ENTREVISTA EPD: Habla Oficial de Carabineros dado de baja por muerte de Manuel Gutiérrez Reinoso

Mayor Roberto Contreras y el disparo que mató al joven de 16 años:

“Pasamos de ser investigadores a víctimas”

El oficial habló con EPD NOTICIAS y detalló paso a paso la intensas diligencias que desde las primeras horas realizaron para llegar a la verdad, pese a que el sargento Millacura negó en 2 oportunidades que había disparado la noche en que murió un joven de 16 años y que la jefatura no dispuso investigación alguna.

Por Claudio Díaz Peña
cdiaz@elpatagondomingo.cl
©2011 Todos los Derechos Reservados El Patagón Domingo Ltda.

La madrugada del jueves 25 de agosto pasado no sólo selló el destino del joven de 16 años Manuel Gutiérrez Reinoso, quien falleció en Macul al ser impactado por una bala de la subametralladora UZI del sargento segundo Miguel Millacura, sino que también la de sus jefes policiales directos, el subcomisario y el comisario de la 43 Comisaría de Peñalolén, el capitán Carlos Castillo Ahumada y el mayor Roberto Contreras Silva.

Ambos oficiales fueron dados de baja, por su responsabilidad del mando y tras el incidente el propio General Director de Carabineros, Eduardo Gordon, renunció a su cargo.

“La situación del capitán Carlos Castillo y la mía, es una situación administrativa que se llama separación de servicio, seguimos siendo oficiales en servicio activo, solamente que no vamos a desempeñar nuestro trabajo a las unidades, pero estamos en servicio activo para todos los efectos reglamentarios legales”, aclara el mayor Contreras.

“Nosotros le hacemos la consulta obvia, que es si acaso este ataque artero que había sufrido en la noche, ellos habían utilizado su armamento. Bueno la oficial nos responde que no”

¿Mayor, desde su visión y desde la del hasta entonces subcomisario Carlos Castillo, qué pasó esa madrugada del 25 de agosto?

Ese día, aproximadamente a las 20 horas, el capitán Castillo y yo, más un dispositivo de la subcomisaría de Carabineros de Peñalolén, de la cual era jefe Carlos Castillo y otro contingente de la 43 Comisaría de Peñalolén, de la cual yo soy el jefe, nos encontrábamos en un sector que es la Avenida Grecia con Tobalaba, donde estábamos efectuando servicio de orden público, por cuanto había mucha violencia, barricadas, lanzamiento de piedras, inclusive disparos.

A todo esto, había otro contingente que estaba a cargo de una señorita subteniente (Claudia Iglesias) que se encontraba más menos a unas 18, 20 cuadras de distancia, muy cerca de la avenida Américo Vespucio.

Los desordenes empiezan más menos a las 21 horas, de ese día jueves, y se prolongan –los desordenes más graves me refiero yo, incluso con disparos- hasta las 12.30 de la noche. En ese intertanto nosotros tenemos comunicación radial con todos los dispositivos, con todos los equipos que están operando y entre ellos, nos enteramos que en el sector de Américo Vespucio con Avenida El Valle, donde fue la situación fatídica que lamentamos de todo corazón, se hizo uso de arma de fuego por parte de los manifestantes, por decirlo de alguna manera los “delincuentes” en este caso, contra los carabineros.

¿Ustedes como oficiales también salieron a la calle?

– Una vez que ya está más tranquilo, el capitán Castillo y yo empezamos a efectuar un patrullaje extensivo por cada uno de los puntos de cada una de nuestra comuna en donde se gestaron los problemas más graves, con la finalidad de poder entrevistar a los carabineros, ver si había sufrido algún tipo de lesión, con qué daño habían resultado sus equipos o los vehículos policiales, hasta llegar al sector de Américo Vespucio con El Valle. En ese lugar nos entrevistamos, a eso de la 12.30 de la noche, tal vez un poco antes de la una de la madrugada, con la oficial que estaba a cargo, más unos dispositivos que habían operado en el lugar.

La oficial se presenta con el mayor que les habla y el capitán Castillo y, manifestando no tener novedades, eso sí, nos hace presente que hay algunas situaciones graves que se habrían gestado, específicamente lanzamiento de bombas molotov y disparos con escopetas “hechizas”, según lo que ellos pudieron apreciar a la distancia, y disparos con armas cortas, revolver y pistola.

Nosotros le hacemos la consulta obvia, que es si acaso este ataque artero que había sufrido en la noche, ellos habían utilizado su armamento. Bueno la oficial nos responde que no.

De regreso en el cuartel, hicieron la evaluación y tienen la versión de la subteniente Claudia Iglesias, al conversar nuevamente con el personal, ¿tienen algún atisbo de que algún funcionario había hecho uso de su arma de servicio,  y cómo surge la nueva versión con el sargento Millacura disparando “al aire”?

Aproximadamente a las 12.30 de la noche, de parte de una comisaría limítrofe, que es la Comisaría de Macul, dieron comunicado radial de que había ingresado fallecido una persona de sexo masculino a la Posta 4, que queda en el sector de Ñuñoa. Según las versiones que se manejaban por el sector de la comisaría de Macul, esta persona estaría vinculada talvez a desordenes y alteraciones al orden público, en el sector de Américo Vespucio.

Ya con estos antecedentes y apareciendo otros por medio radial, algunos comunicados que decían que supuestamente habían visto algunos dispositivos policiales cerca del lugar donde falleció esta persona y más específicamente que los Carabineros habrían disparado, y no teniendo antecedentes más que esas primeras versiones es que se procede a citar a todos los carabineros, específicamente 28 carabineros, entre ellos 2 oficiales, los citamos a la Subcomisaría de Peñalolén. Es un procedimiento de rutina y de rigor que se hace bajo estas situaciones, son procedimientos administrativos.

¿Entre ese personal estaba el sargento segundo Millacura?

– Efectivamente estaba Millacura, estaba la subteniente Iglesias y el resto de los carabineros que estaban operando en al menos 4 dispositivos en el lugar.

Dentro del protocolo los hacemos pasar, el capitán Castillo, yo en una sala y empezamos a hacer pasar uno por uno a los oficiales y suboficiales involucrados. La pregunta que se le hace a cada uno de ellos, en una conversación que tiene que haber durado por cada uno de ellos unos 5 minutos, es que nos cuenten más o menos la versión de los hechos, que vieron y puntualmente si ellos habría hecho uso de su arma de fuego en el lugar, como así mismo si vieron a algún otro carabinero que haya disparado, haciendo uso de su arma de fuego, la respuesta categórica de estos 28 oficiales y suboficiales, es que no, que no hay uso de armas de fuego por parte de Carabineros, es algo categórico. Nosotros nos basamos en cánones y elementos de doctrinas, de valores y de moral…

“Le pido (a Millacura) que sea transparente, que sea claro en sus dichos, y el sargento vuelve por segunda vez ese día a negar el haber hecho uso de la UZI. Posteriormente, dando cuenta nosotros que el sargento no nos iba a entregar mayor información, 10 minutos después citamos a la subteniente Iglesias, y ella ante algunas consultas que le hiciéramos y ante la situación que ya teníamos el informe que había una UZI, es que la subteniente termina por quebrarse frente a nosotros, y entrega la versión que dice: ‘efectivamente mi capitán, efectivamente mi mayor, el sargento bajó con la UZI el día del procedimiento, efectuó a lo menos 2 disparos, 3 disparos”.

CADENA DE CUSTODIA

Al hablar con Millacura, usted le cree la versión sin cuestionamientos…

– Claro, por supuesto, tengo que tener una relación franca con mi gente, y bajo una relación de confianza y de veracidad…

Alguna otra cosa anómala, alguna otra cosa que decir? No, mi mayor, no mi capitán’… y así fue la prueba, la conversación.

Además de eso, como una manera preventiva nosotros -sin saber aún que la bala había salido del arma del sargento, según las investigaciones- es que retiramos las armas que se encontraban a disposición de ellos, las rotulamos y las dejamos embaladas como una especie de cadena de custodia, para poder tenerlas en condiciones de ser periciadas, si el día de mañana había algún tipo de complicación o situación legal. Bueno respecto a eso, (el personal de la 43 Comisaría) son categóricos en decir que no hay ningún tipo de uso de arma de fuego. Eso fue categórico de parte de cada uno de ellos.

¿Y cuándo se produce el quiebre, cuándo se logra dilucidar lo que estaba ocurriendo realmente?

– Efectivamente, el general Gallardo sale dando una entrevista en los medios de comunicación nacional el viernes al mediodía, en donde dice que no hay uso de arma de fuego, que no hay investigación, por cuanto se desacredita lo anterior. La información en la que se basa el general Gajardo, es la que le damos los propios comisarios después de esta entrevista, la que se hizo con los carabineros de la 43 Comisaría Peñalolén y la 46 Comisaría de Macul, ya que se trató de un lugar limítrofe, y en base a esta entrevista es que el general da esa versión.

Ahora por qué no se hace una investigación administrativa, pese que había un halo de misterio, un halo de duda, eso ya es resorte de la jefatura.

Nosotros, no obstante con Carlos Castillo, seguimos de mutuo propio, haciendo algunas diligencias, por cuanto pensamos que las instancias no están agotadas y llegamos al día lunes recién pasado, a eso de las 8, 8 un cuarto de la mañana -y revisando todos los antecedentes, las constancias dejadas en los libros- vemos que en la salida, la entrega de armamento que se hace el día de los hechos, el sargento Millacura había sacado de la sala de armas una subametralladora UZI, cosa que no nos comunicó ni nos informó como una novedad el día que nosotros le preguntamos.

Citamos al sargento por tercera vez, y le decimos, oiga Millacura la subteniente ya reconoció que usted disparó y ahí nos dice: efectivamente mi mayor, yo mentí, tenia mucho temor, disparé 2 veces, la munición que utilicé la repuse por algunas municiones que yo tenía de forma particular, para una vez entregado el cargo no se notara que faltaban 2 tiros, y además yo antes de entregar mi servicio ese día, le hice aseo al armamento para borrar algún tipo de vestigio de que había sido utilizado.

¿Qué medida toman junto al capitán Castillo entonces?

– Con esta información que hay una UZI, que no había sido pesquisada, que no había sido informada, declarada por parte del sargento, es que el capitán Castillo habla con él. Le pregunta qué pasó, por qué sacó ese armamento, el sargento Millacura señala que se le había olvidado, algunas respuestas sin mayores fundamentos, que no sabía, que pensó que solamente estábamos controlando armas menores, como pistola y revólveres, y no el armamento mayor como una ametralladora UZI. Le niega nuevamente haber hecho uso de esta arma.

Posteriormente, yo le digo a Castillo, que venga el sargento. Me entrevisto yo con él (Millacura), le pido que sea transparente, que sea claro en sus dichos, y el sargento vuelve por segunda vez ese día a negar el haber hecho uso de la UZI. Posteriormente, dando cuenta nosotros que el sargento no nos iba a entregar mayor información, 10 minutos después citamos a la subteniente Iglesias, y ella ante algunas consultas que le hiciéramos y ante la situación que ya teníamos el informe que había una UZI, es que la subteniente termina por quebrarse frente a nosotros, y entrega la versión que dice: ‘efectivamente mi capitán, efectivamente mi mayor, el sargento bajó con la UZI el día del procedimiento, efectuó a lo menos 2 disparos, 3 disparos”.

¿Ustedes al saber esa declaración del la subteniente la informaron inmediatamente a la superioridad de Carabineros?

Por supuesto, el lunes en cuanto tenemos estos antecedentes.

Aún no teníamos la versión del sargento, ya que lo negó dos veces, pero una vez teniendo la versión de la subteniente, que se quiebra y termina por confesar esta situación, rompe el silencio que tenía, esta falsa lealtad que tenía con el sargento.

Citamos al sargento por tercera vez, y le decimos, oiga Millacura la subteniente ya reconoció que usted disparó y ahí nos dice: efectivamente mi mayor, yo mentí, tenia mucho temor, disparé 2 veces, la munición que utilicé la repuse por algunas municiones que yo tenía de forma particular, para una vez entregado el cargo no se notara que faltaban 2 tiros, y además yo antes de entregar mi servicio ese día, le hice aseo al armamento para borrar algún tipo de vestigio de que había sido utilizado.

Ya con estos antecedentes, dándonos cuenta que había una serie de irregularidades que tal vez revestía algún tipo de delito y faltas graves a la disciplina, es que nosotros en no más allá de 5 minutos, tomamos los antecedentes, vemos las cosas puntuales e informamos, en caso mío personalmente como comisario al prefecto de la prefectura Cordillera vía telefónica, quien en no menos de media hora, viendo la gravedad de los hechos, se constituyó en la Comisaría.

IMPOTENCIA COMO VICTIMAS

Mayor ¿qué siente hoy cuando se habla de “encubrimiento policial” sobre este hecho, siendo que usted como mayor y comisario, junto al subcomisario, el capitán Carlos Castillo se esmeraron, indagaron, más allá incluso de lo que tal vez podría ser el protocolo normal y lograron dar con la versión al revisar los antecedentes e interrogar a la subteniente y el sargento segundo Millacura?. Porque hoy están dados de baja y pareciera que ustedes son los responsables, siendo que siguiendo un protocolo normal, o haciendo ‘vista gorda’ probablemente no hubiera pasado nada y no se sabría nada o muy poco de quien fue el responsable de la muerte del joven muerto en Macul…

Yo hablo por mí y también por el capitán Castillo, quien está muy afectado por esta situación. Sentimos un poco de impotencia, porque la investigación pese a que no fue ordenada por la jefatura nuestra, nosotros empezamos una investigación, una serie de diligencias investigativas por decirlo de alguna manera y de acopio de antecedentes, que nace de mutuo propio. Nosotros somos con el capitán Castillo, quienes empezamos a indagar estas cosas, por cuanto si nosotros no hubiésemos seguido estas líneas investigativas, hasta el día lunes que se supo toda esta verdad, tal vez, con el transcurso de los meses se hubiera sabido todo, por la parte de los judicial, tribunales, pero no con la rapidez que se hizo ahora.

Es una impotencia porque nosotros iniciamos la investigación, arribamos a estos claros, determinamos la verdad, contamos con la confesión de las 2 personas, el sargento y la subteniente   que dieron su confesión ante nosotros y con este cúmulo de antecedentes y con una visión clara de los hechos que le costaron la vida  al joven Gutiérrez, es que nosotros informamos

Una vez que nosotros informamos tenemos la mayor tranquilidad del mundo. Yo le digo “que bueno Carlos que arribamos a esto, lástima que haya sido un carabinero el que hizo uso de su arma de fuego, que pena que fue de esta manera, pero por lo menos ya tenemos esta información”.

Y obviamente de la manera mas transparenta se la informamos de inmediato al coronel. Ahora que se tome esta medida creo que es un poco apresurada e injusta a modo de vista de nosotros 2.

En definitiva, Mayor, ¿usted y el capitán Castillo, se sienten en alguna medida responsables de la muerte de Manuel Gutiérrez Reinoso…?

– Por supuesto que no. Es más, una información que no se da a la prensa es que ese día habían 2 tipos de operativos en el sector de Peñalolén.

Uno eran carabineros con tenida antidisturbios, con gases lacrimógenos para poder ser utilizados, que estaban operando en estos focos de conflictos, donde habían barricadas, fogatas.

Y el otro servicio, era el servicio normal de Plan Cuadrante, vale decir, el carabinero que atiende a la comunidad. Pues bien, la subteniente (Iglesias) ese día estaba abocada a lo que era el orden público, a las barricadas, los desordenes. Pero lo que no sabe mucha gente es que el sargento Millacura estaba al servicio del Plan Cuadrante.

El capitán Castillo, el día jueves a las 19 horas, le dio órdenes claras y precisas, de manera directa, al sargento de su patrulla, que todo aquel carabinero que no fuera de orden público, control de orden público, ir a estas situaciones de confrontación con los manifestantes, sino que fuera de Plan Cuadrante, no tenía porque ir a meterse para allá.

El sargento recibió una orden el día jueves de parte del Capitán Castillo, que no fuera a intervenir a los lugares donde hubiera desordenes públicos o desmanes, por cuanto su misión precisa, una orden verbal y directa que recibió, era solamente proceder en procedimientos de comun ocurrencia, de tránsito el llamado 133 y lo que hacemos día a día.

¿Al margen de la investigación judicial, que esperan ustedes ahora de la institución

– Lo que esperamos es que se reconozca, primero, que nosotros tenemos ningun tipo de responsabilidad administrativa. Obviamente, la responsabilidad jurídica aquí no existe, por cuanto nosotros no estábamos en el lugar de los hechos, estábamos a por lo menos 20 cuadras.

Nosotros instigamos, indagamos de mutuo propio, hasta llegar a la verdad y gracias a esa investigación es que hoy se sabe lo que se conoce

¿Esperan ser reintegrados a las filas de Carabineros?

– En mi caso, me siento un poco dolido, por cuanto después de 21 años de carrera, sin mayores problemas no es la manera en la cual uno quiere irse de Carabineros.

Lo toro que tenemos que tomar en cuenta que no existen responsabilidades colectivas. Aquí, los delitos y las faltas graves que hubo tienen nombre y apellido, son personas puntuales, ¿por qué se toma esta medida colectiva? de sacar al Prefecto, al Mayor, al capitán, por el sólo hecho de ser superiores jerárquicos, yo no sé donde existe esa responsabilidad colectiva. Aquí las responsabilidades jurídicas y administrativas tienen nombre y apellido.

Por lo menos que se llegue a la verdad, se sepa que nosotros investigamos que pusimos de toda nuestra parte para que se supiera la verdad, y obviamente con ese dolor interno que tenemos, que nos vimos un poquitito azotados con este conflicto, tal vez habiendo ayudado a la investigación, siendo parte  activa en ella, pasamos de investigadores de descubridores de algo a víctimas en este caso.

©2011 Todos los Derechos Reservados El Patagón Domingo Ltda.

Un comentario en «ENTREVISTA EPD: Habla Oficial de Carabineros dado de baja por muerte de Manuel Gutiérrez Reinoso»

  • el 23 septiembre, 2011 a las 00:52
    Enlace permanente

    YO, NO CREO EN LAS VERSIONES DE ESTOS SEÑORES, PRIMERO PORQUE NO CREO QUE EL SARGENTO HAGA USO DE SU ARMA DE SERVICIO SIN UNA ORDEN DIRECTA, EN ESTE CASO DE LA SUBTENIENTE IGLESIAS, EL ABOGADO DE EL ASI LO PLANTEA, ELLOS SABEN QUE ERAN JEFES Y QUIEREN ARRANCAR DE SU RESPONSABILIDAD, NINGUN CARABINERO POR SI SOLO PUEDE ACTUAR, A MENOS QUE ESTE EN UN PELIGRO INMINENTE, QUE NO ERA EL CASO, EL COMISARIO Y EL SUBCOMISARIO SON LIDERES EN TODO SENTIDO NADA SE HACE SIN QUE ELLOS ASI LO REQUIERAN, LOS CARABINEROS LE DEBEN EL MAYOR DE LOS RESPETOS, AQUI SEGUN LO QUE DICEN ELLOS, EL CARABINERO ACTUO SOLO POR INICIATIVA, ESO QUIERE DECIR QUE NO TENIAN LA SUFICIENTE AUTORIDAD, POR ENDE TIENEN QUE SER CAMBIADOS, SEÑORES AQUI MURIO UNA PERSONA, UN JOVEN, ES DE HOMBRES RECONOCER QUE SE EQUIVOCARON EN SU MALA INVESTIGACION, Y ASUMAN…..Y SI CREEN EN DIOS OREN DE CORAZON……YO CREO EN LOS CARABINEROS AL SERVICIO DE LA GENTE, NO DE LOS QUE SE APROVECHAN DE ELLAS, CREO EN ESA LINDA INSTITUCION, PERO NO POR UNAS CUANTAS MANZANAS MALAS LE QUITAREMOS MERITOS A LOS VERDADEROS CARABINEROS ESOS QUE DAN LA VIDA POR EL PUEBLO, ESOS QUE NOS CUIDAN, DE LOS MALOS, ESOS QUE ME HICIERON ADMIRARLOS

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *