Crónica «Después D» – Jueves 10 de Febrero 2011

¿Y ahora quién podrá defendernos?

Por Claudio Díaz P.

Imagine que usted vende pan y se pone de acuerdo con otros 2 vecinos que venden pan, para fijar un precio único de venta a los consumidores… un precio alto que le retorne amplias ganancias por el kilo de pan vendido…  Algo muy similar fue lo que ocurrió en la venta de medicamentos durante el año 2008, donde cadenas farmacéuticas y laboratorios se coludieron para acordar un mecanismo de alteración de precios en 222 fármacos,  preferentemente para tratar enfermedades crónicas, que padece usted o yo…

Hoy, a 3 años de la investigación del Ministerio Público, en el caso de colusión que involucró a las cadenas Cruz Verde, Salco Brand y Fasa; además de 5 laboratorios farmacéuticos; Laboratorios Chile, Recalcine, Grunental y Garden House, firmas que habrían tenido participación en el acuerdo del incremento en los precios.

Hoy se está a la espera de formalizar a 18 altos ejecutivos de farmacias y laboratorios que arriesgan bajas penas: sólo «reclusión menor en sus grados mínimo, a medio, y multa de 6 a 10 sueldos vitales».

En Chile, la relación entre consumidores y empresas, parece ser una relación de amor y odio, que cada cierto tiempo se vulnera, algo que se confirma con estudios del SERNAC, el servicio nacional de consumidor… Sólo en estos días, el Sernac dio a conocer que la diferencia de costo de pedir un crédito de consumo es de un 500%, tal vez por ello en 2010, con terremoto y todo,  la banca e instituciones financieras en Chile obtuvieron ganancias por más de 3 mil millones de dólares, un 26% más que en 2009…

La colusión de las farmacias, o la investigación en curso del caso de uso de información privilegiada en la fallida fusión entre Falabella y D&S son sólo algunos grandes ejemplos de cómo la transparencia en el sector privado ha ido poniendo a prueba la forma en que las empresas se relacionan con sus clientes, o sea con cada uno de nosotros…  El peso en el vuelto de los supermercados, el ajuste de sencillo en las cuentas que llegan a la casa, el interés mensual y los cobros indebidos son lo cotidiano para los consumidores, quienes cada día nos hemos puestos más exigentes y en sintonía con nuestros derechos al comprar productos o servicios…

Por eso la mayoría nos preguntamos cómo cambiará la forma de actuar de las sanitarias que aún están en manos del Estado, si se concreta la venta que el Gobierno decidió ofrecer a los privados…

Y ante el anuncio de racionamiento energético que el Ministro Laurence Golborne dio a conocer  al país, ¿no será mejor inculcar a las empresas y a sus ejecutivos “usar bien la energía y ahorrar” pues son precisamente las empresas las que en Chile demandan más del 60% del consumo de energía, mientras el consumo residencial sólo alcanza al 16%?…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *