Crónica “Después D” – Miércoles 20 de abril 2011

No quiero un país «chatarra»

Por Claudio Díaz Peña
cdiaz@elpatagondomingo.cl

Escucha el programa Después D – Miércoles 20 de abril 2011

Una vez Winston Churchill dijo que “el político se convierte en estadista cuando comienza a pensar en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones”.

Algo de eso se plantea a los congresistas chilenos y al gobierno, con el desafío de avanzar, de verdad, en una normativa que demuestre que, como país, nos interesa y nos preocupa proteger la salud de nuestros niños y jóvenes.

La polémica se encendió hace unos días en el congreso nacional, a partir del proyecto que busca combatir el consumo de la llamada “comida chatarra”, obligando a informar la composición nutricional de los alimentos y limitando su publicidad. En la Cámara Alta, senadores de oposición acusaron un perverso lobby y hasta chantaje de la industria de alimentos para frenar la iniciativa de ley, lo que desató un enconado debate con el oficialismo, que no estaba dispuesto a darle ‘luz verde’ a lo que se caricaturizó como la “Ley del Súper 8”, tratando de ridiculizar la idea de que se restringiera la venta de golosinas como éstas en universidades y colegios.

Pero esta semana, la álgida discusión parlamentaria se zanjó, en buena parte, porque el Ejecutivo comprometió un veto presidencial, en buenas cuentas, la posibilidad de corregir algunos aspectos de la iniciativa, a posterior, como incluir contenidos sobre alimentación saludable en la enseñanza prebásica, básica y media, y avanzar en una mejor la rotulación o etiquetado de los alimentos envasados, incluyendo advertencias alimentarias sobre los altos índices de azúcar o grasa que contienen algunos productos. Todo esto pese a que las nuevas normas, para ser aprobadas, deberán “zigzaguear” entre las necesidades de la salud pública y los intereses de las empresas, que buscan evitar una regulación que afecte la venta de la comida «chatarra».

A principios de este año, México se nos adelantó, con una ley que apunta a cambiar lo que los aztecas llamaron la «epidemia» de obesidad que afecta a niños, adolescentes y adultos. En México, se limitó la venta de alimentos considerados “chatarra” en las escuelas públicas y privadas, y se redujo el tamaño de las raciones con altos niveles de calorías, sólo eso, porque -como en Chile- el gran poder empresarial de la industria alimentaria mexicana, contuvo un mayor avance de las leyes, y eso que México ocupa el segundo lugar en el mundo, después de Estados Unidos, en obesidad y sobrepeso.

Las cifras impactan. Según el gobierno mexicano, ya son 4 millones de niños entre 5 y 11 años que padecen sobrepeso y obesidad; y un 70 por ciento de ellos no realiza actividad física alguna.  Por ello, el tema en Chile no sólo pasa por intentar cambiar los hábitos alimenticios, y que vayan gradualmente dejando de lado las papas fritas, los pastelitos y otros alimentos llenos de grasas y azúcares; también pasa por promover que los niños estén más activos.

Lo positivo en Chile, es que ya comenzamos a tener conciencia en este tema, pero estamos recién en la punta del iceberg, pues junto con combatir la comida chatarra, también interesa en estos tiempos combatir a los “políticos chatarra”, a las “leyes chatarras”, a las “empresas chatarras”, y a todo lo que nos haga pensar que, día a día, vivimos en una sociedad completamente “chatarra”…

De lunes a viernes, de 14 a 15 horas, por  www.radioventisqueros.cl/radio_online.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *