, que requiere ser perfeccionada.

De lunes a viernes, de 14 a 15 horas, por www.radioventisqueros.cl/radio_online.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *