Más allá del Discurso Presidencial del 21 de mayo

Aysén: los temas pendientes

Se insiste en cuidar los derechos laborales, se remarcan las promesas inconclusas y reactivar un mecanismo de voto popular, así como la asignación de zona, y hasta un necesario “cambio de timón” del gobierno, énfasis que a nivel regional se plantean como insoslayables para atender lo que resta del 2010.

Por Claudio Díaz P.

   Ya tuvo lugar el primer discurso presidencial del nuevo gobierno. El emblemático 21 de mayo es algo así como la prueba de fuego ante el país, de la sintonía que el gobierno logra con las expectativas de la ciudadanía, con los actores políticos y sociales, con la oposición, con las regiones, con los empresarios y los trabajadores. Finalmente, pareciera que no todos quedan satisfechos tras las horas de discurso y otro tanto de análisis en los medios de prensa y en el ámbito sectorial y más privado.

   El Patagón Domingo, auscultó algunas miradas locales de lo que se espera el gobierno de Sebastián Piñera priorice en esta segunda etapa de su gobierno, tras los primeros 70 días, en que orientó esfuerzos, casi exclusivamente, hacia la emergencia que ocupó al país tras el terremoto del 27 de febrero de este año.

Alejandro Cornejo, presidente de la Multigremial de Aysén; Julio López, presidente regional de la ANEF regional.

¿Y ahora qué?

   Parece la pregunta que se debía responder, una vez atendida la emergencia del terremoto en las regiones afectadas.

   La respuesta para Julio López, presidente regional de la ANEF, es que más allá de ser este un 21 de mayo simbólico, del Bicentenario,  las expectativas van más allá de anuncios relacionados con la contingencia sísmica,  apela a un tono de futuro que hable de la esperanza y de un sueño país.

   “La ANEF tiene una visión país, con un Estado más democrático, unitario, multinacional que reconozca a las comunidades indígenas y es importante que hoy la coalición de gobierno diga cuál es la visión de país que quiere impulsar o iniciar del Bicentenario hacia adelante, considerando todas las deudas que hay en muchos aspectos”.

Palabra incumplida

   A juicio de los dirigentes laborales, es claro que la conectividad, la beca regional y temas como los subsidios habitacionales necesitan fortalecerse, pero pasa que “la ANEF le cree poco o nada al Presidente de la República, porque ha demostrado que  no cumple su palabra”, señala Julio López, lo que refrenda el dirigente de la CUT provincial, Jovel Chodil.

   “A mí me gustaría escuchar que (el Presidente) explique cuál va a ser la forma para dar cumplimiento a sus promesas como el millón de empleos, porque el trabajo es lo más importante para las personas”. A ello agrega el que se conozca el cómo se terminará con la delincuencia, “porque eso también lo prometió”.

   El presidente de la ANEF Aysén retoma apuntando a la justa asignación de zona para los trabajadores públicos, aún pendiente.

   “El Presidente lo comprometió. Cuando acá vino en campaña, se comprometió con los dirigentes del sector público a comenzar a resolver el tema de la asignación de zona a partir del 2011”, recuerda.

Malas señales

   “Por ningún motivo aceptaremos el término de las indemnizaciones o la flexibilidad laboral que anunció la ministra del Trabajo, eso lo rechaza la CUT y lo ha dicho a nivel nacional, que al más mínimo intento de enviar (al Congreso) estos proyectos tan nefastos, las organizaciones sindicales a lo largo de Chile vamos a responder con la huelga general”, declama Jovel Chodil de la CUT.

   El dirigente de los trabajadores asume que “no tenemos esperanza, porque ha habido muy malas señales hasta el momento”. Y es que otra promesa del Presidente fue que los empleados públicos ‘estuvieran tranquilos’, y que no habrían despidos por razones políticas, “y sí han habido, y ello habla mal de lo que prometió, hoy no lo están cumpliendo las autoridades en las regiones”.

   El análisis de Alejandro Cornejo, presidente de la Multigremial de Aysén, no es muy distinto. Dice que es necesario “dar un salto del periodo de emergencia al periodo de reconstrucción”, sin seguir afectando a las regiones.

   En su opinión, se amplió el área de influencia del terremoto a las regiones que no habían sido afectadas y que dependen mucho de la inversión pública, como es el caso de Aysén.

   “Esperamos que haya un ‘cambio de timón’, de manera que las regiones sigan en un proceso normal o más cercano con lo que tenían al menos el año anterior”.

   A la luz de las cifras, la Multigremial de Aysén tiene poco para sentirse satisfecha. “Somos la única región extrema que ha visto reducido el presupuesto el año 2010, respecto del año 2009, en las demás zonas extremas (en el periodo) posterremoto mantuvieron el fondo o aumento”.

   Alejandro Cornejo, compara lo ocurrido con la crisis económica mundial en 2009 en que la región no se vio tan afectada, “porque en definitiva el gasto se mantuvo, es mas aumento a nivel nacional y como dependemos de esa inversión no nos vimos tan afectados (…) hoy no se consideró la particularidad de las regiones”.

   El peor escenario ya se anuncia. El presidente del empresariado local precisa que el primer efecto este 2010 fue el Inacer, indicador regional de la actividad económica, que mostró una baja por sobre el 14% en el trimestre enero-marzo, respecto del primer trimestre del 2009.

  “Tenemos una proyección de aquí a fin de año, que es súper macabra, una cantidad importante de empleos que van a dejar de operar. Sólo en el sector construcción estamos hablando de mil 800 empleos directos e indirectos que van a perderse”, considerando, advierte, sólo cálculos de la Cámara de la Construcción, que representa una parte de las empresas del rubro. Por ello concluye que “esto puede ser más aún”.

Inversión estancada

   También está el factor salmón, hoy en periodo de siembra, que se verá recién sus efectos en el segundo semestre del 2011.

   Junto a eso, dice Jovel Chodil, el recorte presupuestario afectará a los trabajadores, “porque se está recortando al MOP y a Vivienda, 2 sectores que generan trabajo en la región, y si recortan el presupuesto no van a haber obras y por lo tanto no va a haber trabajo para la gente, y eso es grave”.

   Cornejo revela que en el FNDR no están llamando a nuevos proyectos, más bien se continúa con los proyectos de arrastre, ya adjudicados. En Obras Públicas, el 70% también son proyectos de arrastre, “por lo tanto no hay recursos ‘frescos’ para asumir ese desempleo que vemos como potencial”, con recursos ya invertidos en una cierta cantidad de obras en marcha, y con término de obras, que no tendrán continuidad.

   “Evidentemente si no hay una mirada distinta estamos como región sumamente complicados de aquí a diciembre de este año”, enfatiza.

   Otro efecto es no tener históricamente instrumentos permanentes en el tiempo para la instalación de empresas, ello ha provocado que el sector privado se mantenga y no crezca frente al  sector público, “estamos finalmente entrampados en una condición con una diferencia sustantiva entre al inversión privada y la inversión pública que es notablemente superior (…) la idea es romper esa relación tan desigual”.

   Un grado de dependencia de la inversión pública preocupa al sector privado, pues señala “somos extremadamente frágiles como región, dependemos sobre el 75% de la inversión pública, por lo tanto cualquier variación sustantiva nos deja en un muy mal pie como región”.

   Por ahora, como ya se ha dejado saber, la Multigremial trabaja con parlamentarios para elaborar propuestas de empleo, revisar la Ley Austral y no seguir todos los años peleando por el 889 o el DL 15, si se mantienen o no y en qué condiciones.

Más participación

   En la mirada democratizadora Julio López recordó que en 2006, se pidió a los candidatos presidenciales dieran urgencia a una propuesta de iniciativa popular de voto, mecanismo de democracia semi directa que existe en varios países y con buenos resultados.

  “Lamento decir que desde el 2007 ese proyecto duerme en el Congreso, iniciativa que nos permitiría a los ciudadanos organizados poner iniciativas legales en el Parlamento”, detalla.

    Para la ANEF, territorios con conciencia regional como Aysén, Magallanes, Arica o Biobío, una reforma de ese tipo y profundidad, generaría mucho más interés de los ciudadanos en la “cosa pública”, enriquecería el espíritu cívico.

   “Sería muy fácil llegar a acuerdos e impulsar acuerdos como la asignación de zona, las becas para los estudiantes y otros temas más en los que hay consenso transversal en la región”.

   El proyecto, despachado por la ex presidenta Michelle Bachelet como Iniciativa Ciudadana de Voto, aún es deficiente, porque exige una cantidad de firmas inalcanzable para regiones pequeñas como Aysén y eso se debiera abordar, “Chile no puede seguir funcionando como funciona”, argumenta López.

Más unión y federaciones

   Pese a prácticas antisindicales y violación de derechos fundamentales que se han conocido en la zona, el dirigente de la CUT  local, Jovel Chodil, señala que “los trabajadores debemos seguir unidos y estamos en ese trabajo de armar sindicatos donde no existan, crear más federaciones. Llamo a los trabajadores a participar en los sindicatos, a organizarse”.

   Admite que la comunicación con las principales autoridades regionales, como la intendenta de Aysén o el seremi del Trabajo, hoy no existe. Pero Chodil está convencido que “el primer paso es dialogar y los trabajadores estamos siempre abiertos al diálogo, pero cuando no se nos escucha y se hacen ‘oídos sordos’, hay otras formas de hacerse escuchar también y los trabajadores tenemos herramientas para eso”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *