Crónica “Después D” – Miércoles 27 de abril 2011

Tecleos de ayer y de hoy

Por Claudio Díaz Peña
cdiaz@elpatagondomingo.cl

Escucha el programa Despues D – Miércoles 27 de abril 2011

Aunque muchos pensábamos que había ocurrido ya, sin enterarnos, recién se ha publicado en Internet un curioso obituario: el de la máquina de escribir.  La existencia de esta compañera de varias generaciones de secretarias, administrativos, incluso periodistas y profesores, fue comentario obligado en Twitter y todo por la publicación de un artículo del periódico británico The Daily Mail, que informó que «la última fabrica en el mundo que producía estos aparatos en India» cerró este mes, dando el definitivo golpe de gracia a la era de las máquinas de escribir.

Pareciera así que el computador, ya sea PC o Mac, es hoy la herramienta por defecto en toda actividad humana, y que la posibilidad de navegar por millones de páginas, accediendo a un cúmulo casi infinito de información, es hoy la gran panacea. Ni lo uno ni lo otro.

Internet es un medio emocionante y considerado imprescindible, donde todo a su alrededor parece obsoleto. Sin embargo, mientras navegamos, matando el ocio y la curiosidad en Facebook, Google, Twitter o Youtube, vamos dejando nuestro rastro de información personal que se almacenan en distintos servicios en la red o en las llamadas “nubes”, como se denomina hoy a la forma en que grandes empresas acumulan los datos y aplicaciones en servidores de Internet, ya no en nuestro computador. Ya sea al comprar en línea, abrir una cuenta en una red social, o jugar videojuegos online, nos registramos en las páginas web.

Por eso provocó alta preocupación el reciente robo de datos personales, que afecto a 77 millones de usuarios de la empresa Sony, y de su “nube”, asociada a PlayStation Network, donde no sólo se habría hurtado nombres y contraseñas de los jugadores online de Playstation, sino también podría estar comprometida su información bancaria personal.

La empresa chilena NovaRed, experta en seguridad informática, dijo hoy que el número de ciber-ataques en sitios nacionales, creció en un 300%, y sólo en estos últimos 3 meses.  Claramente, los hackers se han industrializado, “hoy son grupos organizados que han descubierto que tienen un poder incalculable”, dice el concluyente análisis de NovaRed.

Mientras esto ocurre, en muchos hogares chilenos permanece al menos una de las tipeadoras manuales con cinta negra entintada, están en alguna esquina de la casa como  un ornamento obligado, marcas como Underwood, Olympia u Olivetti nos ayudaron, hace un par de décadas, al trabajo de oficina, del colegio o la universidad …Mi casa, aún da espacio a un armatoste verde que pesa unos 10 kilos, de marca Olympia, y que remece toda el escritorio al teclear una línea sin dejar de lado su estremecedor sonido.

Lo cierto es que el legado de las máquinas de escribir está hoy, de alguna manera, incorporado a lo que hacemos en Internet, aunque los más jóvenes deban recurrir a Wikipedia para saber que era una máquina de escribir y los más románticos recorran sitios de venta y compra online, para adquirir un modelito de los años ‘80 y sus accesorios, eso si, deben hacerlo antes que un hacker intervenga el sitio web o intente, durante la transacción, robarle la información bancaria mientras esta conectado a su computador…

De lunes a viernes, de 14 a 15 horas, por www.radioventisqueros.cl/radio_online.html

Un comentario en «Crónica “Después D” – Miércoles 27 de abril 2011»

  • el 27 abril, 2011 a las 20:21
    Enlace permanente

    Bien amigo, sobretodo los románticos y melancólicos sabemos lo vital que son esas máquinas y cómo sigue siendo importante mantener algo de independencia de la energia eléctrica y los enlaces multimediales. Qué bien que sigas teniendo una en casa y que aún pulses sus teclas, esas que alguna vez dieron forma a palabras y frases de alguna tarea universitaria. A veces me gusta esa frase todo tiempo pasado fue mejor… yo creo que todo tiempo es bueno porque nos identifica, forma parte de nosotros y nos permite ser lo que hoy estamos siendo. Un abrazo,

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *