Viernes 3 de junio 2011 – Columna de Claudio Díaz P.

¿Cuánto (nos) cuesta la Patagonia?

Por Claudio Díaz Peña
cdiaz@elpatagondomingo.cl

Escucha el programa Despues D – Viernes 3 de Junio 2011

¿Cuánto cuesta un río? ¿Cuál es el valor económico de un bosque nativo o de la Patagonia completa? Estas preguntas, las de ponerle precio a un territorio, a un recurso natural, parecen a primera vista declaraciones de guerra para quienes defienden el valor puramente ecológico de un ecosistema. Sin embargo, el sólo hecho de cuantificar económicamente nuestro entorno natural no implica necesariamente la pérdida de ese bien medioambiental, por el contrario, puede ofrecernos una oportunidad de apreciar más objetivamente el verdadero costo que tiene dañar nuestro planeta.

Bajo esta premisa, el Reino Unido se ha convertido en el primer país del mundo que estimó en forma detallada el valor económico de sus hábitats naturales.

Todo está en el informe Evaluación Nacional de Ecosistemas (NEA, en inglés), un estudio de 2 mil páginas, encargado por el gobierno británico y que convocó la participación de 500 académicos y especialistas.

El documento, fue bien recibido por organizaciones ambientalistas, pues no sólo da a conocer valores y apreciaciones económicas sobre el medioambiente en que están insertos los británicos, sino que los datos -ha dicho el gobierno de Londres- tendrán influencia en las políticas públicas medioambientales.

El informe de Evaluación Nacional de Ecosistemas precisó que vivir cerca de espacios verdes ofrece beneficios de salud a una persona se valoran por US$400 al año. En tanto, los insectos polinizadores representan beneficios cercanos a los US$700 millones y los humedales, de los que depende la calidad del agua, superiores a los US$2 mil millones.

Costa Rica, es uno de los primeros países en el mundo que implementó un sistema de Pagos por Servicios Ambientales (PSA). Sus bosques no sólo producen madera, también bienes y servicios como absorber gases de efecto invernadero, proteger la biodiversidad y asegurar los recursos hídricos y proveer belleza escénica, claves para el turismo. Eso hoy lo pagan los usuarios, es decir, por ley se reconoce que los bosques dan servicios.

¿Qué beneficios representan para la economía de Chile, sus lagos, ríos, parques, bosques y vida silvestre de la Patagonia?

Los expertos en planificación se preguntan cuál es hoy el verdadero valor económico que se pierde al reemplazar, con edificios o nuevas carreteras, los espacios verdes.

Y es que en la actualidad, sólo los productos materiales tienen un precio en el mercado, mientras calcular el valor de factores menos tangibles como el aire puro o el agua limpia, aunque más complejo, han quedado de lado, y en realidad son fundamentales para tener una visión realista  para saber “qué está en juego”.

En Aysén, organizaciones como la Multigremial de empresas productivas ha insistido majaderamente a las autoridades en la necesidad de realizar estudios externos para cuantificar el impacto de un proyecto mega-hidroeléctrico en la cadena de valor de la Patagonia Aysén, y en variables como nuestro patrimonio escénico.

Ciertamente no es posible determinar el valor económico de todo en la naturaleza, pero tampoco se puede seguir ignorando la importancia de cuidarla cuando se promueve el desarrollo económico. Más aún, cuando hoy, se estima que por la acción del desarrollo humano, muchos de los servicios aportados por la naturaleza se están degradando.

Algunos países ya han realizado estimaciones del valor económico de factores específicos, como bosques o ríos, para evaluar si es recomendable un Valor de Reemplazo, frente al servicio que brinda un bosque para garantizar el suministro de agua limpia, o el de un grupo de aves que ayuda a controlar plagas en los cultivos, temas que en estos momentos abordan cerca de 250 científicos de todo el mundo proyecto TEEB (siglas en inglés de The Economics of Ecosystems and Biodiversity), apoyado por el  Programa de Medio Ambiente de la ONU. Y es que si por algún motivo estos bienes naturales no se protegieran, entonces se perderían millones de pesos en una región o país, o en su calidad de vida. De hecho, aún ven la biodiversidad como algo muy importante, pero que se trata más bien de un lujo, es decir, de algo que cuidamos porque es bonito, pero no porque sea necesario.

¿Cuánto pagaríamos para proteger un río? o ¿Cuánto aceptaríamos por represarlo? Claramente, hoy, la respuesta depende de quién pregunte, quién responde y por qué…

De lunes a viernes, de 14 a 15 horas, por www.radioventisqueros.cl/radio_online.html

Un comentario en «Viernes 3 de junio 2011 – Columna de Claudio Díaz P.»

  • el 3 junio, 2011 a las 20:07
    Enlace permanente

    Excelente, creo que somos muchos los que tenemos claro el fondo de la discusión que es el valor de la patagonia que es mucho mayor tal como esta que con Megarepresas. Ponerle un «precio» ayuda a valorarlo adecuadamente, siempre que sea un trabajo serio como parece ser el de los ingleses y por supuesto teniendo claro que el valor de la patagonia no tiene precio.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *