Jueves 1 de septiembre 2011: Columna de Claudio Díaz P.

No, mi Mayor…

Por Claudio Díaz Peña
cdiaz@elpatagondomingo.cl

No, mi Mayor”, al menos 3 veces escuchó esta frase el mayor Roberto Contreras, de boca del sargento segundo Miguel Millacura al consultarle por la situación vivida la madrugada del jueves 25 de agosto, tras la muerte del joven Manuel Gutiérrez Reinoso en Macul.

El suboficial Millacura,derechamente ocultó información relevante a su mando directo en la 43 Comisaría de Peñalolen, cuando el capitán de la unidad y luego el mayor le preguntaron, como se hizo con todo el personal, si la noche del jueves pasado había utilizado algún arma de fuego, o si había visto a algún funcionario que la usara en el procedimiento de esa noche.

No, Mi mayor” fue la respuesta categórica del sargento Millacura. Incluso, según la versión del propio mayor Contreras, posteriormente al detectarse que faltaba una subametralladora UZI en la comisaría y que la había utilizado el sargento Millacura, éste aseguró que no había efectuado disparo alguno: “No, mi Mayor” dijo una vez enfáticamente y sin pestañear.

El mayor Roberto Contreras –hoy dado de baja por la institución debido a la responsabilidad del mando que le compete- dice que seimpre le creyó en todo momento a su subalterno, como debe ser entre profesionales del orden y la seguridad. Pese a ello, el mayor Contreras junto al subcomisario, el capitán Carlos Castillo, continuaron cada día que pasaba con sucesivas indagaciones, Finalmente, este lunes lograron que la subteniente Claudia Iglesias, en un momento de quiebre y agobiada, confesara y reconociera que el sargento segundo Millacura sí había disparado esa noche, cuestión que el mayor y el capitán informaron al alto mando, ambos fueron desvinculados de Carabineros.

Lo mismo ocurrió con el general Sergio Ojeda, quien en base a la información que ocultó el sargento Miguel Millacura, defendió a la institución exculpándola de la muerte del joven de Macul, negándose a iniciar investigación interna y descartando por varios días cualquier participación de algún carabinero en el hecho.

Este epsiodio en Carabineros, deja en evidencia que no sólo basta la jerarquía y el mando en una institución para que ella funcione correctamente, también es necesario confiar mutuamente entre quienes la componen. De otra forma, se desgastará innecesariamente a la institución y a sus integrantes, acentuándose la gravedad de los equívocos,  y extendiendo el impacto y las negativas consecuencias de un error personal a toda una cadena de mando, cual esquirlas de una granada lanzada a mansalva. Millacura logró así no sólo invalidarse a sí mismo, sino que arrastrar con él a todos los compañeros de uniforme y superiores que pudo, dejándolos vulnerables ante un país entero, casi como que si hubiera disparado de nuevo su UZI contra ellos, pero ahora en modalidad de ráfaga.

De lunes a viernes, de 14 a 15 horas, por www.radioventisqueros.cl/radio_online.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *