El smog saturó Coyhaique

Aire y responsabilidad de todos

Coyhaique ciudad saturada por el smog

Aunque resulte odioso comparar para quienes sienten orgullo de la calidad de vida que dicen encontrar en la Trapananda, los índices de polución del aire observados durante algunas épocas del año en la capital regional, no tienen nada que envidiarle al contaminado cielo de Santiago.

Por José Miguel de Pujadas G.
Fotos: Agencia Imágenes de la Patagonia

    Uno de los problemas más típicos de las grandes ciudades es el de la contaminación del aire, producto de una alta densidad poblacional, el tamaño del parque automotor y la presencia de industrias, básicamente. Sin embargo, y a pesar de que Coyhaique claramente no presenta esas características, compite de igual a igual con algunas de las principales capitales regionales del país, superándolas, incluso, en la mala calidad del aire que deben respirar sus habitantes.

   El tema, sin duda, es complejo, y no se resuelve tan sólo esperando la dictación de una nueva normativa o la aplicación de planes o estrategias implementadas por la autoridad de turno, si bien es cierto gran parte de la responsabilidad en el asunto depende de su capacidad de gestión y, en especial, del ejemplo que puedan dar al respecto.

  Según un sondeo efectuado por Conama Aysén, hace unos meses atrás, algunos servicios públicos de la región usaban leña no certificada para calefaccionarse.

Un árbol con varias ramas 

   Lograr erradicar el problema, en consecuencia, no es nada fácil, puesto que a los factores antes expuestos se agregan otros como el cultural, el climatológico y el geográfico. Es un hecho que aunque la época de mayor consumo de leña es la invernal, este combustible tiene una gran prevalencia sobre otros en todas las estaciones del año, puesto que no sólo es empleado para la calefacción, sino también para cocinar alimentos.

   “Cambiar la idiosincrasia de la gente es difícil, toma tiempo”, señala la directora regional (s) de Conama Aysén, Roxana Muñoz Barrientos. “Pero hemos realizado una ardua tarea de educación ambiental, la que ha tenido buena acogida. Hay un incremento paulatino en el interés de la gente de Coyhaique por comprar leña certificada. Además, este tema se agrava porque Coyhaique está en una cuenca, un hoyo, a lo cual se suma la inversión térmica invernal, que actúa como una verdadera tapa de olla, encerrando el humo”.

   El presidente de Codesa, Patricio Segura, respalda el trabajo hecho. “Ciertamente, las características climáticas y geográficas de Coyhaique favorecen la contaminación de su aire, pero como parte del Consejo Consultivo de la Corema me he dado cuenta de la preocupación que ha habido, por parte, tanto de la Conama como del gobierno anterior en relación a este tema, plasmado, entre otras cosas, en un estudio financiado por el Gobierno Regional para ver en qué situación estamos. Eso ya es positivo, pues antes ni siquiera lo sabíamos, lo cual permitirá tomar decisiones. Como habitantes de esta región, debemos estar a la altura de sus bellezas”.

   Sin embargo, Peter Hartmann, director de Codeff Aysén, expone sus reparos en relación a lo realizado. “Hace años que sabemos que el aire de Coyhaique está saturado. Sin ir más lejos, el año pasado nos enteramos que teníamos el record nacional de contaminación, con un aire asqueroso y, sin embargo, vemos que nadie hace algo. Se ha avanzado muy lento. Tampoco es cosa de dejar de usar leña, que si se usa bien es una energía absolutamente sustentable y ambiental, pero sin talar indiscriminadamente los bosques”.

   “El arraigo cultural del consumo de leña es muy difícil de cambiar, pero hay que ir por parte”, agrega el seremi de Salud, Claudio Vallejos.

   “Lo primero es tomar conciencia del problema y darnos cuenta que hay otras aristas, como por ejemplo la construcción de las viviendas. Una casa bien calefaccionada no es la que se calienta más, sino la que mejor previene el escape del calor. Además, está también el tema de qué tipo de estufas se usan, y cómo”.

Incentivar y sancionar

   Para el presidente de la Cámara de Comercio de Coyhaique, Alejandro González Puchi, el tema de la comercialización de leña debe estar estrictamente normado.

  “Cualquier actividad comercial o productiva debe ajustarse a la normativa vigente. En el caso de la leña, estamos en contra de un mercado informal o ‘pirata’, que es la venta no certificada, es decir, húmeda, verde o proveniente de algún bosque sin plan de manejo”.

   También es de la opinión de sancionar a quienes participen de esta actividad, dependiendo de lo que indique el reglamento, considerando que la leña ya fue reconocida como energético por la Superintendencia de Energía y Combustible, SEC. “Creo que sería lo más sensato, deberíamos conseguir una trazabilidad completa para garantizar que el producto final sea de calidad, para garantizar la emisión mínima de material particulado”.

   Una apreciación similar tiene Paola Bauerle, directora del Sistema Nacional de Certificación de Leña.

   “Debería haber una sinergia entre el incentivo y el castigo por vender o no leña certificada. El reclamo más fuerte de los leñeros certificados es que deben luchar contra un mercado informal muy grande, en el cual no hay fiscalización en el ámbito tributario, o de los vehículos que reparten leña de noche. No hay un resguardo al consumidor, en definitiva”, señala, aunque advierte al mismo tiempo que no basta con la dictación de leyes si éstas no son cumplidas. “Es imprescindible una toma de conciencia conjunta entre productores, comerciantes, y consumidores para formalizar el mercado. De no ser así, toda norma será sólo letra muerta”.

A fines de mayo

   En Coyhaique, el 96 % de los hogares utiliza leña, mayoritariamente no certificada, la cual es, al mismo tiempo, responsable del 94% del material particulado que se encuentra dando vueltas en el aire, con todos los problemas de salud que ello implica.

   “Por cada 150 microgramos por m3 existentes en el aire, existe un aumento de entre un 4 a un 15% de las  posibilidades de sufrir alguna enfermedad respiratoria”, señala el seremi Vallejos. Es decir, y siguiendo dicha proporción, este riesgo se habría incrementado hasta en un 90%, durante el pasado mes de mayo, según los datos entregados por Conama Aysén en relación a las mediciones del 2010.

   Roxana Muñoz señala que entre las medidas para hacer frente a esto podría, eventualmente, contemplarse algún tipo de restricción vehicular o suspensión de clases, “pero antes de eso debemos ir paso a paso. Estamos ya en la etapa final de los estudios para solicitar recién la declaratoria de zona saturada, teniendo eso claro tendremos que ponernos a trabajar, y ese trabajo debe ser una tarea de la comunidad en general, tanto de los servicios públicos como de las ONG, el sector privado, etc., tomando conciencia y aunando voluntades, puesto que todos usamos leña y todos respiramos el mismo aire”.

   El seremi de Salud precisa comparte esta visión. “No podemos trabajar solos si no hay una actitud por parte de la ciudadanía, o la conciencia, de que al menos 30 días al año nuestros hijos respiran aire de pésima calidad”.

   La autoridad va más allá. “Luego de 3 años de análisis ya podemos decir que Coyhaique tiene niveles de contaminación ambiental que superan la norma permitida. Es una ciudad saturada respecto de su calidad del aire. En una o 2 semanas más debería estar listo el informe técnico, y a fines de mes podríamos ya estar declarando a Coyhaique como zona saturada. Y es un hecho que será así, puesto que no existe ningún elemento para pensar distinto. Todos los datos apuntan a eso”.

Queme de la buena, queme de la buena

   Hablar de leña certificada no sólo se refiere a madera de lenga y ñirre con un porcentaje de humedad inferior al 30 %, sino además que provenga de bosques con plan de manejo, a fin de llevar a cabo una explotación racional y sustentable de los recursos. En la región de Aysén hay 7 distribuidores que ofrecen leña con estas características, una con Sello Verde y las otras 6 en marcha blanca para obtenerlo, lo cual en términos de volumen equivalen al 9 % del consumo total. En ese orden, éstas son: Comercial Kunick Ltda., La Leñadora, Leñería Aysén, Leñería La Chinita, Leñería Shalom, Sociedad Veterinaria Aysén Ltda. y Leñería El Patrón, cuyos datos de contacto se encuentran disponibles en la página web www.lena.cl

Hasta 6 veces peor

   La norma ambiental para material particulado PM10 permite un máximo de emisiones de 150 mg/m3 en un lapso de 24 horas. Sin embargo, y desde el 2007 (año en el cual los registros comenzaron a contar para la elaboración del informe técnico destinado a decidir si se declara zona saturada a Coyhaique), la capital regional ha superado esa norma ampliamente y varias veces, contándose 30 días en 2007, 45 en 2008 y 30 nuevamente en 2009, llegando incluso a niveles de 650 mg/m3. En lo que va corrido del 2010, en tanto, este límite ha sido traspasado 9 días, con un alarmante récord de 962 mg/m3, registrado el 9 de mayo.

El ataque de las partículas asesinas

   Tanto las partículas PM10 (grandes) como las PM2.5 (pequeñas) pueden causar problemas a la salud respiratoria. Por viajar más profundamente en los pulmones y por estar compuesta de elementos que son más tóxicos (como metales pesados y compuestos orgánicos que causan cáncer), las partículas PM2.5 pueden tener efectos más severos a la salud que las partículas más grandes, PM10. El exponerse a estas partículas puede causar efectos como tos, dificultad para respirar, agravar el asma, daños al pulmón (incluyendo la disminución de la función del pulmón y enfermedades respiratorias de por vida) y muerte prematura en individuos con enfermedades existente del corazón y del pulmón.

4 comentarios en «El smog saturó Coyhaique»

  • el 24 noviembre, 2010 a las 16:30
    Enlace permanente

    Necesito saber porqué coyhaique está contaminado , estoy haciendo un trabajo y necesito poner las causas de la contaminación en Coyhaique y aquí no sale ninguna webada

    Respuesta
  • el 25 febrero, 2011 a las 01:11
    Enlace permanente

    …Yo estuve en la región y todos dicen ÑIRRE y lo escriben así. Incluso en la reserva de Coyhaique sale escrito en los senderos Ñirre. Cómo se dice y escribe realmente?

    Respuesta
  • el 29 mayo, 2015 a las 06:27
    Enlace permanente

    Gracias! Recientemente he estado buscando informacion sobre este tema y de momento, tu pagina
    ha sido lo mejor que he encontrado, muchas gracias 🙂

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *