Lunes 29 de agosto 2011 – Columna de Jorge Díaz G.

Lo que no dice la macroeconomía

Por Jorge Díaz Guzmán
jdiazguzman@elpatagondomingo.cl

Hace unos días, el ministro de Economía, Pablo Longueira, no se explicaba por qué los trabajadores estaban llamando a un paro nacional, cuando el país sigue creciendo a una tasa por sobre el 6%.

Es cierto, cuando se mira desde el exterior el comportamiento de nuestras finanzas públicas o cuando se revisan los indicadores macroeconómicos de los países de la OCDE, parece extraño, que en un país con los niveles de éxito económico como Chile, los trabajadores protesten en las calles reclamando contra sus empleadores y el Estado. Cuando el ministro de Economía interpela a los trabajadores, ¡sí estamos creciendo a un 6,8%!

Lo que no se dice, es que en Chile el 10% de los habitantes genera casi el 60% del PBI, entonces cuando el país crece un 6,8%, el 60 % de ese crecimiento se lo reparten sólo ese 10%, que son las familias que controlan los grupos económicos y las principales empresas del mundo financiero, del retail, la minería y la industria de los alimentos. Entonces el 40% de los chilenos, las familias conformadas por los obreros y los empleados, que tienen ingresos medios, no participan en ese crecimiento al cual hace alusión el ministro de Economía.

El reclamo, que hoy hacen los trabajadores y funcionarios del sector privado y público, en países como España, Portugal, Grecia y otros de la Eurozona, lo hacen por la misma razón. Hoy el actual modelo económico, ha transitado de manera acelerada hacia una concentración de quienes controlan gran parte de las relaciones económicas, tanto del sistema financiero, como del productivo, por tanto los beneficios se reparten cada vez entre menos actores. A eso hay que agregar que todos los bienes y servicios que demanda gran parte de la población, los regula un mercado imperfecto, donde también son unos pocos actores quienes lo controlan, por tanto la protesta, el enojo y la indignación es contra todo ese sistema, que permite una relación económica tan asimétrica.

Nuestro actual modelo, unipolar, donde no se acepta otra forma de organización de las relaciones económicas, ha generado una concentración de los recursos, a tal nivel, que la riqueza cada vez se reparte entre menos personas y, por tanto, el indicador de crecimiento es menos relevante para las grandes mayorías.

Hoy no basta con el crecimiento para garantizar el bienestar de las personas o el desarrollo armónico de los territorios. La inequidad y la desigual distribución de la riqueza es parte del modelo, ésta sólo se da por la vía de la política del ‘chorreo’, sin embargo, a la luz de los últimos acontecimientos en Europa y en Chile, se está revisando y, en buena hora, hasta adónde seguimos dejando al mercado como único encargado de asignar de recursos y hasta adónde le decimos al Estado que intervenga para, que por una parte regule el mercado imperfecto y, por otra, se haga cargo de distribuir de una manera más equitativa la riqueza.

De lunes a viernes, de 14 a 15 horas, por www.radioventisqueros.cl/radio_online.html

Un comentario en “Lunes 29 de agosto 2011 – Columna de Jorge Díaz G.

  • el 30 agosto, 2011 a las 17:31
    Permalink

    Que pasa con los 7 f millones aprx .anuales que no llegan a mi bolsillo y al de los demas compatriotas en forma individual, porque eso se dice en las noticias con el incremento del pib que nos permite entrar al ocde .jajajaja 15000 dolares por persona es mucho dinero que no llega donde realmente ha de llegar, o sea una familia debiera recibir un padre ,una madre y un hijo equivale a recibir la suma de $21.000.000 anuales y asi de esta forma se solucionan todas las dificultades de educacion , salud, trabajo ,transantiago y regiones , y existiria muchos rostros sonrientes y asi de esta manera entramos al o.c.d.e. contentos y sin campamentos, ni problemas de salud , transporte , educacion, y un sin fin de situaciones mas.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *