Raúl Broussain, el liceo que quiere excelencia

El rechazo de la postulación del Liceo Raúl Broussain Campino, de Puerto Aysén, como establecimiento de excelencia, causó polémica. Pese a todo, adelantan que harán un nuevo intento, lo que implica el desafío de aceptar las “reglas del juego”: demostrar alto rendimiento académico y buenos resultados.

Por Luis Avendaño M. / Desde Puerto Aysén.

  

   “Tiene el piso para un proyecto de segunda generación, que apunte específicamente a la calidad”, parte asegurando el jefe del Departamento de Educación Municipal de Aysén,

Héctor Navarrete, a propósito del Raúl Broussain Campino. Opinión compartida por los directivos del establecimiento. Razones suficientes para que postularan al liceo más antiguo de la región, para formar parte del los Liceos de Excelencia que se pondrán en marcha en todo el país.

   Es que más allá de la negativa inicial, insistirán con su iniciativa, aún sabiendo el desafío que representa el ser elegidos. “Desde el punto de vista curricular, significa tener claro los estándares de aprendizaje que vamos a tener con el alumnado, porque se adquieren ciertos compromisos”,  señala el director del establecimiento, Eduardo Obando. Estar entre el 5% de mejores resultados nacionales en la prueba Simce y entre el 10% en la PSU, son algunos de ellos.

   Esto, significaría una mejora en los 250 y 500 puntos que actualmente promedian como resultado general, respectivamente. Una apuesta importante para cualquier establecimiento municipal, “no creo que todos los colegios postulen, porque esto es ‘tirarse a una piscina’.   Desde el momento que estamos postulando es porque aceptamos ‘las reglas del juego’, alto rendimiento académico y buenos resultados”, señala Obando.

Básicamente, la propuesta realizada por el municipio y el Liceo Raúl Broussain modifica y propone un nuevo proyecto educativo, con un eje central basado en la gestión del currículum, “porque ese es el problema que existe cuando no hay buenos resultados”, indica Navarrete.

   Además, si bien no se construirá una nueva infraestructura, recibirían financiamiento para mejorar los recursos pedagógicos. “En la provincia somos el único liceo que tiene 3 laboratorios, pero no están bien equipados. Con este proyecto seríamos el mejor liceo implementado, desde el punto vista de las ciencias”, asegura Obando.

Héctor Navarrete Rojas, jefe del Departamento de Educación Municipal de Aysén; y Eduardo Obando Cárdenas, director del Liceo Raúl Broussain Campino.

   Asimismo, todos los alumnos que estudien bajo el alero del Liceo de Excelencia tendrían un notebook de última generación y en las salas habría pizarras interactivas. También, existirían tutores y ayudantías.

  Recursos que de algún modo servirán a todos los estudiantes del establecimiento, pero principalmente a los alumnos que en 2011 ingresarán a séptimo básico. “Tenemos que tener al menos 80 alumnos en séptimo básico, el 70% por selección y el 30% por sorteo”, cuenta Obando. Proceso al cual se irían añadiendo cursos de manera progresiva, llegando al cuarto medio en el año 2017.

 

Suma, pero falta

 

   Sin duda, un proyecto que permitirá que los establecimientos seleccionados mejoren su rendimiento. Sin embargo, Navarrete y Obando coinciden que este proyecto es sólo parte de los cambios que se deben realizar para tener una educación de calidad.

   “Esta experiencia no es nueva, tiene sus precedentes con otros nombres. Con los colegios experimentales en las décadas del ‘40 y ‘50, y bajo el gobierno de Eduardo Frei Ruiz-Tagle, con el proyecto Montegrande. Esto se parece mucho, con algunas innovaciones, como la selección de alumnos”, reconoce el director de educación.

   “En educación no hay recetas mágicas, que se creen Liceos de Excelencia no significa que vamos a mejorar toda la educación en Chile. Lo veo como otra acción más de la autoridad, para entregar un mejor servicio educacional. Así como las becas y otros beneficios”, agrega Obando.

   No obstante, el propio director del establecimiento municipal científico humanista, propone, “debemos tener mentalidades audaces, agresivas, optimistas, que nos permitan favorecer a nuestros alumnos. No puede existir el determinismo social en nuestro país… el que nace pobre, sigue siendo pobre. La única manera de poder disminuir la brecha es a través de la educación”, razones suficientes para que el Raúl Broussain busque la excelencia.

 

La polémica

 

   Un salto a la excelencia Molestia causó en el municipio porteño la noticia de que en primera instancia ningún establecimiento de la región fuese elegido para formar parte de los 25 Liceos de Excelencia.

   “A pesar de la poca información entregada por el Ministerio de Educación, este municipio presentó un proyecto que no fue calificado positivamente, entendemos que la

Municipalidad de Coyhaique no presentó proyecto, aún teniendo una dedicación casi exclusiva por parte de la Seremi de Educación”, se lamentaba Marisol Martínez ante los medios de comunicación. Falta de información en el proceso que es confirmada por

Eduardo Obando, “el proyecto se elaboró en un lapso brevísimo. Lo hicimos en alrededor de 5 a 6 días. Como directivos nos llevamos el material para nuestras casas para poder cumplir con el plazo”.

   Sin embargo, lo que terminó de encender la polémica fue el anuncio que posteriormente realizó la intendenta Pilar Cuevas, quien confirmó que el Ministro de Educación, Joaquín

Lavín, amplió el plazo para postular al proyecto de Liceos de Excelencia, para las 4 regiones del país que no fueron seleccionadas en la primera etapa.

Además, la primera autoridad regional comunicó que la seremi de Educación, Ester Rojas, junto al alcalde de Coyhaique, Omar Muñoz, continuarán trabajando para finiquitar el proyecto. Declaración que dejaría con nula opción al proyecto de Puerto Aysén.

   Pese a eso, el jefe del Departamento de Educación del municipio aysenino, Héctor

Navarrete, confirmó que volverán a postular, “a pesar de la declaración de intenciones explicita que hacen de que están trabajando para Coyhaique. Espero que eso haya sido un lapsus, porque no sería justo, dejaría de ser un proceso de postulación”, agregó.

Eduardo Obando Cárdenas, director del Liceo Raúl Broussain Campino. Héctor Navarrete Rojas, jefe del Departamento de Educación Municipal de Aysén.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *