Entrevista al presidente nacional de los 345 municipios del país

Dice que Chile sigue siendo un país extremadamente centralizado y que la gestión gubernamental para la reconstrucción no ha favorecido a los municipios en las zonas ‘terremoteadas’. En Aysén habló de los recursos que faltan y de avanzar en el proceso de autonomía, modernización y perfeccionamiento de la gestión municipal.

Por Jorge Díaz Guzmán
Fotos: EPD

 

   Con motivo de fortalecer la Asociación de Municipalidades de la Región de Aysén, visitó la zona Claudio Arraigada Macaya (DC), presidente de la Asociación de Municipalidades de Chile (Achm), alcalde de la comuna de La Granja en la Región Metropolitana y electo en el cargo nacional para el periodo 2009-2011.

   EPD conversó con el representante de los 345 municipios del país para abordar temas de la contingencia municipal, financieros y políticos. Arriagada señala que “los problemas que enfrenta la institucionalidad municipal son comunes y transversales, por lo tanto para enfrentarlos se requiere el apoyo de todos los alcaldes y concejales”. Hace hincapié, que el municipalismo chileno ha entendido que la unidad es fundamental para enfrentar los diversos problemas que tienen.

   “A nivel nacional tenemos unidad, pese a nuestras diferencias políticas, donde convivimos con Pablo Zalaquett, alcalde de Santiago (UDI), Felipe Guevara (RN), alcalde de Lo Barnechea, entre otros, y nosotros queremos que esa demostración de unidad también tenga una replica en la Asociación Regional de Municipalidades de Aysén (Aremu).

   Los temas que enfrentan los municipios del país son diversos, donde no en todos hay una misma mirada, por eso ponen énfasis en los problemas comunes, como por ejemplo en las plantas municipales, “acá existen varias municipalidades que carecen de profesionales adecuados, las plantas actuales son de 1994, y hoy los municipios requieren de abogados, arquitectos, ingenieros, planificadores para enfrentar los desafíos de un municipio moderno, gestor. Se nos han traspasado una serie de responsabilidades y competencia que no se han acompañado de los recursos humanos correspondientes”, puntualiza con cierta resignación el presidente de los municipios del país.

   A propósito de lo que señala, ¿por qué no se logró avanzar en esa demanda en años anteriores?
   La administración anterior presentó un proyecto de ley que contemplaba un aumento en la planta de funcionarios, con los montos bien acotados, desgraciadamente, el proyecto fue rechazado por algunos parlamentarios y eso ha significado que cerca de 200 municipios no tengan cargos directivos con titularidad.

   Ahora estamos a la espera que el compromiso del Presidente se cumpla en este sentido, él prometió una ‘revolución’ en el ámbito municipal, para entregar servicios de calidad a los usuarios.

   Una de las quejas permanentes son los recursos financieros, ¿cómo están las finanzas?
   Nosotros enfrentamos un déficit, a nivel nacional, que tiene varias explicaciones. Primero la administración del sistema educacional que hace que los municipios le traspasemos al sector educacional unos $129 mil millones, el año pasado solamente. No alcanzamos a asumir costos de energía, alumbrado público y otros servicios. Este año además se agravó con el recorte presupuestario, producto del terremoto y nosotros alzamos la voz de manera transversal.

¿No es suficiente el monto de la subvención escolar?
   Nosotros siempre le hemos pedido al gobierno, a los anteriores y a éste, que nos señalen claramente qué cubre, qué paga el Estado con la subvención. Por ejemplo, hay colegios que tienen directores con 30 años de servicios y otro con 20 años, naturalmente, el de 30 años cuesta más caro, porque acumula más asignaciones de desempeño, bienios etc., sin embargo, para ambos directivos se recibe la misma subvención ($36 mil), salvo en los internados y en algunos colegios rurales, subvención que se paga por asistencia y no por matrícula. Es decir se puede demostrar donde se generan los problemas, lo hemos hecho pero no tenemos, hasta ahora, las respuestas adecuadas. Nosotros creemos que la subvención en Chile no financia los costos de la educación.

 

Gestión ‘telúrica’

 

Sin duda este año ha sido difícil para los municipios por el terremoto del 27 de febrero, refocalización de recursos y cambio de administración ¿cuánto ha influido uno y otro factor?
   Fue una instalación del nuevo gobierno en una situación de crisis, que tomó medidas precautorias en el uso de los recursos que a nosotros no nos agradó. Una de esas medidas que no compartimos es que en las 7 regiones ‘terremoteadas’, el 2% constitucional que fue un desembolso de $8 mil millones, se nos obligara a comprar a 3 entidades privadas, como Homecenter, Easy y Construmart, en consecuencia que en varias comunas, esas casas comerciales no existían y tenían que trasladarse a los lugares donde había una de ellas.
   Además no pudimos activar la economía local con los proveedores de cada lugar. Muchos proyectos se tramitaron de manera normal y recién hoy, en noviembre, están adjudicándose, por tanto muchos de estos proyectos serán ejecutados con presupuesto 2011, eso es un perjuicio para muchos municipios. También estamos preocupados por lo que ocurrirá con el fondo de reconstrucción, que saldrá del aumento del royalty minero y como saldrá el presupuesto (FNDR) que se distribuye cada año a todas las regiones.

Sin embargo, el gobierno ha señalado a través de la ministra de Vivienda que los alcaldes  han sido “ineficientes”, en las tareas de reconstrucción…
   Los primeros en reaccionar frente a la emergencia del terremoto fueron los municipios y yo reivindico eso. Lo comprobamos en terreno, me tocó como alcalde de La Granja concurrir con otros alcaldes con ayuda solidaria, días después del gran sismo, y vi como nuestros colegas trabajaban y respondían frente a los requerimientos, porque ni la Onemi, ni las intendencias tienen la capacidad para reaccionar de manera rápida. Chile es un país de emergencia y son los municipios los que primero acuden con las ayudas a todos los lugares donde hay una emergencia, y no tenemos una institucionalidad adecuada para enfrentar cada realidad. Entonces, los municipios asumen responsabilidades que son producto de otros problemas y de otras instituciones.
   Respecto de la crítica concreta que hizo la ministra, una cosa distinta es decir que hay 100 mil subsidios disponibles y otra cosa es la concreción de esos subsidios. En Cauquenes por ejemplo, la ministra entregó 250 certificados de subsidios y si un vecino tiene un subsidio de vivienda usada, no lo puede hacer efectivo, si no hay ninguna casa en pie. Ahora, si tiene un certificado para vivienda nueva, hay que esperar que se resuelva el plano regulador, porque no se puede construir nuevamente en las áreas de riesgo. Y donde hay factibilidad, el precio de los terrenos subieron especulativamente, entonces estamos frente a un problema que tiene muchas aristas. Hoy tenemos 300 mil personas que requieren vivienda y el ministerio dicen que hay 120 mil infladas…

 

Nuevo orden

 

   Uno de los temas que más preocupa al presidente nacional de la Asociación de Municipalidades es la capacidad técnica y recursos que deben tener los municipios para responder a las modificaciones de los planos reguladores, que hoy es urgente en las comunas desvastadas por el terremoto. Sobre todo en el borde costero de la sexta, séptima y octava regiones.

   “No queremos que se haga una modificación del plano regulador del borde costero para que después, como ha ocurrido en la zona central del país, también en zonas de riesgo se construyan grandes proyectos inmobiliarios, desplazando a la gente que por años ha ocupado las costas. Tampoco queremos que saquen a los pescadores artesanales que tienen derecho a vivir en sus caletas y ocurra lo propio y ni siquiera se les pague una indemnización, porque los municipios no tenemos recursos para ello”.

Lo que usted señala es que las ciudades y poblados que se tienen que reconstruir se deben pensar de nuevo por distintas variables relacionadas con el sismo, y los efectos del tsunami, ¿habrá que modificar los territorios, crear otras municipalidades?
   No somos partidarios de crear nuevas municipalidades, porque hay experiencias muy malas. Ejemplo: Alto Hospicio en Iquique, se transformó en comuna, sin que tenga economía propia y pasan a ser ciudades dormitorios, donde la gente tiene que trasladarse para ir a sus trabajos, municipios sin infraestructura adecuada para atender a sus vecinos, sin presupuesto, etc. Se han creado municipios sin tener una panificación integral, hay que ser muy riguroso en ello. Pero sí es un debate que hay que hacer con mucha responsabilidad y también está pendiente el de la verdadera regionalización, descentralización y desconcentración. Chile sigue siendo un país extremadamente centralizado. Sólo el 8% del presupuesto lo definen los municipios, el resto es centralizado. No nos oponemos a que se creen más comunas, pero dentro de un contexto de debate mayor. 

Una de las políticas públicas que ha fortalecido el gobierno es la seguridad pública, ¿qué rol están jugando los municipios en este combate frontal a la delincuencia?
   Nosotros hemos sido testigo, los alcaldes que llevamos varios periodos, que cada gobierno tiene la pretensión que con ellos comienza la historia en la lucha contra la delincuencia. En los últimos años hubo un plan denominado “Comuna Segura” y ahora se revierte y se llama “Barrio en paz “. Entonces aquí el objetivo ya no es la comuna sino el barrio (…) aquí vamos a tener 100 “Barrios en paz”, como si el resto de la comuna, el barrio del frente, no existe. No estamos de acuerdo con ese sistema y estamos representando nuestro desacuerdo ante las autoridades de gobierno. Nosotros queremos que la seguridad pública sea una política de Estado y no un instrumento político.

¿Se puede avanzar con la elección directa de los consejeros regionales, una manera de desconcentrar el poder?
  No hay consenso en el mundo municipal, en los partidos políticos ni en los legisladores. Yo en lo personal soy partidario que los consejeros regionales sean elegidos por voto popular, con mayores grados de exigencias, de fiscalización respecto de las decisiones que ellos toman y con la obligación de resguardar mayores equilibrios territoriales en la distribución de los recursos.

   Los alcaldes señalan que existe una relación asimétrica con los consejeros, y hace unos días se generó un conflicto en la distribución de recursos para empleo en la municipalidad de Aysén, ¿cómo se evita ese tipo de conflictos?
   Los alcaldes son autoridades elegidas directamente por la gente, no son elegidos ni indirectamente ni designados por ningún gobierno. No puede ser que proyectos priorizados en las comunas sean cambiados ni por los gobernadores ni consejeros, eso no puede ser. Lo que uno espera es que exista una relación de cordialidad y de respeto y que las controversias se resuelvan de manera civilizada, y no se afecten a las comunidades por esas diferencias. Y nosotros como ascociación siempre estamos dispuestos a ayudar a solucionar esos conflictos.

 

Casinos y municipios

 

   Para el presidente de los alcaldes de Chile los casinos autorizados a operar en diversas zonas del país no han significado desarrollo para las comunas, salvo el instalado en el límite de la Región Metropolitana (Monticello), que por su envergadura, sus recursos se distribuyen en más de una municipalidad del límite norte de la Región de O’Higgins. Reconoce que es una fuente de ingreso municipal, pero en algunas regiones no han tenido el efecto que se esperaba, si bien es cierto no hay un estudio profundo sobre sus efectos, Arraigada se muestra con cierta cautela, respecto de sus verdaderos efectos.

 

Presupuesto 2011

 

   Respecto a los recursos destinados a los municipios Claudio Arriagada señala que el gobierno no cumplió adecuadamente con el compromiso de los $30 mil millones extras en el presupuesto 2010 y que para este año, sólo se aportarán $20 mil millones al Fondo Común Municipal (FCM) por parte del Estado. El saldo, unos $135 mil millones, es la recaudación que los municipios hacen en sus territorios.

   “Desgraciadamente, este año los municipios de las zonas afectadas recibirán mucho menos recaudación por concepto de impuestos territoriales, y eso no se repondrá, donde había una industria, un establecimiento comercial, una buena casa, todos los cuales pagaban contribuciones, este año y el próximo no lo harán. Además las apelaciones por los montos en el Servicio de Impuestos Internos se han multiplicado enormemente, eso traerá consecuencias negativas para todo el Fondo Común Municipal, entonces los $20 mil millones, sólo compensarán en parte .los menores ingresos y repercutirá en los municipios, como los de esta región que su presupuesto, en algunos casos, está compuesto hasta por el 90 % del FCM”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *