Ayseninos que viajan al mundial

La fortuna y el fanatismo son las  razones que determinan el viaje de miles de compatriotas al próximo Mundial de Sudáfrica. Estos factores también están presentes en las historias de  hinchas de nuestra región, que dirán presente en la máxima cita del balompié.

Por Luis Avendaño M. y Franco Martiniello A.
Fotos Agencia Imágenes dela Patagonia

 

   Dicen que serán cerca de 8 mil los chilenos que alentarán a la “Roja” en el continente africano. Cinco mil viajarán desde Chile y, entre ellos, habrá de seguro 5 ayseninos que formarán parte de la “marea roja”. Pese al alto costo del viaje (cerca de $4 millones en un tour), el esfuerzo económico de unos y la fortuna de otros, permitirá que vivan una experiencia inolvidable para cualquier futbolero.
   Allá se encontrarán con fútbol, pero también con un país con una historia reciente digna de conocer y con una fauna que exige la realización de algún “safari” que los acerque a los típicos animales de la selva africana. Asimismo, podrán interactuar con turistas de diferentes culturas, pues se estima en cerca de 400 mil los visitantes durante el mundial. EPD conversó con los coterráneos que estarán en la Copa del Mundo 2010.

Un crédito mundial

   A pesar de su gusto por el fútbol, José Coliboro no se endeudó para ir al Mundial. Lo que hizo hace 2 meses fue pedir un crédito de consumo en una entidad bancaria. Estaba lejos de su alcance ir a Sudáfrica. Ni lo soñaba. Le preocupaba el presente y necesitaba ese dinero.

José Colibolo deja se der colocolino para apoyar a la selección en Sudáfrica.

   Por eso, cuando lo llamaron de CrediChile no lo podía creer. Así de tajante. Tuvieron que llamarlo nuevamente de la sucursal de Puerto Aysén para que se convenciera que era uno de los 5 seleccionados de un sorteo, entre quienes solicitaron un crédito de consumo a dicha empresa, a lo largo de todo el país y que traía consigo un regalito mundialero. Sin duda, un afortunado.
    “Puerto Aysén es un punto de venta pequeño dentro de todos los clientes que tiene el banco a lo largo de todo Chile. Muchas veces la gente piensa que cuando hay promociones, no se concretan. Ahora quedó demostrado que sí”, asegura con orgullo, Sandra Millar, la ejecutiva que tramitó el crédito ganador.
   El premio consiste en 2 pasajes, con todo pagado para ir a ver un partido del Mundial. Por eso, Coliboro irá con su hijo de 26 años y cuenta que presenciará un partido de los cuartos de final de la cita futbolera. “Ojalá que sea un partido de Chile”, indica. Si es por su confianza en la Roja, se puede cumplir su deseo, “así como está jugando, creo que le irá bien”, asegura.
   Este colocolino, que tiene a Alexis Sánchez como jugador favorito, se preocupa por preparar los detalles de su periplo. Ya solicitó sus vacaciones pendientes en la empresa Acuinova y sus amigos del Club Nalcayec le ayudan con beneficios para financiar los costos, que no incluye el premio. “Quiero agradecer al club. Somos amigos y ellos me están ayudando con el pasaje a Santiago, el pasaporte y las vacunas”, señala.
   Por ahora sigue en lo suyo: su trabajo. Dice que no está ansioso, todavía no se imagina la gran experiencia que vivirá. Cree que cuando llegué al continente africano asumirá lo que está sucediendo. Es que Coliboro aún no se lo cree y con risas mediante, expresa, “sólo había ido a Argentina. Ahora son como 15 horas de vuelo”.
    De hecho, volverá al país trasandino, pero sólo como escala de una travesía mayor. Esa que ya cuenta de memoria, “viajo el 28 de junio a Santiago. Y el 30, a las 8.30 a Sudáfrica. Vamos a Buenos Aires primero”.

No hay primera…

   Lo de Luis Carrillo, 59 años, es muy especial. Desde el año 1996 que se propuso salir todos los años de vacaciones o por estudios fuera del país. Estuvo en las eliminatorias de Francia ‘98 en Colombia, en el propio mundial junto a Salas y Zamorano, y ahora prepara sus maletas para marchar el próximo 9 de junio a Sudáfrica. 

Luis Carrillo lleva el fútbol mundialero en la piel y en la camiseta para apoyar, una vez más, a la oncena de Bielsa.

   Cuando fue al mundial lo entrevistaron los canales de la televisión francesa, mejicanos, si hasta en el programa “Video Match”, de Marcelo Tinelli, lo compararon con un personaje argentino y comenzó el despliegue en cámara, con guitarra y todo, donde incluso lo reconocieron y llamaron algunos amigos cuando lo vieron en el canal trasandino. No es todo. Reporteó para la radio Santa María de Coyhaique desde Francia, se codeó con los jugadores en busca de una “cuña periodística” y sobretodo gozó ‘a concho’ su último mundial.
   “Fue una explosión de rojo, es una explosión de gente que viene al reencuentro con su país. Eso me provocó el estadio en Francia. Cuando Salas se elevó en el gol contra Italia, yo me levanté con él. Fue muy emocionante”, comenta Luis, mostrándonos la camiseta 4 de Javier Margas, en las eliminatorias Chile-Colombia del año ‘96 que le entregó Javier Riquelme, utilero de la selección. Y no quiere pasar inadvertido en este viaje de 3 semanas que obtuvo a través de un paquete turístico de Travel Club, porque junto a sus 3 camisetas de Chile, espera robar cámara en las tribunas del estadio.
   “Voy con una vestimenta que se asemeja el vuelo del cóndor, pero un cóndor que envuelve a la bandera de Chile”, revela.
   Pero hay más que fútbol. Ya adelanta que visitará el famoso Parque Nacional Kruger. Y para que no sufra contratiempos, dice que ya tomó todas las precauciones médicas, incluyendo las vacunas recomendadas por la Organización Mundial de la Salud. Así, pretende disfrutar de un viaje que, aunque prefiere no indicar su costo, no es barato, porque como cuenta, “todo pasa por agencias que van encareciendo el producto final”.
   Sin embargo, asegura que el esfuerzo vale la pena, con tal de ver a la selección. Ahí estarán sus jugadores preferidos.
 “Me gusta mucho Matías Fernández, gran parte de la clasificación se la debemos a su excelente trabajo. Me gusta Bravo, por su seguridad. Me encanta el juego de Sánchez, que tiene un talento y derroche de energía de primer nivel”, indica. Así uno a uno, podrá disfrutarlos en vivo y en directo. Sin duda, una experiencia inolvidable.
   Lo acompaña su amigo Carlos Cid, quien lo convenció para ir y pretenden que esta experiencia deje sus frutos, cultura, recuerdos, música y sobretodo buen fútbol y pasión mundialera.

Ahorrando por  Internet

   Lo que tenían claro Ricardo Sepúlveda y Pablo Valenzuela era que debían elaborar un plan para abaratar costos en su ruta mundialera. Ambos tienen 32 años y son dentistas.

Por estos días Ricardo Sepúlveda y Pablo Valenzuela ya están en territorio africano para ser parte de la “marea roja”.

   Ricardo vive en Coyhaique y Pablo en Cochrane. Cuando vieron que Chile sumaba y sumaba puntos en las eliminatorias decidieron comenzar a navegar por la web, para buscar la mejor oferta para llegar a Sudáfrica.
   “Lo primero fue averiguar de qué forma lo podíamos hacer por nuestra cuenta y no pagar tour, porque uno ya tiene la idea que siempre te ahorras hasta el 50% del viaje. Lo primero del plan: asegurar las entradas. La única forma era ir a un sorteo. Del momento que salimos sorteados empezamos a concretar el viaje, un sorteo que se hace a través de la FIFA en 5 etapas, con mucha demanda. Tú vas con una propuesta a través de tarjeta de crédito y compras un abono que contempla ciertos partidos. Nosotros fuimos por los 3 partidos de Chile y ahora último sumamos el de octavos de final”, comenta Ricardo, quien tuvo la suerte de disponer de unos dineros, que cayeron del cielo, de una inversión que no se concretó para viajar, mientras que Pablo optó por un crédito hipotecario.
   “En avión, los pasajes empezaron a subir al acercarse el mundial. Por aerolíneas tailandesas lo encontrabas, en principio, en 700 dólares desde Buenos Aires, pero ahora están arriba de US$3 mil. Nosotros compramos por US$2 mil 700, en www.despegar.com. Esto fue lo más caro del viaje”, detalla.
   Hicieron todo por Internet, todo el plan: las entradas, pasajes y alojamiento.
   “A través de redes sociales encontré una comunidad de latinos en Sudáfrica que se juntó, porque sabían que la demanda era muy grande y los latinos comenzaron a arrendar viviendas. Nosotros vamos a una casa de una persona india que es amiga de esta comunidad. Cobran, pero es un tercio o la mitad de lo que seria un hotel. Una hostal sale 115 dólares la noche, hoteles 3 estrellas, US$230 la noche, nosotros estamos pagando 85  por noche, pero en una casa con piscina, guardia y un rinconcito para hacer asados”.    Ricardo comenta las palabras de un amigo, cuando en algún momento decidió desistir de la aventura, “es la oportunidad de tu vida, me dijo,  pasaron 10 años para poder ir, es una de las mejores generaciones, probablemente no se dé una selección así, además que no creo que exista otra oportunidad de conocer Sudáfrica”, no lo volvió a pensar y se lanzó a la aventura junto a su amigo y colega.

Un Mundial lleno de emociones

   No es primera vez que Luis Carrillo va a un Mundial. A Francia ‘98 fue acompañado de su hijo, Carlos Alberto. En aquella oportunidad pudo disfrutar de los partidos de Chile frente a Italia y Austria. Aunque sin duda, queda en su memoria el encuentro que la “Roja” empató con la “Squadra Azzurra”.
   “Fue una tremenda decepción. Como jugador de fútbol de toda la vida sentí que fue un abuso de parte del árbitro. Dio espacio para pensar que hubo mano negra. Cuando ya teníamos los primeros 3 puntos a la mano, se nos escapó la opción de ganarle legítimamente a Italia, que no tenía por donde empatarnos”, rememora.
   Lo que más recuerda es la emoción de los chilenos que vivían en Europa, “para ellos era el reencuentro con la patria, que se expresaba en el campo de juego, más que ver una selección de fútbol. Era emocionante ver a los padres con sus hijos cantando el himno nacional. Abrazarse cuando salía la selección a la cancha. Y eso tan emocionante, de ser ciudadano de un país y no conocerlo por razones políticas”.
   Así vivió esos 15 días en Francia. Compartiendo con miles de chilenos. Además, conociendo el país gracias a la gentileza de una francesa que había vivido parte de su niñez en Chile Chico. Todo compatibilizado con su labor de corresponsal radial, “tenía acceso a personas de muchas partes del mundo. Se estableció toda una relación cultural muy interesante, que se fueron transmitiendo directamente, en vivo por radio”.

Sudáfrica en las salas

   El tema lo puso en la palestra el diputado Fidel Espinoza (PS), cuando presentó una iniciativa que pretendía flexibilizar los horarios de clases para que los escolares pudiesen observar los partidos de Chile. Aunque hubo críticas, pronto concitó el apoyo del ministro de Educación, Joaquín Lavín, quien señaló que “los niños tienen que ver el Mundial”.
   Posteriormente, con 58 votos a favor se aprobó el proyecto de acuerdo presentado por Espinoza. Resultado que tiene asidero con la realidad. Aunque todavía no comienzan las peticiones de los alumnos, los diferentes establecimientos educacionales ya tienen previsto dicho requerimiento a medida que se acerque el debut de Chile.
   “Vamos a facilitar la llegada de televisores, incluso la instalación de un data show, para poder observar los partidos en una pantalla más grande. Las facilidades han existido históricamente cuando Chile ha participado en un Mundial. Los alumnos pueden tener la seguridad de que los encuentros los van a poder observar en el establecimiento”, adelanta David Cuitiño, director del Liceo Politécnico A-1 de Puerto Aysén.
   Misma opinión tiene Marcela Castro, directora del Liceo San José U.R., “contamos con televisores en cada sala. Yo creo que si juega Chile se puede conceder el permiso, porque entendemos que es una fecha importante para todos los chilenos”, asegura. 
   Cabe consignar que con el apoyo de 38 diputados, también se aprobó el proyecto que pretende que la ministra del Trabajo, gestione acuerdos entre empresarios y trabajadores para ver el Mundial.

¿Mundial educativo?

   «Lo que estamos haciendo con algunos establecimientos que están implementando el modelo de televisión educativa de Novasur, es que los docentes puedan ver los partidos de la roja con sus alumnos y aplicar una guía pedagógica de trabajo diseñada por ellos mismos, post partido. Esto hace que el ver la participación de la roja en el mundial de fútbol no pase al anecdotario, sino que se transforme en una instancia donde niños y jóvenes, puedan seguir aprendiendo desde la importancia del trabajo en equipo, hasta estrategias de juegos», explica Claudia Molina, directora regional del programa Novasur del Consejo Nacional de Televisión.

2 comentarios en “Ayseninos que viajan al mundial

  • el 7 junio, 2010 a las 13:27
    Permalink

    De casualidad soy hijo de uno que viaja, y colega de los otros 2… y doy fé que son los más fanáticos personajes que he conocido…
    creo sinceramente que hace un mes que no duermen!!! jajaja.. en todo caso estar en un mundial, en sudafrica, (sin las señoras)…

    QUE MÁS SE PUEDE PEDIR!!!!!!!!

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *