Jovel Chodil de la CUT habla de movilizarse

“Hay demasiadas provocaciones a los trabajadores”, apunta este dirigente de apellido Huilliche, que con fuerza y vehemencia defiende los derechos laborales, aunque reconoce que el trato de los gobiernos de la Concertación es distinto al de la Alianza.  Confiesa que “hay muchos temas que están en el aire”, como por ejemplo el 889, “bonificación que termina este año y nadie informa qué se hará con esos recursos”. Con entusiasmo habla de la necesidad de concretar la Beca Patagonia, que le preocupa el recorte presupuestario que ha hecho subir la cesantía a más del 6% en Aysén, y que los nuevos seremis no hablan o no informan, “eso no puede seguir así”, acomete el máximo dirigente de los trabajadores de Aysén.

Por Jorge Díaz Guzmán
Fotos: Agencia Imágenes de la Patagonia

   Jovel Chodil Velásquez es uno de esos dirigentes que se cree “su cuento”. Luego de sus labores como auxiliar de una escuela pública rural, comienza su peregrinar por diversas oficinas públicas, participa en las reuniones a las que es invitado y atiende a dirigentes de diversos sindicatos que le consultan y piden opinión de materiales laborales. Se considera un dirigente sindical clásico, dedicado a sus representados, lo que refleja cuando dice que “va a todas”.

   Su organización matriz es la Anese, que agrupa a los trabajadores de los servicios de la educación. Chodil dice que siempre le llaman la atención, porque es más firme con las reivindicaciones de los demás trabajadores que con la propia, por eso a menudo aprovecha de destacar la labor que ellos forjan en todas las escuelas de la región, aunque ahora le preocupa la estabilidad laboral de los paradocentes (hoy llamados asistentes de la educación), y la aplicación del Bono Zona Extrema, que termina en diciembre de este año.

   Comienza nuestra conversación, señalándonos que este año ha resurgido con fuerza el sindicalismo en la región. “Hay mucha gente que se está sindicalizando, hoy tenemos más organizaciones de trabajadores y la mayoría está ingresando a la Central Unitaria, eso es muy bueno. También lo están haciendo las federaciones y asociaciones, lo que nos permite tomar grandes acuerdos con mayor sustento sindical, y naturalmente le da más fuerza a cualquier eventual movilización o demanda de los trabajadores regionales”.

   Nos cuenta con entusiasmo que producto de esta nueva generación de dirigentes se está organizando para el 4 de septiembre un seminario taller, donde se verán los temas en común de lo que se denomina la “clase trabajadora”. La idea, dice, es analizar el nuevo escenario laboral, económico y político del país, y de la región.

Demasiadas Provocaciones

Cuando usted señala que están acumulando fuerzas para una eventual movilización ¿a que se refiere?
   Lo que ocurre, es que desde hace un tiempo existen muchas razones para que los trabajadores se movilicen, entre ellas lo que ocurre en la administración pública, donde cada día nos enteramos de exoneraciones, y nosotros queremos que el Presidente cumpla su palabra, cuando dijo que los empleados fiscales tenían que estar tranquilos, porque a ellos ‘se le respetarán sus derechos y nadie debe temer por su trabajo’.
   También vemos con preocupación las nuevas reformas que contemplarían modificaciones al sistema de indemnizaciones para el sector privado y formas en que los grandes empresarios están tratando a sus trabajadores, aquí se nota que ha cambiado la mano, pero a favor de las grandes empresas y eso hay que pararlo ya. Lo que nosotros estamos percibiendo es que hay demasiadas provocaciones a los trabajadores con medidas que sólo favorecen a quienes más tienen.

No obstante lo que usted señala sobre el resurgimiento sindical, diversos informes señalan que Chile es uno de los países con menor número de trabajadores sindicalizados ¿a qué atribuye este fenómeno?
   Desde que se recuperó la democracia ha costado mucho recuperar la cultura sindical, hacer pedagogía en los trabajadores para que se agrupen y se organicen. También vemos que hay muchos obstáculos en la legislación para que los trabajadores nos organicemos, además vemos con mucha frecuencia, en diversas empresas incluso en la administración pública, prácticas antisindicales, y eso queremos denunciarlo con fuerza. 

Pero han pasado 20 años de democracia y los niveles de organización aún siguen siendo precarios…  
Se han hecho pequeños avances en estos años, pero no se han hecho los cambios profundos, hay que legislar para incentivar la organización sindical y eso está pendiente. Se dieron pasos en esa dirección, no podemos negarlos, pero falta mucho por hacer.
   No obstante, hoy tenemos, al menos en Coyhaique nuevas organizaciones de trabajadores, en el comercio y ahora último con los trabajadores que están vinculados a la empresa de aseo y extracción de basura, eso es muy relevante para los trabajadores de esas empresas. 

¿De qué manera ven ustedes, se favorece o perjudica el desarrollo del movimiento sindical, con el nuevo gobierno?
   Nosotros vemos un cambio en el trato, vemos que los medios de comunicación nacionales tienen más cobertura del mundo empresarial que de los trabajadores. Vemos un cambio en las entidades fiscalizadoras y eso es muy grave. Hemos sabido que la Inspección del Trabajo, por ejemplo, ya no multa a los empleadores cuando cometen una falta a nuestros derechos, ahora se les recomienda rectificar esas prácticas y casi nunca lo hacen, y esa es una instrucción que viene desde Santiago y eso es retroceder en lo que hemos conquistado. Por eso la CUT nacional está preparando un recurso que elevará a la Organización Mundial de los Trabajadores (OIT), esto hay que denunciarlo en las más altas instancias, porque con esto se están pasando a llevar acuerdos internacionales y estándares que Chile había alcanzado como Estado y en las relaciones entre trabajadores y empresas.

Flexibilidad laboral y pobreza indigna

    Chodil es directo al referirse a la flexibilidad laboral: “es una amenaza a la calidad del trabajo, aquí lo que se pretende es incentivar el trabajo precario, perder derechos a las imposiciones, tener trabajos esporádicos que no permitirán a los jefes de hogar asumir compromisos financieros de ningún tipo. La flexibilidad atenta contra todos los derechos que los trabajadores hemos logrado en mucho tiempo. Con esto se pierde la antigüedad que permite beneficios. La flexibilidad laboral favorece solo a quienes ofrecen puestos de trabajo, las condiciones se ponen desde un solo lado”.
   Asegura que lo que refleja de mejor forma la dura posición y rechazo a este tema, “ha sido restarnos a la mesa donde se estudia esta medida, nosotros no nos prestaremos para que los trabajadores pierdan derechos ya adquiridos”.

La última encuesta Casen (2006-2009) revela que la pobreza aumentó en Chile…
   Nosotros calificamos como vergonzosa esta situación y lamentamos que este hecho no haya tenido la difusión que ameritaba. La encuesta muestra algo súper claro, que en Chile hay 355 mil pobres más y eso es una vergüenza.
   Y lo otro que también indigna es que los sectores más ricos ganen 46 veces más que la gente pobre de nuestro país. Chile no puede seguir siendo el país que redistribuye de manera más inequitativa su riqueza. Aquí la torta no está bien repartida, aquí hay problemas éticos y morales que están incubando un problema mayor. El problema aquí es el modelo neoliberal que hay que cambiar. Aquí primero está la utilidad de las empresas de los grandes capitales y después están las personas. Una demostración de ello es la tragedia de la Mina San José en el norte. Eso es consecuencia de un modelo que no toma en cuenta a los trabajadores, en este caso a los mineros y eso es inmoral.

   El presidente de la CUT Coyhaique quiere que todos los temas se aborden con las nuevas autoridades: “nosotros sabemos que ellos no conocen bien el aparato público ni tampoco los temas que nosotros venimos planteando desde hace tiempo y en eso vemos una diferencia con las antiguas autoridades, porque cuando cambiaba el gobierno había un seguimiento, ahora hay que empezar de cero”, dice con cierta angustia.

¿Cómo se ha desarrollado la relación con las nuevas autoridades?
   Nos hemos reunido una sola vez con las nuevas autoridades y queremos una pronta respuesta de la conformación de la mesa para discutir la nivelación de zona del sector público, queremos discutir con el gobierno en una mesa formal la propuesta del sueldo regionalizado. Queremos entregar nuestros argumentos sobre la necesidad de definir una canasta básica regional, donde se incluya la leña y los costos de los servicios básicos. Esos temas debemos discutirlos con urgencia con las nuevas autoridades, ya pasó el invierno, ya pasó el terremoto, ahora hay que abordar los temas que a nosotros nos interesan como trabajadores.

Post Natal de 6 meses

   “La CUT es una de las organizaciones impulsoras de esta medida. Nosotros siempre hemos estado muy preocupados de lo que pasa con nuestras compañeras que trabajan y con nuestros hijos. Queremos que los primeros meses de vida de los hijos e hijas de los trabajadores tengan los mismos cuidados que tienen los que provienen de los empresarios. En esa fase del desarrollo es muy importante la relación con sus madres y ahí no puede haber diferencia de cuna. Por eso no estamos de acuerdo con estas modificaciones que se están proponiendo, en el sentido de flexibilizar el beneficio, aquí lo que importa es el recién nacido y nosotros estaremos muy atentos para que eso se cumpla la oferta de campaña fue ‘6 meses de post natal para todas las madres de Chile’. No queremos letra chica en esta medida, la ley debe ser muy clara para que sea cumplida por todos”.

¿Proyectos Hidroeléctricos?

  “Este es un tema que como CUT no hemos discutido en profundidad, lo que si hemos apoyado es la necesidad de abrir un debate de verdad en torno a este tema y luego hacer un plebiscito, para que todos los habitantes de Aysén se expresen informadamente, donde las opiniones, todas, tengan el mismo valor, el de aquel que tiene intereses a favor o en contra y el de aquellos que están en una de las posiciones por convicción, eso es lo que esperamos, un plebiscito informado para definir esta disyuntiva. Así funciona una democracia. A los trabajadores les interesa el desarrollo, les interesa que haya trabajo, pero también les interesa saber en qué condiciones se hace ese trabajo y de qué manera se respeta el medioambiente y los intereses de todos los ayseninos. En todo caso ese tema lo vamos a abordar prontamente, porque como trabajadores tenemos que tener una opinión formada con argumentos sobre un tema que involucra a toda la región”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *