Lunes 11 de julio 2011 – Columna de Claudio Díaz P.

La «Mano Ajena» del gobierno

Por Claudio Díaz Peña
cdiaz@elpatagondomingo.cl

¿Ha escuchado hablar alguna vez del trastorno de la “Mano Ajena”?

Se trata de un síndrome en que la persona siente que una de sus manos es poseída y está literalmente fuera de control. Los pacientes son incapaces de detener el movimiento de su mano afectada, y pese a ser un miembro propio, no pueden controlar lo que están haciendo con ella, por lo tanto, deben ocupar su otra mano para detenerla.

En los aciagos momentos políticos que hoy vive el gobierno, pareciera que el “mal de Mano Ajena” se ha instalado en La Moneda, como uno de los tantos síndromes internos que padece la actual administración de Sebastián Piñera.

Ciertamente, se puede adelantar que RN y la UDI podrían ser un buen ejemplo de la Mano Ajena, donde las 2 manos políticas de la Alianza viven esta experiencia en que ambas se sienten que una de las manos “no le pertenece” a la otra, ni al cuerpo que las dirige.

Sin embargo, me parece más certero aún, adjudicar esto de la «Mano Ajena” al Presidente Piñera y al resto de la Alianza, donde pareciera que es el propio mandatario es quien se ha convertido en esa mano que incomoda, esa mano incontrolable, que los especialistas aseguran, que en vez de colaborar mutuamente, llega al punto en que se enfrenta a la otra, en un acto sin sentido.

Los médicos -que han tratado el mal de la Mano Ajena- señalan que en ocasiones la mano afectada da muestras de una inquietante “iniciativa”. Muchos pacientes describen como su “mano extraña” se opone tenazmente a la sana. Por ejemplo, si intentan abrocharse la camisa con su mano sana, la otra la va desabrochando a la vez; o si el paciente intenta lavar los platos, su mano extraña se empeñaba meterlos otra vez al lavaplatos; o si se da el caso, que la mano sana intenta escribir algo, la otra inmediatamente intenta poner el papel fuera de su alcance.

Es curioso, pero es su última visita a Méxicom, realizada este fin de semana, el Presidente Sebastián Piñera habló del hemisferio izquierdo racional del cerebro y del hemisferio derecho emocional, pasional, dijo él, en alusión clara a la efervescencia social que se vive en Chile y que le complica el día a día.

Es curioso, porque una de las causas del síndrome de la Mano Ajena surge por el daño a uno de los hemisferios del cerebro, afectándose exactamente el lado contrario a la mano extraña. Es decir, si se daña el hemisferio derecho, la mano afectada será la izquierda. Y es curioso también, porque aunque el Presidente Piñera es zurdo, muchos creen que probablemente tiene afectado su hemisferio izquierdo, y de ahí que finalmente se vea afectada la derecha, o sea, su mano derecha.

Ciertamente, se puede estar de acuerdo o no con este metafórico análisis y la interpretación del momento que viven quienes están al frente de la administración del país, sin embargo, este es sólo el primer paso de análisis: el diagnóstico. Lo que viene después del diágnostico es que el enfermo tome tratamiento y la medicina apropiada para una posible mejoría, pero para eso primero el enfermo tiene que reconocer su padecimiento y luego tener la voluntad de mejorarse, algo que aún no se ve en el gobierno de Piñera, lo que pronostica que con el tiempo -su mandato- tendrá de seguro que enfrentarse más que a un remedio, a una cirugía mayor…

De lunes a viernes, de 14 a 15 horas, por www.radioventisqueros.cl/radio_online.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *