Jueves 25 de agosto 2011 – Columna de Jorge Díaz G.

Protestas e institucionalidad

Por Jorge Díaz Guzmán
jdiazguzman@elpatagondomingo.cl

Ya se habla de un nuevo periodo de la civilización, luego del surgimiento de diversas movilizaciones y protestas ciudadanas en el mundo. Ya no sólo para rechazar los regímenes autocráticos del algunos países de África del Norte, como lo ocurrido en Egipto, Siria y  Libia, entre otros, sino que también por el movimiento de los «Indignados», surgido en la Europa Central, que fuera interpretado con mucho éxito por Stéphane Hessen con su manifiesto Indignez Vous,  que moviliza a los ciudadanos de Grecia, España, Inglaterra y Portugal y, ahora, también en Francia.

En nuestro país, los estudiantes universitarios y secundarios, levantaron un movimiento de protestas, que también se mira con preocupación por los demás países occidentales. En este caso, se rechaza un modelo integral y se cuestiona el rol del Estado en el sistema de educación pública.

La protesta es una herramienta, que tiene un determinado grupo social para reivindicar una demanda colectiva  y  exhibir, al resto de la sociedad, una insatisfacción  mediante la congregación de masas en las calles y plazas,  seduciendo a los demás ciudadanos para que se plieguen a sus demandas, fenómeno que está ocurriendo en nuestro país y en Europa Central.

Estudios sociológicos y políticos que se han hecho, en relación a estos fenómenos, relacionan la calidad de las instituciones con la envergadura de las protestas sociales. Es así, que en los países donde el ordenamiento institucional es más sólido y estable, los grupos de presión manifiestan sus insatisfacciones a través de foros, convenciones e instancias de dialogo orgánicas, y al contrario, cuando la institucionalidad, que regula la convivencia, es menos eficaz, deslegitimada y débil, los mecanismos de participación ciudadana, tienden a ser directas y se manifiestan en protestas callejeras.

La pregunta que se hace hoy, o debiera hacerse nuestra clase gobernante, llámese Gobierno, partidos políticos, Congreso, grupos económicos y de poder, es si nuestra institucionalidad, responde o no a los desafíos que está planteando la ciudadanía de manera inorgánica y directa. Pareciera que no, que es necesario revisar un conjunto de normas que regulan la convivencia, las relaciones económicas y sociales, que respondieron adecuadamente a un periodo de nuestra historia reciente, pero que da signos de agotamiento.

El resistir, el pensar que quiénes se manifiestan en las calles, están equivocados, o que las vías clásicas de resolución de conflictos están disponibles y vigentes, pareciera ser un error.

De lunes a viernes, de 14 a 15 horas, por www.radioventisqueros.cl/radio_online.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *