La trayectoria musical de Manuel Araya

Con 5 discos en el hombro, giras por todo Latinoamérica, fundador de la primera banda de salsa en Chile, miembro de la comisión Grammy y nortino de origen, recorrió América con su voz y el ‘idioma superior’. Llegó de visita a la Patagonia y nunca más se marchó.

Por Priscilla Villavicencio C.

   El bar se encuentra abierto, me abro camino a través  de las mesas, los sombreros, las máscaras, las luces, los recuerdos de Cuba, Ecuador, Colombia, hasta que llegó al final de la barra y así, como en una dimensión paralela, la salsoteca se enciende a pesar de la nieve que pinta las calles. Ahí está él: Manuel Araya Hinojosa. Todo cobra sentido, su bar no es si no el reflejo del alma sandunguera y tropicalísima de aquel que deja el norte para encender el sur.
   Manuel entró en el mundo de las armonías, incentivado por su madre, fue así, como a los 16 años, compuso su primera canción Por el deseo de un beso: “Después dejé de componer y me dediqué a interpretar, así llegué a la música andina con el grupo Kamac Pacha Inti (hijos de la tierra del sol)”, explica Araya.

En los ’70, Manuel Araya integró Kamac Pacha Inti agrupación de múscia latinoamericana con la que recorrió países como Ecuador y Colombia.

   Manuel se encarga de su barra y cual tarambana, bromea con sus trabajadores y clientes, se detiene un momento y cuenta que el año ‘78 viaja a Ecuador, “me fui solo primero, después llegó la banda y ahí grabamos el disco “Sentimiento de Kamac”, comenta y agrega que, si bien fueron sólo 6 meses los que estuvo con Kamac en tierras ecuatorianas, fueron 7 los años que el país lo albergó, tiempo en el que sus canciones recorrieron de punta a punta la zona y además conoció a la que hasta el día de hoy es su esposa.
   “Conocí a Mabel en Ecuador, llegamos a Chile y ella ganó un concurso en Coyhaique y después me invitaron a conocer, vine por 15 días y no me fui nunca más”, rememora, sonriendo sentado detrás de su mítica barra.

Cantando con los grandes

   De Ecuador saltó a Colombia, dónde tuvo importantes presentaciones, como la  inauguración del cerro Nutibara en Medellín, y la presentación en la Media Torta de Bogotá, junto a José Feliciano y Rocío Durcal.

En estos 38 años de carrera, compartiendo con grandes músicos, ¿cuáles son los 3 momentos que recuerdas con mayor satisfacción? 
   El músico se queda en silencio, sonríe y dice: “Con Inti Illimani en el festival de la nueva canción, fue memorable, fueron 7 noches y el último día subimos todos a cantar la Canción con todos, estaban Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, León Gieco, Inti,  Pete Seeger, Sweet Honey,  y yo, que tuve que hacer la primera voz, Silvio estaba disfónico, otros con la caña, y en fin, la grabación está con mi voz”.  Vuelve a quedar en silencio y  recuerda: “¡Oh!, una presentación rica fue con Gervasio en el  teatro Cariola en Santiago”.

¿Cuáles son los más grandes logros musicales de Manuel Araya?
    Creo que poder hacer muchos estilos distintos, no sé si dominarlos, pero creo que fui folclorista y me fue bien, aprendí del folclore latinoamericano, fui a ver como se hacía y pude reproducirlo, aprendí la salsa que era muy complicado para los músicos del cono sur y pude iniciarla en Chile y hoy en día, se baila salsa que es súper importante, hice trova cuando había que decir las cosas como eran, me atreví y me fue bien, porque la peña subsistió gracias a eso, que éramos bocones”.

En 1979, Araya (a la izquierda) junto a Marcelo López del Solar, en el Teatro Prometeo, de Quito, Ecuador.

El músico Luis Le-Bert, en una presentación en la Patagonia, comentó la pena que le producía que premiaran las 10 mejores canciones de Chile y que la suya fuera nominada como la más joven, siendo que se escribió hace 20 años, ¿qué pasa con los músicos actuales?
   Pienso que el cantor popular actual o trovador, está muy sujeto a la temática regional o puntual, siendo que el trovador debe reflejar la sociedad y a través de la música cantárselo a la gente (…) yo, hoy día los veo muy atados a temas súper puntuales, como las represas, cuando el problema energético es mucho más grande (…) creo que falta motivación para salir a recorrer, para ver que la desigualdad social es la misma en América Latina, no sólo en algunos sucuchos de Chile, y ahí la idea de mejorar la calidad de vida, no sólo la tienen los chilenos y hay que darse de trabajo de salir a conocerlos y escucharlos”

¿Será que en la dictadura había más dolor, por ende, más creación y con la democracia se durmieron las voces?
   Los cantores se quedaron quietos, nuestro último baluarte es Víctor Jara, falta la inspiración, no se si estos 4 años de Piñera sirvan para algo, creo que somos un poco hijos del rigor, si no nos azotan a nosotros mismos o los que están al lado nuestro, nos damos cuenta de que las desigualdades continúan y es importante que los cantores lo vean, que salgan a  verlo, nosotros en aquellos años tomábamos nuestra guitarra y chao, y salíamos, patiperros, a ver qué pasaba, y llegábamos con ideas nuevas y pudimos plasmar algunas, y no fue porque nos contaron, fue porque las vimos, las vivimos.

Junto a Nancho Ríos (a la derecha) en La Peña, mítico espacio de encuentro coyhaiquino, en calle Pedro Aguirre Cerda.

Disco en deuda

   Para el futuro, Manuel Araya está preparando un nuevo disco, “creo que lo debo, hay muchas canciones que están en el papel y no las he dado a conocer, ya grabamos un tema con la banda del Regimiento, un tributo a Quito, hay temas de corte folclórico, vamos a usar toda la temática musical que conozco y también a incorporar un tema del trabajo que estábamos haciendo con Kamac cuando estábamos grabando en Santiago y se acabó la fiesta, y tuvimos que irnos de Chile” relata el músico.
   Manuel debe volver a trabajar, ya comenzó la fiesta y la salsa hace que las parejas de bailarines con sed acudan a la barra, finalmente le consultamos qué puede aconsejar a los músicos de nuestra Patagonia: “no sé, que se las arreglen como puedan,” y ríe a carcajadas. Después dice suspirando: “mucho trabajo, trabajo y más trabajo, y no confundir las cosas, somos nosotros los que alegramos”. Antes de salir la última pregunta, ¿qué es la música para ti?: “Es el idioma superior, que alguna vez ojalá alcancen todos”, responde el sandunguero.

2 comentarios en «La trayectoria musical de Manuel Araya»

  • el 9 mayo, 2011 a las 18:23
    Enlace permanente

    QUERIDO MANUEL: COMO ESTAS, ESPERO QUE BIEN, HE LEIDO EL COMENTARIO DE TU CARRERA, CREO QUE SE COMO TU LO DICES PLASMAR UNA LETRA SIGNIFICA VIVIRLAS PRIMERO, ME DARIA MUCHO GUSTO SABER DE TI Y TU FAMILIA UN ABRAZO DE TU TIO JUAN, ESPERO TU RESPUESTA. BESOS PARA TODOS ….

    Respuesta
  • el 10 mayo, 2011 a las 01:36
    Enlace permanente

    Manuel, nuestras felicitaciones por el reconocimiento que te han dado por tu trayectoria, nuestro aprecio por seguir en la ruta musical.
    el Cacho Cavour y Kamac-Pacha.Inti

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *